Irina Shayk y Bradley Cooper, la pareja bomba del año

Y saltó la bomba informativa. La revista ¡HOLA! tienen las fotos que confirman el romance del que todo el mundo habla en Hollywood: Bradley Cooper e Irina Shayk se aman. Al menos están en proceso de enamoramiento. El caso es que a ambos se les ve en las fotos de la revista ¡HOLA! muy acaramelados, ella del brazo de él, disfrutando de la noche americana.

Bradley Cooper e Irina Shayk en una de las fotos de la revista ¡HOLA!

Pues nada, que a rey muerto, rey puesto y la vida sigue. Irina Shayk declaró en su momento que lo había pasado muy  mal tras su ruptura con Cristiano Ronaldo (fue como morirme un poco declaró la modelo) y, sin embargo, como toda pena de amores, la tragedia se ha comprobado pasajera. Porque Irina conoció a Bradley y, según se ve, le hizo tilín. O más bien le hizo tolón. 

Bradley Cooper, por su parte, pues también estaba en ese momento de duelo después de un enamoramiento fuerte. Le habíamos visto besando apasionadamente a Suki Waterhouse en Aspen y por ahí, desafiando al frío. Y luego vino el fin. Y ahora el amor resurge de sus cenizas y mira que pareja tan guapa hacen Irina Shayk y Bradley Cooper.

De Madrid a Hollywood

​Y mira que al minuto siguiente de conocerse la noticia de que Irina Shayk y Cristiano Ronaldo habían roto comenzaron a atribuirle a la top model rusa novietes o rolletes de ocasión. Se habló, incluso, de un romance furtivo y pasajero con The Rock, o sea Dwyne Johnson, el actor cachas con el que trabajó Irina en HérculesPero todo habladurías, dimes y diretes porque, claro, la guapísima Irina soltera resultaba un concepto desasosegante.

Lo cierto es que Irina Shayk, vía amor con Bradley Cooper, se coloca donde ella pretende ubicarse a medio plazo: en Hollywood. Hizo de mujer de Hércules con  unos espantosos rizos y, bueno, ni fú ni fá. La película era una peli de acción sin más y su participación muy cortita. Pero Irina Shayk ha asegurado que no le importaría abandonar su oficio de modelo por el de actriz. No sería la primera. También Cameron Díaz empezó en el modelaje.

¿Y Cristiano?

Esperemos que a Cristiano Ronaldo no le de ahora el bajón cuando sepa que su ex ha rehecho su vida sentimental junto a un guaperas de Hollywood. Porque, sí, se comentó (y mucho) en el periodismo deportivo que el periodo de baja forma que atravesó el astro portugués sobre el terreno de juego se debía a la trágica pérdida de su amada Irina.

No es para menos. Admitamos que el luso y la rusa habían muy buena pareja.

Irina y Cristiano rompieron el pasado enero

Desde que Irina y Cristiano lo dejaron también ha habido mil y una informaciones acerca de candidatas a ocupar un lugar privilegiado en el corazón del delantero del Real Madrid.

La periodista Lucía Villalón, por ejemplo, fue una de las mencionadas como pañuelo de lágrimas y rollete de Cristiano. Pero no. Lo negó ella, lo negó él y, además, finalmente Lucía Villalón escogió a otro miembro del equipo merengue como pareja: Chicharito Hernández. 

Así que, hasta nueva orden, Cristiano Ronaldo sigue soltero y sin compromiso. Y ha recuperado el olfato de gol. Todo se supera en esta vida, hombre.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ofrece a Pedro Sánchez su abstención si el PSOE rompe el pacto en Navarra con PNV, aplica un 155 en Cataluña (si hay condena tras la sentencia del procés) y si Sánchez revierte sus políticas económicas y esto le ha valido un zasca (doble).

Vistos en Twitter y firmados por Gerardo Tecé.

Ver resumen Ocultar resumen

"La noticia ya resulta siniestra", comienza la periodista Cristina Fallarás mientras comparte el texto de Público a través de Twitter, "pero lo verdaderamente aterrador es la siguiente afirmación: según los mandos, hay que estar preparados para todo, y más en los tiempos de que corren".

Ver resumen Ocultar resumen

"Un amigo acaba de recordarme este viejo tuiteo, y creo que sigue siendo oportuno"

Si Arturo Pérez-Reverte recupera un tuit de hace tres años y medio, es porque ese momento debe ser impagable. Y vaya si lo es. El escritor ha echado la vista atrás y ha recuperado uno de sus momentos cumbre de la literatura en 280 caracteres. 

Páginas