Jen Selter, la chica fitness que arrasa en Instagram

Hace cuatro años Jennifer Selter comenzó su aventura en las redes sociales. Y ahora esta neoyorquina de tan solo 22 años es toda una celebridad. El motivo, muy claro: millones de chicas quieren tener sus trasero. Y millones de chicos lo admiran. La prueba de ello: 7,8 millones de seguidores en Instagram.

Así es. La joven, conocida como Jen, empezó a compartir con sus seguidores instantáneas de sus trabajados glúteos y de su rutina de ejercicios, acompañadas con frases de motivación. El éxito fue tal que se convirtió en todo un fenómeno viral y ahora son casi ocho millones de personas las que siguen en Instagram a Jen.

jen

Se ha convertido en "The Booty Queen" o la "Reina del Trasero".

Aunque parecería algo obvio, Jennifer Selter insiste que famosas como Kim Kardashian o Jennifer López no han sido las que le han inspirado a ejercitar su retaguardia. Más bien la joven ha seguido a profesoras de fitness y "modelos como Miranda Kerr, que es una de mis favoritas", según aseguró esta neoyorquina a la revista People. Aunque tampoco desdeña a cachas como Jamie Bell, es decir, Billy Elliot

jennifer

Su objetivo era simple: conseguir unos glúteos trabajados. Y además quería aprovechar para motivar a todas las chicas que querían conseguirlo también. "Cuando publicaba una foto de mi cuerpo, veía un montón de me gustasexplicó Jen Selter también People. Probablemente fue el apoyo de todos sus seguidores el que le convenció (si no lo estaba ya) ha seguir compartiendo con todos su progreso.

jen-selter

Pero por si no fuera suficiente, hay que destacar que entre sus seguidores se encuentra la mismísima Rihanna. "Si el talento te está siguiendo, significa que estás haciendo algo bien", aseguró la joven respecto a este tema.

Jen-Selter-Instagram

Pues bien, después de casi cuatro años siendo una de las mayores inspiraciones para las millones de mujeres que quieren seguir una vida tan saludable, la joven no sólo ha conseguido seguidores. Muchas firmas de fitness, suplementos alimenticios o ropa deportiva se han interesado en Jennifer Selter. Incluso ha colaborado como columnista en The New York Post. Aunque su verdadero salto a la fama fue cuando la revista Vanity Fair publicó una foto de la joven.

jen-selter-en-vanity-fair

Tal es su éxito que Jennifer Selter cobra a las marcas nada más y nada menos que 50.000 dólares por compartir una foto en Twitter, Facebook o Instagram con un producto. Aunque eso sí, solo sube una foto patrocinada por mes. Su tarifa está a la altura de grandes figuras del deporrte

Respecto a su rutina de trabajo, la joven ha asegurado en una entrevista a The New York Post que "realmente no voy a gimnasios públicos porque se crean escenas bastante bochornosas. No me gusta ser observada. No publico muchas fotos de mi cara porque, honestamente, mis seguidores no quieren ver mi cara". Pero la verdad es que esta joven neoyorquina no solo es un cuerpo y una cara bonita. Jen trabaja de auxiliar en una clínica de un cirujano de Nueva York.

De tal palo tal astilla

Queda claro que el trabajo y la constancia han ayudado mucho a Jennifer Selter a conseguir el trasero más envidiado de Instagram. Pero la herencia también hace mucho. Y no hay más que ver a la madre de la joven. Decimos madre porque tiene 47 años, pero podría pasar perfectamente por su hermana.

Jen-Selter-Instagram-nueva-york

Y es que la madre de Jen, Jill, luce un cuerpo casi idéntico al de su hija. Todo gracias a las clases particulares que su hija le ha dado cuatro o cinco veces por semana. Aunque no llega a las cifras de su Jennifer Sleter, ya que "solo" tiene 224.000 seguidores en Instagram, no tiene nada que envidiarle.

madre

Pues bien, si después de ver todas estas fotos todavía no estás motivada para ir al gimnasio, recuerda una de las frases más populares de Jennifer Slater: "Tu cuerpo puede hacer cualquier cosa, solo tienes que convencer a tu cerebro".

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

En la última nómina de la mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados no se han descontado los pluses correspondientes a dietas y desplazamientos para cuando a estos políticos españoles "les toca comer fuera de casa o viajar a otros lugares por cuestiones laborales".

Páginas