Justin Bieber lo vuelve a hacer: se enfada y suspende un concierto en Oslo

Lo ha vuelto a hacer. Esta vez no se ha marchado de un estudio de una radio sin previo aviso, ni tan siquiera se ha mostrado casi como un ser inerte en una entrevista en prime time. No, esta vez Justin Bieber de donde se ha ido es de un concierto en Oslo después de cantar una sola canción. ¿El concierto más breve de la historia?

Después de que este miércoles se enfadara por su entrevista en Yu, no te pierdas nada de Los 40 con Dani Mateo, y mostrara su desgano en El Hormiguero con Pablo Motos cogió el avión rumbo a Noruega, destino de su siguiente parada en Europa. Antes de ello, le dio tiempo a sacar el móvil del bolsillo y tuitear a su legión de beliebers que sentía haber estado como estuvo en nuestro país, pero es que andaba enfermo. Y recordó, para alivio de ellas, que le encanta España. 

Su malestar debe de haber continuado al llegar al norte de Europa, pues este jueves cuando llevaba sólo unos minutos en el escenario decidió irse para no volver. Una espantá en toda regla. Sucedió de la siguiente forma: el cantante canadiense acababa de finalizar la intepretación de su hit Boyfriend.

Todo por el agua vertida

Y es ahí cuando se percata de que en el escenario algo no está como a él le gusta. Se ha vertido un poco de agua y bien pudiera resvalarse mientras canta en el resto del concierto. Por ello, Justin decide actuar y lanza su camisa al suelo para sequar el líquido y evitar inoportunas caídas. 

¿Pero qué es lo que ocurre? Pues que las chicas asistentes al reciento noruego no ven regalo mayor, y deciden avalanzarse sobre la prenda. Una acción que termina de enfadar a Justin Bieber. El cantante intenta llamarles la atención y les advierte diciendo: "he terminado, no voy a hacer el show".

Se giró y se fue para no volver. Ahí se quedaron todas las chicas que habían acudido sin poder ver cantar a su ídolo. Esta vez no era dejar plantado a dos presentadores, sino que a quienes hizo el feo fue a sus fans. Y tal vez por ello, poco tardó en volver a pedir disculpas esta vez en Instagram. Y ahí dice: "Trístemente esta ha sido una dura semana para mí, largos días sin dormir cuando tenía que estar en on para los fans, ante las cámaras"

Prolonga la justificación y añade que: "No siempre hago las cosas de la forma correcta,pero soy humano y estoy trabajado en mejorar"

Llegó la hora de las disculpas

Unas disculpas vía Instagram que han sido la única reacción oficial que han tenido los asisentes al espectáculo más allá de la la dada por Gjermund Moastuen, director de marketing de Universal Music en Noruega que ha pedido disculpas en nombre del cantante.

Así ha dicho que: "Estamos muy arrepentido por lo ocurrido. Parecía que iba a ser una noche agradable, hasta que pasó esto" Para acabar no dando una respuesta a lo ocurrido: "Él estaba limpiando un poco de agua vertida en el escenario. Sólo sabemos lo que publicó en Instagram".

Fotos: Redes sociales/Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Ver resumen Ocultar resumen

Hay quien habla el castellano eliminando la d de toda palabra acabado en "ado". Rajo, por ejemplo, era muy dado a esta práctica. "Se ha acabao" le recordamos decir seguramente a la salida del restaurante donde se atrincheró durante horas cuando la famosa moción de censura que hizo presidente por vez primera a Pedro Sánchez.

Pero a lo que vamos.

Una cosa es el habla coloquial y otra cosa es escribir mal.

Ver resumen Ocultar resumen

La polémica por el concierto de Taburete en Marbella donde ni se guardó la distancia de seguridad adecuada y apenas se utilizaron mascarillas ("'¡ni una puta mascarilla!" gritó desde el escenario Willy Bárcenas) ha provocado la reacción de numerosas personas de a pie y también de algunas celebridades. No es Jesús Vázquez un famoso dado a significarse con alegatos políticos o similares. Pero esta vez ha querido lanzar un mensaje. 

A través de Twitter (por supuesto).

Páginas