La enésima transformación de Christian Bale

Es uno de los actores más atractivos de Hollywood, pero él no duda en dejar de lado su atractivo y taparlo si interpretar un papel lo requiere; siempre ha habido actores muy dispuestos a ello.

Es el caso de Christian Bale, el popular actor que dio vida a Batman en la trilogía de Nolan  y que se alzó con  un Oscar por su papel en The Fighter (donde volvió a dar muestras de su capacidad camaleónica y perdió más de 20 kilos) ya prepara su nueva película. Ahora, nos lo hemos vuelto a encontrar cambiadísimo: con pelo largo y barba como si no conociera la civilización desde hace meses. 

Tras un 2014 en el que ha vuelto a rodar como el que más con citas como Exodus: dioses y reyes'junto a la bella española María Valverde. El británico no descansa ni un momento y a mediados de septiembre comenzará el rodaje de The Promise'en Portugal, un drama dirigido por Terry George que contará las vivencias de un triángulo amoroso ambientado en los últimos días del Imperio Otomano. 

De momento, ya se ha desvelado que que Bale interpretará a Chris, un periodista americano que se enamora de Ana, una joven que iniciará un romance con un estudiante de medicina. 

Estará en España 

Para esta cinta, el director ha querido contar con algunas ubicaciones españolas. Varias secuencias se rodarán en las Islas Canarias y ya sabemos que Albarracín también será el escenario de partes del filme. De hecho, la productora de la cinta ha anunciado que convocará un casting para buscar figuración en la localidad, desde mujeres y hombres, hasta niños.

Lo que aún no sabemos es si por allí está Christian Bale, pero seguro que más de un curioso se acerca hasta allí para comprobarlo. 

Lo que sí se conoce es que Bale vuelve a optar por el cambio radical por un papel como ya hiciera en El maquinista (estaba demacrado) o en La gran estafa americana donde pudo dar rienda suelta a su glotonería  y así tener el aspecto de hombre dejado y entrado en kilos. 

Entre medias le vimos en Batman tirando de músculos durante toda la trilogía y pudiendo presumir de ellos como hizo en American Psycho, donde daba vida a un youppie enamorado de sí mismo; de las drogas y el desenfreno. Estos ejemplos nos muestran a un intérprete dispuesto a cualquier cambio por un buen papel

Se embarcará en nuevos proyectos

El actor galés es uno de los más solicitados de los últimos años. Cada una de sus películas resulta ser un gran éxito en taquilla y por eso, los directores no dudan en contar con todo su talento. 

Cuando Christian termine el rodaje de The Promise comenzará a preparar dos películas más: una de ellas es The Big Shot, un filme que recreará la crisis financiera a partir del año 2000 en todo el mundo.Una cinta en la que participarán estrellas del calibre de Brad Pitt y Ryan Gosling, con quien también trabaja en Weightless. 

Sin duda, 2016 será uno de los años más espléndidos del actor, con dos películas rodadas y su participación en Jungle Books: Origins, una cinta donde Bale prestará su voz al personaje de Bagheera. Aquí también podremos escuchar las voces de Cate Blanchett o Benedict Cumberbatch.

La pregunta ya queda flotando en el aire: ¿Le servirán a Bale todos estos cambios para levantar una segunda estatuilla? Lo merece, y él perseguirá el de actor principal. Está dipuesto a cualquier cambio para ello.

Fotos: Gtres/ redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Se cumplen cincuenta años desde que Mah Na Mah Na se convirtiera en acontecimiento pop a raiz de su irrupción en el show de Ed Sullivan. La canción más universal de los Muppets no es más que una improvisación gamberra a modo de scat, entre jazzística y surreal. Fue en1969 cuando Ed Sullivan comenzó a utilizarla en su programa y cuando se vio por primera vez el número con el que tres muñecos de trapo sedujeron al público.

Los Muppets poseen esa ternura que no caduca con el paso del tiempo.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Páginas