House of Cards 3x01: El regreso de los Underwood de siempre

Si había un regreso esperado, ése era el de House of Cards. El pasado 27 de febrero, la espera tocaba a su fin. Volvía Frank Underwood a la vida de su legión de fieles. Netflix daba paso a los 13 capítulos de la tercera temporada de una producción que amenaza con convertirse en mito. Si no lo es ya

Este regreso vendrá con un Frank Underwood ya como presidente de Estados Unidos, siendo el líder del mundo libre y sentado en la poltrona más poderosa de la Tierra. Si la ambición, la falta de ética y escrúpulos y el duro trabajo habían sido claves en el ascenso meteórico al despacho oval, queda por ver cómo será ya con investido del poder.

Homenaje a su padre

Y poco se ha tenido que esperar para ver que sigue siendo el mismo tipo ambicioso y a veces sádico de siempre. A partir de aquí, spoilers (y muchos). Su primer acto como presidente es acudir a la tumba de su padre, en su pueblo. Un bonito gesto que el pueblo pueda valorar. ¿Y qué iba a hacer Francis? Pues sí, mearse en la tumba de su padre. Empieza igual de voraz que se fue House of Cards. Con las mismas cloacas del poder apestando.

Y si alguien era fiel en ese vertedero a Underwood fue su inseparable escudero Doug Stamper. Lo último que se sabía de él era que Rachel, la chica que utilizaron para hundir a Russo, le golpeó en la cabeza. Casi todo el capítulo gira, en gran parte, en la figura de Stamper. Se recupera en un hospital lentamente, casi sin nadie. Un ramo de flores atestigua que Frank y Claire estuvieron allí.

A Doug le cuesta andar, incluso recordar en los primeros momentos. No es ya el mismo tipo eficaz de siempre. Y el tren de la Presidencia va a toda prisa con Underwood como maquinista. No le va a esperar. Y lo sabe y eso le atormenta. Se va a casa solo, sin nadie. Frank no lo ha visto ni una sola vez pese a ser tan buenos amigos. Está demasiado ocupado intentando recuperase en las encuestas que le sitúan con peor valoración que su predecesor en el cargo.

Underwood no está dispuesto a no dejar un legado, a no optar a la reelección en 2016 y para ello tiene que crear diez millones de empleos. Es su único objetivo. Hacer caer el paro. Y ahí vemos al mismo hombre capaz de hacer todo pese a tenerlo todo en contra. Se enfrenta duramente a quienes redactan un nuevo proyecto y es capaz de cortar cabezas que se creían intocables.

Hola Remy, adiós Doug

Su nueva mano derecha es Remy Danton que al final prefirió el poder al dinero. Pero quizá tenga la competencia en su propia cama. Claire está cansada de ser copiloto y no se conforma con ser primera dama. Pretende ser embajadora ante la ONU y quiere contar con el apoyo de Underwood. Una nueva china en el zapato de Frank. Claire es quizá tan ambiciosa como él.

En toda esta vorágine, Stamper acude a la Casa Blanca, lo hace malherido simulando estar bien, para ofrecerse a ayudar a Frank en su proyecto. El presidente, que dice preocuparse por él, lo descarta. La sensación que da es que no le es útil y la que tiene Doug también. Podría acabar siendo un grano para Underwood si al final se enemista con él. Lo que sí queda claro es que House of Cards sigue igual de hipnótica que siempre. Y aún quedan 12 capítulos para deleitar el paladar. 

Fotos: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

La serie se estrenó en 2017 y ahora es cuando Netflix ha tomado la decisión de eliminar las imágenes explícitas del modo en que uno de los personajes de Por trece rezones se suicida. Dos años después la presión ha hecho efecto en la plataforma de streaming. Hubo numerosas quejas de asociaciones de padres estadounidenses y se acusó a Por trece razones de incitar al suicidio.

Alerta Cobra, serie de culto Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Todo lo que siempre quisiste saber sobre Alerta Cobra y no te atrevías a preguntar. O cómo una serie alemana de persecuciones en coche y explosiones ha llegado a las 19 temporadas con éxito.

Ver resumen Ocultar resumen

La ficción es el subconsciente de cada momento histórico e, igual que en los años 30 del pretérito siglo XX los monstruos de la Paramount anticiparon el terror del nazismo (de Drácula a Frankenstein pasando por La momia y los primeros zombis), las series actuales radiografían el miedo de una sociedad que se asoma al abismo de un tiempo convulso y confuso. 

Páginas