Juego de Tronos 5x08: The Walking Dead llegan con el invierno

Dos capítulos más y finiquitamos la quinta temporada. Sí, se ha pasado en un suspiro, como las cuatro anteriores. Es lo que tiene Juego de Tronos, que la espera dura el triple que la temporada en sí. Motivo de más para paladear cada episodio de esta serie que no deja de sorprender y de crecer. Es más, a la espera del clímax del noveno capítulo de la temporada, que siempre suele ser el clave, el 5x08 ha dejado una batalla épica a los espectadores, al más puro estilo Rick Grimes contra The Walking Dead. A partir de aquí, spoilers para dar y regalar. 

La forma de medir una batalla en televisión o en cine es sencilla: si te pones nervioso, es que es buena. Y, las cosas como son, la que enfrentó a salvajes y cuervos contra los caminantes blancos nos puso muy pero que muy nerviosos. Una trama que ocupó gran parte del capítulo, casi la segunda mitad completa, y que comenzaba con Jon Snow (Kit Harington) llegando a Casa Austera para formalizar su alianza con los Salvajes y poder hacer frente a los Caminantes Blancos. 

Tormund (Kristofer Hivju) es el gran valedor del Comandante de la Guardia de la Noche y consigue convencer a unos 5.000 hombres para que se unan a su causa. El resto opta por quedarse en Casa Austera. O eso pensaban. Y es que antes de que puedan partir, aparece un ejército infinito de caminantes blancos que se cuelan por sitios insospechados. La batalla es cruel, sanguinaria y sin piedad. Bajo la atenta mirada de los jefazos, los muertos vivientes se cargan a medio poblado. Y lo peor es que esos fallecidos reviven y se unen al ejército de caminantes blancos. 

Por cierto, al igual que Sam, ahora Jon Snow también puede presumir de haber matado a un caminante blanco. Olé ahí. Eso sí, el momentazo de la batalla fue la aparición de los niños zombies mutantes, segundos antes de zamparse a una de las líderes de los salvajes. Imagen aterradora donde las haya. Casi tanto como el momento en que el jefe de los caminantes, al más puro estilo semidios, hace que se levanten los muertos en batalla. Se avecina tormenta en el Muro y no hablamos del invierno. 

Infelizmente casada

Lo curioso de este capítulo es que fueron los Stark, en el radio más amplio del apellido, quienes se llevaron más cuota de pantalla. Y es que Sansa volvió a tener su ración de reprimendas a Hediondo. El pobre Theon Greyjoy (Alfie Allen) sigue avergonzado por su conducta y en su enésimo encuentro con su hermanastra le confiesa que no martó a Rickon y Bran, sino a dos hijos de granjeros. Momentazo y dos actores que se siguen haciendo grandes por momentos. 

Algo similar le ocurre a Iwan Rheon, Ramsay Bolton, el auténtico MVP de la temporada, quien ya prepara su gran batalla contra Stanis Baratheon. El amigo de la Bruja Roja va camino de Invernalia con 6.000 hombres y confiado de la victoria, pero el bueno de Ramsay tiene otros planes. Es más, lleva la contraria a su padre, quien opta por defenderse, y le pide 20 hombres para hacer frente a Stanis. Muy a lo espartano. ¿Cómo no nos va a gustar Ramsay (aunque sea más malo que un dolor)?

Una chica tiene otra identidad

La tercera (o cuarta, si contamos a Theon) Stark en discordia es Arya, quien ha tenido una temporada más bien discreta, pero que sigue su entrenamiento para convertirse en una sin rostro. Es más, Valar Morghulis le da su primera misión, espiar a un corredor de apuestas al que le preparan una sorpresa nada agradable. Sorpresa que esperemos anime el cotarro porque Arya se ha quedado muy estancada. 

Aunque para estancada, Cersei Lannister, jeje! La malvada reina madre sigue encarcelada por el Gorrión Supremo. Cersei está pendiente de juicio por incesto, sodomía y fornicación. Bueno, y por matar a Robert Baratheon, aunque eso parece ser lo de menos. Huele a que la caída a los infiernos de la mala malísima de la serie está cerca. De hecho, ya se ha dado un par de paseos por ellos. Eso sí, ver como bebe agua del suelo ha sido gratificante para muchos fans que han tragado cinco temporadas de abusos de Cersei. 

¿Y qué hace Tommen mientras?  Se preguntarán muchos. Pues en la habitación, encerrado y sin respirar. Como buen teenager mimado. Ha dejado claro que era muy joven para ocupar el trono y las circunstancias le han superado. Se ha quedado sin esposa y sin madre en un abrir y cerrar de ojos y todavía está viendo por donde le caen las collejas. Tommen, eres muy pringado. 

El encuentro más esperado

Y si Jon Snow y los caminantes blancos no hubieran aparecido, el highlight del capítulo habría sido el esperado encuentro entre Tyrion y Daenerys. La conversación entre ambos es épica. Khaleesi decidiendo si mata o no a Tyrion, mientras el Lannister bebe vino y le comenta los motivos por los que no debería hacerlo. Al final, como es habitual, el que fuera Mano del Rey convence a la reina y ésta le nombra asesor personal. 

Un asesor que lo primero que hace es salvar la vida a Jorah, bueno, al menos de forma momentánea, pues está infectado por los hombres de piedra. A pesar de todo y de haber sido exiliado, éste vuelve al amo que le compró y le ofrece luchar gratis para poder volver a ver a Khaleesi. Sin duda, el valiente guerrero le está dando un nuevo sentido a la friendzone. 

Dicho lo cual, y a falta de dos capítulos para terminar la temporada, hay muchas tramas que cerrar y no sabemos si dará tiempo a todo. Sea como sea, la temporada más tranquila de las emitidas, apunta a un nuevo final épico del que ya hemos tenido un aperitivo espectacular. El invierno se acerca.

Fotos: HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Fallo global de la plataforma

Ver resumen Ocultar resumen

Si usted es de sofá, mantita y serie ahora que el frío aprieta, eche un vistazo a la recomendación seriéfiela que hace Pablo Iglesias. El líder de Unidas Podemos acaba de terminar la que, para él, es una de las apuestas televisivas más "recomendables" del momento: The Tunnel.

Ver resumen Ocultar resumen

Sustituye a Sandra Oh y Andy Samberg

Páginas