Jessica Alba, la reina de Forbes... ¡y de los bikinis

Pregunta con trampa: ¿qué es lo que más llama la atención de Jessica Alba: su espectacular tipazo con 0% grasas o la cantidad indecente de ceros de su cuenta bancaria? Mejor no responder. Es un empate clarísimo. Y todo tiene su explicación. 

Que la actriz, a sus 34 años, es una de las más deseadas de Hollywood no es nada nuevo. La protagonista de Sin City, entre otras películas, incluso fue catalogada como el cuerpo ideal. Casi nada. Y eso que la buena de Jessica Alba es madre de dos preciosas niñas. A pesar de todo, sus rutinas alimenticias, unidas al ejercicio diario, han convertido a la californiana en todo un ejemplo a seguir para las mujeres del mundo. 

Ejemplo que también podrían seguir muchos empresarios de Wall Street, porque todo lo que tiene Jessica de buenorra, lo tiene de ojo para las finanzas. Y no lo decimos nosotros, lo dice Forbes, quien estima que su fortuna supera los 200 millones de dólares. Casi nada. 

Honestidad y pingües beneficios

Y lo mejor es que la mayor parte de su capital no procede del cine. Sorprendente, ¿verdad? En el año 2012, Jessica Alba se se sumó al proyecto The Honest Company, una multinacional que vende productos orgánicos y naturales, y que ha aprovechado a la perfección la imagen de Alba para disparar sus ventas. De hecho, la compañía está valorada en más de 1.000 millones de dólares. en la actualidad. 

El porcentaje estimado de la actriz en la empresa, algo menor al 20%, le asegura esos 200 millones de dólares. No está nada mal, para llevar tres años en el negocio. Un negocio que no para de crecer, gracias a las ventas online que suponen tres cuartas partes de los ingresos. Una pasada. 

Así las cosas, no es de extrañar que Jessica Alba siempre vaya con una sonrisa en la cara. Está tremenda, tiene una familia maravillosa, le van genial los negocios y hace películas cuando ella quiere. Todo perfecto. Y nosotros que nos alegramos. Sobre todo porque así puede seguir regalándonos sesiones de fotos como ésta. La misma que se hizo para tomar las fotos del número de junio de la revista Shape. Recomendable. 

Fotos y vídeo: Shape y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

La actriz María Botto ha expresado su opinión y está en desacuerdo con quienes dicen eso ahora tan de moda de que "todos los políticos son iguales". Algo muy del gusto de Pablo Motos pero que, en un momento dado, ha llegado a suscribir (con matices) el gran Iñaki Gabilondo. Y no digamos Carlos Alsina. Vivimos tiempos complicados. En fin, que María Botto cree que no, que los políticos son diferentes según el modo en que actúen. 

Lo ha explicado en Twitter.

Ver resumen Ocultar resumen

La polarización es una cosa muy fea porque a la mínima entran unos simpáticos ultraderechistas en tu casa y te ponen fino a hostias por haber colocado la bandera republicana en el balcón. La equidistancia consiste en decir que está muy mal dar dichas hostias al prójimo pero que también usted dónde va enseñando la tricolor como si esto fuera Sodoma y Gomorra. Caricaturizamos lo de "ni unos ni otros" que tan de moda se está poniendo entre algunos opinadores y estrellas de la televisión y las tertulias.

Ver resumen Ocultar resumen

Referirse a Pablo Iglesias como "hijo de terrorista" ha reportado a Cayetana Álvarez de Toledo numerosas respuestas (y también aplausos de la facción ultra que hay -muy activa- en redes sociales) y entre dichas réplicas no han faltado la de dos artistas que no suelen morderse la lengua. Hablamos del actor Juan Diego Botto y del cantautor Ismael Serrano.

"Hijo de terrorista" le ha soltado la diputada del PP y marquesa al vicepresidente en el Congreso porque el padre de Pablo Iglesias tuvo vínculos con el FRAP, grupo antifranquista que llevó a cabo acciones armadas.

Páginas