Juego de Tronos 5x02: La casa en blanco y negro

En Juego de Tronos la vida sigue igual. Bueno, la vida y la muerte pero el patrón se repite temporada tras temporada. Un inicio tranquilo, calma chicha, en la que Benioff y Weiss sitúan las tramas, ubican a los personajes y preparan el terreno para traumatizar a millones de espectadores. Por eso hay que adorar a Juego de Tronos. Por mucho que te esperes algo, siempre hay tres cosas más que te sorprenden. 

Como sorprendente fue que, a pesar de la filtración de los cuatro primeros capítulos y la masiva descarga de los mismos, el estreno de la quinta temporada se convirtiera en el más visto de su historia. Ocho millones de personas así lo atestiguan. Una pasada. 

No es para menos, las piezas están lejos de juntarse y el trono de Poniente sigue teniendo demasiados candidatos aún. Mucho gallo en el corral. Eso sí, la gallina real sigue siendo Cersei, quien en The House of Black and White vuelve a recordar lo que es el miedo con su aparente única debilidad: sus hijos. 

Tiembla, Myrcella

En concreto, es Myrcella quien le preocupa, pues recibe un colgante que sólo su hija tenía. La realidad es que no sabe dónde está o qué le ha pasado, por lo que culpa al único que puede culpar de ello: Jamie Lannister, el padre de la moza. Sin la presencia dura y férrea de Tywin, Jamie debe asumir galones y decice salir a buscar a su hija (aunque el mundo no sepa que lo es) a Dorne. 

Pero claro, el Matarreyes necesita alguien que le eche una mano, y así juntar al menos tres. ¿Y quién mejor que Bronn, el fiel y caro aliado de Tyrion durante varias temporadas? El bueno de Bronn ya meditaba su retiro en Stokeworth, hasta que Jamie aparece y le promete un castillo más grande y una mujer más guapa. Oferta difícil de rechazar, aunque nunca sabremos si acepta por el castillo o por la mujer. Ambas opciones son válidas. 

La pregunta es, ¿llegarán a tiempo a Dorne? Está por ver. La esposa de Oberyn, Ellaryna, solicita, exige y casi obliga al príncipe del malogrado Oberyn que vengue la muerte de su hermano. ¿Cómo? Matando a Myrcella. Lo comido por lo servido.

Ante la negativa del príncipe, la Serpiente de Arena se revuelve por dentro y todo apunta a que la liará parda de aquí a pocos capítulos. Por cierto, que el Reino de Dorne no es que se parezca a los Reales Alcázares de Sevilla, es que son los mismos. Una pasada. 

Dragones rebeldes

Y mientras, la Madre de los Dragones comienza a dejar de serlo. Sus pequeños no le hacen ni caso, es lo que tiene la edad, y los tiene encerrados. Al menos a Rhaegal y Viserion, porque Drogon está de marcha por todo el mundo. Y, aunque aparece al final del capítulo, se vuelve a ir de fiesta. ¿Dónde? Nadie lo sabe pero huele a chamusquina. 

Y lo peor es que justo ahora es cuando Daenerys más les necesita. Y es que Meereen no es una plaza sencilla de lidiar. Los Hijos de la Arpía son una amenaza, que incluso llega a matar a uno de los Inmaculados. Inmaculados que son incapaces de dar con aquellos que les están dando caza. Por suerte, Khaleesi tiene el comodión de Daarion Naharis. 

No sólo tiene un cuerpazo, no sólo es su amante bandido, no sólo es el maromazo de la temporada, sino que también localiza a estos malchechores con astucia. Todo un partidazo el que se lleva la Targaryen. Un partidazo que no evitará que las masas se rebelen contra Khaleesi cuando ésta intenta, sólo intenta, celebrar el juicio contra el apresado. Complicado panorama para Daenerys, más ahora que está sin dragones. Eso sí, con Daario al lado todo es más fácil

Jon Snow ya tiene su Muro

En el Muro, Stannis Baratheon sigue siendo el invitado de honor, mientras planea su siguiente movimiento. Movimiendo sorprendente que pasa por ofrecer a Jon Snow ser coronado Señor de Invernalia, ser nombrado Stark y todo a cambio de juar lealtad al autoproclamado Rey. 

Pero claro, con lo que no cuenta Stannis es con la cabezonería del bastardo Stark quien parece cómodo en su papel de cuervo. Por desgracia para él, este rango no le durará mucho. Sam, su fiel amigo, le propone para Lord Comander, y se impone a Alliser Thorne en una ajustada votación. Parece que Jon Snow está destinado a mandar, aunque no quiera. ¿Premonitorio? 

Mientras Jon Snow se adapta a su nuevo cargo, sus hermanas Arya y Sansa se adaptan a su nueva situación. La joven Arya llega a Braavos, en busca de Valar Mourghulis y, aunque lo encuentra fácilmente, no tendrá tan fácil acceder a él. 

Por su parte, Sansa sigue su viaje a quién sabe dónde con Petyr Baelish. Un viaje en el que se cruzará con Brienne, quien se ofrecerá a protegerla, como prometió a su madre. Propuesta que no aceptará la pelirroja reconvertida, y que terminará en pelea de Brienne con los soldados de Meñique. 

Curiosamente, ésta es la poca o única acción de un capítulo tranquilo pero con muchos palos tocados. Es lo que tiene la multitrama, que requiere de varios episodios para situar a todo el mundo. Eso sí, que nadie se acostumbre a este relax que no durará mucho. 

Fotos: HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Los incondicionales de una de las series ya clásicas de la televisión contemporánea están de enhorabuena. Había rumores de que podía no ser así, pero al final habrá undécima temporada de Bones. Así lo ha confirmado la cadena Foz que volverá a emitir más capítulos de Booth y la doctora Brenan, de sus casos resueltos gracias a su pericia y de su romance que tiene enganchado a millones de espectadores en todos los rincones del planeta.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Definitivamente, la primera parte de la quinta temporada, está siendo la de los bastardos. Las figuras de Jon Snow (Kit Harington) y Ramsey Bolton (Iwam Rheon) han crecido sobremanera estos cinco capítulos. Eso sí, la clase magistral que ha dado el ex Misfits en esta última entrega, ha sido de manual. Espectacular y Ramsay Bolton y cómo consigue que el espectador no esté cómodo ni tranquilo un sólo momento. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Ahora sí que sí. Hasta ahora, Fear The Walking Dead era un proyecto, una ilusión, un sueño o como quisiera llamarlo cada cual. Desde este fin de semana, el spin off de The Walking Dead es una realidad. Vale que ya lo era y que una vez aprobado el proyecto, raro hubiera sido que lo cancelaran aunque cosas peores se han visto en televisión. 

Páginas