Historia ilustrada de los debates electorales en televisión

Las cuentas sacarían los colores a cualquier político que las vea: ocho debates políticos en 13 Elecciones Generales y 39 años de democracia, que salen a 5 años por cada debate, bastante más de lo que tardan en llegar las Elecciones. Sobre todo si, como es el caso actual, toca repetirlas a los pocos meses. 

¿Los motivos? Vaya usted a saber pero queda claro que los políticos españoles no han sido muy amigos de este tipo de formatos, durante mucho tiempo. Por suerte, tanto la mentalidad de los implicados como los formatos en sí, están cambiando. 

Campo-vidal-rubalcaba-debate-rajoy

No sólo vamos a tener un nuevo cara a cara entre los candidatos a La Moncloa, el próximo 26 de junio, sino que el formato elegido volverá a ser un debate a cuatro, a modo de Royal Rumble, donde todos irán contra todos. O no. Quién sabe. Eso sí, al menos habrá más opciones políticas sobre la mesa, que las habidas históricamente, donde sólo PP y PSOE se sentaban a la mesa.

Felipe González vs José María Aznar (1993)

Eso sí, tardaron en hacerlo. No fue hasta 1993, cadenas privadas mediantes, cuando los españoles pudieron ver a sus candidatos batirse el cobre en directo. Antes, muchos conatos pero ningún resultado. En 1977, con todo preparado para el debate, Adolfo Suárez se negó a ello, mientras que Felipe González estaba predispuesto. Algo similar ocurrió en 1979

14 años más tarde, el propio Felipe González accedió a medirse contra un pujante y semidesconocido por aquel entonces José María Aznar. Lo hicieron a lo Copa del Rey, ida y vuelta. Uno en Antena 3 (moderado por Manuel Campo Vidal), y otro en Telecinco (moderado por Luis Mariñas)

El primero lo ganó, por aplastamiento y casi incomparecencia, el candidato del PP. El segundo se lo llevó el líder socialista, dolido y humillado por la derrota sufrida una semana antes, en una cita que, como confesaron sus asesores, no se había preparado. 

El debate fue todo un acontecimiento televisivo, con picos de audiencia del 75% de share. La intrahistoria nos deja anécdotas como que se negoció la temperatura del plató, la ubicación de las cámaras, los tiempos de cara intervención... ¡incluso el color del decorado! Y es que, cosas de la vida, en este caso era azul y al PSOE no le hizo mucha gracia. 

Tres años más tarde, en 1996, José María Aznar ganaría las Elecciones Generales y permanecería en el Gobierno durante ocho años. Dos legislaturas en las que los debates desaparecieron por arte de magia. Bueno, desaparecieron. 

El presidente popular evitó enfrentamientos televisivos primero con Joaquín Almunia, al que arrasó en las Generales del 2000, y con José Luis Rodríguez Zapatero quien, a la postre, acabaría ganando las Elecciones de 2004

Mariano Rajoy vs José Luis Rodríguez Zapatero (2008)

Tras el sorpasso de Zapatero en 2003 y una legislatura de bonanza y boom inmobiliario, llegaron las Elecciones de 2008 y, con ellas, la sana tradición de debatir. Ojo, era el tercero que se celebraba... ¡en casi 30 años! Y, de nuevo, PP y PSOE iban a ser los únicos que bailarían ante millones de personas. 

Eso sí, esta vez, nada de cadenas privadas. El PSOE no quería. Pero tampoco nada de Televisión Pública. El PP no quería. ¿Solución? La Academia de Televisión. Allí se celebraron no uno, sino dos debates entre Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. 

Además, para que la gente no colapsara con este 'novedoso' formato, decidiieron repetir con uno de los moderadores. Sí, Manuel Campo Vidal was in da house of debatescon su tono aséptico habitual. El segundo debate lo moderó Olga Viza. En ambos casos, y según los medios especializados, Zapatero se impuso a un Rajoy que no tiene en la dialéctica su punto fuerte. 

De hecho, dejó una muestra de ello, con una intervención para el recuerdo. Sí, en estos debates nació la famosa Niña de Rajoy, la que le ha perseguido durante años y con la que se tendrá que ir de la política. Hay errores que no se perdonan. Ojo, que Zapatero también dejó una joya para el recuerdo. Su Buenas noches y buena suertebuscó una épica que, ocho años más tarde, sigue buscando. 

Mariano Rajoy vs Alfredo Pérez Rubalcaba (2011)

El último debate con formato rancio y olor a nafatalina se celebró allá por 2011, con unas Elecciones resueltas antes de tiempo, porque la victoria del PP estaba cantada. La crisis se había cargado el estado del bienestar ficticio que había construído el país desde principios de siglo, y los populares llevaban los deberes hechos, a sabiendas que Rajoy debatiendo no iba a darles mucho rédito. 

A pesar de todo, el líder popular se impuso a un Rubalcaba desubicado y más pendiente de sus cuitas internas que de la Moncloa. Le bastó con soltar su memorable "insidiashy con llamar señor Rodríguez a Rubalcaba, para desconcertarle por completo. A él, y a todo el que vio el debate. 

Mariano Rajoy vs Pedro Sánchez (2015)

Cierto que hemos dicho que el debate anterior fue el último con formato rancio y olor a naftalina. Sí y no. El 14 de diciembre de 2015, con Podemos y Ciudadanos como fuerzas pujantes y con opciones de ser llave de Gobierno, PP y PSOE optaron por hacer un nuevo debate a dos, obviando la realidad política del momento. Y sí, de nuevo fue Manuel Campo Vidal el moderador. Eterno en lo suyo, a la altura de Jordi Hurtado (quien acaba de renovar su pacto con el diablo)

En tal caso, ¿qué diferencia a este debate de los anteriores? Tan sólo una cosa: Twitter. El debate en sí fue anodino, aburrido y reiterativo. La crisis y la corrupción focalizaron gran parte del mismo y, según los expertos, fue Pedro Sánchez quien se llevó el gato al agua. Además, daba muy bien en cámara. 

Pero, grcias a Twitter, los espectadores pudieron vivir su primer debate tuiteado y, sobre todo, disfrutar de sus primeros memes pre electorales. El formato tomaba una nueva dimensión y convertía a los candidatos en gente como los payasos de la tele o colegas de Vincent VegaImpresionante. 

Debate a cuatro (2015)

Días antes, los españoles había disfrutado de un momento histórico en la política española, con un debate a cuatro que revolucionó el formato para siempre. Pablo Iglesias, Albert Rivera, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy Soraya Sáenz de Santamaría fueron los protagonistas. ¿Por qué la vicepresidenta y no el presidente? Tendría cosas que hacer el hombre. 

Atresmedia acogió el todos contra todos y dos de sus periodistas estrella, Vicente Vallés y Ana Pastor, moderaron un debate en el que destacaron Mariano Rajoy Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Iglesias. Arrasó en audiencia y, lo mejor de todo, creó escuela. 

Y es que, seis meses después, habrá un nuevo debate. Bueno, y nuevas Elecciones Generales. Eso mola menos. A pesar de las reticencias de algunos grupos, finalmente habrá un nuevo debate a cuatro con, esta vez sí, Mariano Rajoy y de nuevo los representantes de PSOE, Podemos y Ciudadanos. 

Será el octavo debate en casi 40 años y, como dijo aquel, poco a poco se hace montón. Es posible que en dos legislaturas, lleguemos a los dos dígitos... ¡Yuhuuuu! Obviamente, el décimo lo moderará Manuel Campo Vidal. Faltaría más. 

Fotos: TVE, Atresmedia y Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Por ejemplo, "No ver el mensaje de Nochebuena es un desacato a La Corona"

Ver resumen Ocultar resumen

Todo apunta a que el Rey no renovaría su mandato

Páginas