GH16: ¿Cuánto cobran los concursantes por un bolo?

Telecinco

Quien pensara que Maite iba a estar triste, desolada o aburrida por ser expulsada de Gran Hermano 16, estaba muy equivocado. De hecho, cual león, la salida de Maite de la casa ha sido como liberar a la bestia. En 10 días en Guadalix, demostró el potencial que tenía para el espectáculo. Una vez fuera de ella, ha aprovechado su campaña de promoción de sí misma, para rentabilizarlo económicamente. 

Y es que, a pesar de ser la primera expulsada, Maite se embolsa ya 800 euros por bolo, tal y como recoge el portal Bluper. Una cantidad importante, sobre todo si se compara con los 1.000 euros por semana que cobran los participantes del reality mientras están en la casa.

Eso sí, con la salvedad de que Maite se lo lleva por dos horas de trabajo. Dos horas en las que baila, bebe, canta y, bueno, lo que se tercie. Por esto último, precisamente, Maite tiene un caché tan elevado. Un caché del que hay que descontar el 30% que se lleva la agencia de representación. 

Odiosas comparaciones

Y es que la navarra es una rara avis en el universo de primeros expulsados. Sin ir más lejos, Papirrín, el primer expulsado de Gran Hermano 15, se llevaba la nada desdeñable cifra de 600 euros brutos por bolo. Teniendo en cuenta que los hombres siempre cobran más en estos casos, el fenómento Maite cobra otra dimensión. De hecho, Mayka y Loli, quienes también fueron expulsadas de forma prematura, alcanzaban los 400 euros. Justo la mitad. 

Pero claro, quien estuviera el pasado fin de semana en la sala In Time de Barcelona, sabe por qué pagan lo que pagan a la madre de Sofía. Dos bolos más, y pasará a denominar a sus bolos Maite Unchained. De hecho, todo apunta a que va a tener que pedir excedencia como autobusera, pues su agenda no para de crecer. 

Sofia-Maite-Gran-Hermano-16

Para hacernos una idea del escalón en el que está Maite, comparando con GH15fue Azahara la primera concursante en salir que alcanzó su caché. De hecho, llegó a 900 euros, pero saliendo de las últimas. Otro ejemplo lo tenemos en Lucía (900), Omar (1.100) y Paula (1.300), auténticos protagonistas de la anterior edición, y que no superan por mucho dinero a la autobusera navarra. 

¿Y en la casa qué?

Y dentro de la casa, ¿cómo va la cosa? Pues, en relación con Maite, sorprendente bien para Sofía. La joven, a la que Suso ha dado la espalda, para seducir a Raquel, se puede convertir en la nueva Paula. Es decir, favorita a los 300.000 euros. Mientras, Suso puede ver cómo su estrategia de cubrir a toda hembra de la casa se le vuelve en contra.

De hecho, esta semana todo apunta a la expulsión de Raquel. Y que rece el barcelonés para que no le nominen a él porque puede batir récords de porcentajes en su expulsión. Mientras llega el jueves, Suso se entretiene, además de cortejando a Raquel, comparando abdominales con Han y Vera

Suso-Han-Vera-Abs-Gran-Hermano-16

A la espera de la tercera gala de esta edición, los concursantes se van quitando las caretas en la casa, mientras que Maite se quita la vergüenza y lo da todo en sus bolos. No todos los días se tiene a la Elegida de Dios en su local. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Están aquellos concursantes que cerraron el capítulo de la fama y rehicieron su vida como la de cualquiera, con sus vaivenes y sus aburrimientos y sus angustias y su estreñimiento o diarrea, según toque. O sea, la existencia de toda persona humana (que diría un cura de la Conferencia Episcopal) y, por ejemplo, irse a vivir a Málaga y olvidar que saliste en la primera edición de Gran Hermano gritando "¡quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza! ¡QUIÉN!".

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Ver resumen Ocultar resumen

No cesa la fuga de anunciantes que abandonan Gran Hermano por el caso Carlota Prada, la concursante que denunció haber sido violada en 2017 sin que los responsables del programa hicieran nada. Y Mediaset ha lanzado un comunicado en el que habla de "campaña de desprestigio".  Una campaña que, según la cadena que dirige Paolo Vasile, tiene culpables.

Páginas