Juego de Tronos 6X01: Melisandre muestra su verdadero rostro

Arrancó fuerte y al grano el esperadísimo primer capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos (ese del que habíamos intuidos algunas claves en su apasionante tráiler). Volviendo a los instantes posteriores al gran momento de la muerte de Jon Nieve. Su cuerpo yacente, la nieve, sangre alrededor de él; la soledad que sigue a la traición...

Sir Davos lo encuentra y, junto a unos pocos leales hombres que quedan entre la Guardia de la noche, decide llevar el cuerpo del Lord Comandante al interior de una caseta, donde quede resguardado y lejos de aquellos que le han dado muerte. Allí llega también Melisandre, destrozada tras la gran batalla de Invernalia, en la que vio a Stannis dejar de ser el gran rey en el que ella creyó e intentó moldear. 

Su primera impresión al ver el cadáver del bastardo de los Stark no es de sorpresa. De hecho, deja una de las frases que más teorías va a despetar, porque asegura que ha visto en el fuego que batallaba en Invernalia. ¿Volverá para comandar la gran batalla que está por venir?  Aunque sin duda, lo que más impacta es ver el verdadero rostro de Melisandre, la faz real de la bruja roja; que entre su agotamiento y desencanto demuestra que por ella ya han pasado los años. Es una anciana alicaida y desvalida.

Ramsey Bolton dueño y señor de Invernalia

Un contraste importante con el rol que va a desempeñar Ramsey Bolton, en lo que está por venir. El malo oficial de Juego de Tronos ya es él, y parece dispuesto a enfrentar grandes batallas para que Invernalia sea suya y de su apellido. Además, o lo hace así o su padre le acabará relegando. 

Eso sí, sorprende por vez primera verle algún rasgo de humanidad -leve- cuando contempla el cuerpo de su amante muerta. Esa que odiaba a su esposa (Sansa Stark) y que estaba dispuesta acabar con ella. 

Por suerte Sansa pudo escapar junto a Theon, aunque con pocas posibilidades de éxito. De hecho, en esta primera entrega son apresados por la guardia de Ramsey Bolton, pero llega al rescate de ellos Brianne de Tarth, que siguiendo el juramento que hizo a la madre se Sansa, va a defender a sus hijas, aún a riesgo de perder su vida. 

Sansa ya ha cambiado, ya no es aquella niña que soñaba sólo con ser una reina y criar hijos. Ahora, comienza a mostrar un carácter que llevaba en su interior durante este tiempo. Lo que ha padecido puede hacer de ella una gran estratega. Lo que sabemos es su destino en esta temporada, debido a un desliz de la propia actriz. 

Las reinas en horas bajas

Es la única reina en plena forma, porque el resto de mandamases féminas de Poniente no atraviesa por su mejor momento. Cersei contempla cómo Jaime regresa a casa sin su hija Myrcella y comienza con ello a creer en un oscuro destino insalvable; Maragaery Tyrell sigue presa por el Gorrión Supremo y Daenerys comienza a vivir la realidad que le toca ahora.

Detenida por los dothraki consigue demostrar quién es, pero eso no le garantiza un regreso a Meeren, donde Tyrion comienza a intentar demostrar sus dotes de gobernante, en ausencia de la madre de dragones.  Y tiene problemas que enfrentar, pues las revueltas están a la vuelta de la esquina

The Red Woman no es un capítulo en el que sucedan escenas de esas que dejan boquiabierto al espectador; es un engranaje más en la cadena de la serie. Un capítulo de transción que sirve para comenzar a entender algunas de las claves que están por venir. Intuir que hay personajes que van a cobrar más vida e importancia como Sir Davos; sin olvidar a Melisandre que sin duda dejó el gran momento del episodio, con permiso de las traciones de Doren

Juego de Tronos ha vuelto en forma, sin desvelar demasiado y con las grandes incógnitas aún por desvelar. Lo bueno ha comenzado. 

Fotos: HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Debía haberse estrenado en mayo

Ver resumen Ocultar resumen

Llegó el día. 

El Ministerio del Tiempo terminó y lo hizo con su esperada, aplaudida y redonda cuarta temporada. 

Javier Olivares y compañía han regalado al mundo una de las mejores series españolas de la historia. Y eso es mucho decir. 

Ahora, más allá de la calidad de la serie, de sus actuaciones, de sus guiños históricos y de sus tramas, el último capítulo de El Ministerio del Tiempo, titulado Días del futuro pasado, nos ha dejado una advertencia: Bertín Osborne, presidente de España en 2028. 

Páginas