House of Cards 3X05: el tiburón Underwood ha vuelto

En el último capítulo de House of Cards ya se vio que a Underwood comienzan a salirle rivales hasta en su propia casa. Heather Dunbar (Elizabeth Marvel) ha decidido presentarse como candidata a las Primarias del Partido Demócrata y Frank es un remordimiento andante por no haber sido implacable con ella; por haberse humanizado y haber perdido la oportunidad de desbancarla de la carrera electoral. Ahora le tocará remar contra una mujer que cuenta con dinero y el aparato del partido.

Por ello, el presidente ha de impulsar una agilización del plan de América Works, y es que su gran objetivo de legislatura es crear empleo y, de esa forma, poder presentarse a la reelección como el hombre que dio empleo a cualquier estadounidense.

Underwood saca colmillo

Se vuelve a ver a un Underwood más combativo, centrado en la arena de la política nacional, dispuesto a retorcer las leyes, a usar el dinero y las instituciones con el único fin de vencer.

Así las cosas, ingenia un plan para acelerar el America Works sin contar con el respaldo de Congreso y los distintos gobernadores. Para ello tiene el apoyo del alcalde de Washington, dispuesto a sumarse a todo los fuegos de artificio, justo el 4 de julio.

Mientras su gran rival, que está negociando para incorporar a Doug Stamper a su equipo, comienza a darse a conocer en los medios de la mano del marido de Michael Corrigan (el activista gay detenido por el gobierno de Petrov); lo cual le reporta una imagen de compromiso que Underwood parece perder. Además, su equipo de gobierno en la sombra empieza a perfilarse con hombres fuertes.

Por ello, el equipo del presidente pretende que Jackie Shepard sea la candidata que merme a Dunbar con una candidatura alternativa. Será una mujer de paja, minará a su adversaria y dejará vía libre a Underwood para, de esa forma, ser después su vicepresidenta.  Aunque tal vez ella tenga más ambiciones.

Claire, una diplomática con más aspiraciones

Por su parte, Claire sigue en su carrera diplomática. Cada vez es una figura política más independiente; con más luz propia. Y aunque sigue siendo fiel al cigarro compartido con su marido, cada vez parecen tener una relación más cercana a lo profesional que a lo personal.

Además, una nueva china en el zapato del Gobierno aparece. Una periodista está dispuesta a hacer tambalearse al Ejecutivo, desvelando que Underwood está presionando a diversas instituciones y desviando fondos que están reservados a catástrofes humanitarias. Bombazo en la línea de la Administración demócrata.

Un misil que no debe dañar la imagen del presidente y sobre todo de su programa de empleo. De esta forma,  incluso encarga a un escritor de éxito que moldee un libro contando las bondades de America Works haciendo llegar al pueblo la imagen de un presidente dispuesto a todo por hacer el bien por sus conciudadanos. La gran obsesión de Underwood a lo largo de toda esta temporada.

El objetivo de dejar un legado, tanto en el ámbito nacional como internacional. Para este último ya cuenta con su deseada reunión con Petrov en Moscú. Debe de agradecérselo a Claire. Tal vez más adelante no le guste tanto. 

Fotos: Twitter, Facebook y Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Páginas