Fitzgerald Thomas Grant III, un Scandal de presidente USA

Scandal es, desde hace tiempo, un clásico de la actual televisión USA. El show, que gira en torno a la agencia de control de crisis Olivia Pope & Asociados, ha enganchado a millones de personas en todo el mundo. ¿Los motivos? Muchos pero básicamente dos: Olivia Pope y Fitzgerald Thomas Grant III, Fitz, el presidente USA más sexy de la historia televisiva. 

Fitz conquista por igual a hombres y mujeres. No sabemos si será por su saber estar, por sus dotes de líder o por su sex appeal, pero con éste papel Tony Goldwyn ha robado el corazón de los espectadores que han seguido todos y cada uno de los capítulos de las cuatro temporadas de la serie.

Tony Goldwyn es un actor y director americano que ya era conocido anteriormente por encarnar al villano Carl Bruner en la película Ghost. También interpretó a Kendall Dobbs en Designing Women y le puso voz al personaje de Disney, Tarzán, en la película del mismo nombre.

Además, ha trabajado en distintas series de televisión como Anatomía de Grey (de la que dirigió dos episodios), Dexter (actuó en un capítulo y dirigió cuatro), actuó en Divergente y, por supuesto, en Scandal, además de algunas obras de Broadway.

Una campaña presidencial muy ajetreada

Eso sí, ha sido la serie de Shonda Rhymes la que le ha dado estatus de estrella mundial. En Scandal, Tony Goldwyn se mete de lleno en su papel del flamante Presidente Fitzgerald Thomas Grant III, el número 44 de los Estados Unidos. Su personaje tuvo una anterior carrera militar en la Marina americana. Es republicano y se rumorea que su carácter es un reflejo del expresidente verdadero de los Estados Unidos de 2001 a 2009, George W. Bush Jr.

Fitz está casado con Mellie Grant, con quien tiene tres hijos, dos niños y una niña (Jarry, Karen y Teddy). Pero él de quien realmente se enamora es de Olivia Pope. Con ella tiene una apasionada aventura durante su campaña presidencial y sus primeros meses como presidente.

La serie hace que el espectador se meta de lleno en la piel de Olivia y de Fitz. Ellos se aman a pesar de las imposiciones que los Estados Unidos le establecen al Presidente, de los rumores y los comentarios en la prensa, del disgusto de Mellie al enterarse y de la oposición a esta relación del jefe de gabinete de Grant, Cyrus Beene. No sabemos cómo lo consiguen pero ambos hacen que los seguidores de la serie sientan empatía con ellos y apoyen su relación. Ambos nos encantan. La elegancia de Olivia y lo distinguido de él.

Y lo mejor es que si aparcamos al personaje y nos centramos en el actor, la cosa mejora más todavía. Cierto es que no poee el cargo de presidente, pero es más cercano a sus fans, si cabe. Tony Goldwyn es un tuitero consumado y no para de bromear e interactuar con sus más de 320.000 followers y sus compañeros de reparto. Y es que todo el equipo de Scandal lo da todo en Twitter, sobre todo durante la emisión de los capítulos. 

Además, Tony es un tipo afable y accesible. Muy de selfies, muy de abrazos y muy de sonrisa perfecta. Da gusto hacerse fotos con él. Siempre sale perfecto. Incluso cuando la foto es con el mismísimo Presidente real de los Estados Unidos, Barack Obama. Viendo a ambos juntos, costaría decidir cuál es el verdadero dirigente. Vaya planta se gastan ambos. Eso sí, de momento, y por muy bien que nos caiga Obama, seguiremos siendo del #TeamFitz. 

Fotos: Twitter y ABC 

Ver resumen Ocultar resumen

En Friends no existían los problemas raciales ni la discriminación por ser mujer y lo gay tampoco resultaba problemático siempre y cuando se redujese a un buen motivo de chiste.  El mundo era un lugar plácido donde sentarse a esperar el futuro. En los años 90 el día de mañana iba a ser inevitablemente mejor. No tenían duda acerca de ello las chicas y chicos de Sensación de vivir en su soleado instituto californiano.

Ver resumen Ocultar resumen

La fiebre del cambio de hombre a mujer o de mujer a hombre o cómo se quiera continúa por obra y gracia de FaceApp, esa aplicación que nos hizo vernos en la senectud y ahora da la vuelta a nuestra apariencia de nuevo. Y Star Trek ha entrado en juego. Lo cual siempre resulta gratificante.

Ha sido William Shatner, el celebérrimo capitán Kirk, quien ha jugado.

¿Y si se hubiera tratado de una capitana?

Pues así hubiera lucido.

Ale hop.

Ver resumen Ocultar resumen

Vale, muy bien, vivimos la Edad de Oro de las series y bla bla bla pero la televisión no se inventó con Los Soprano y The Wire. Ni siquiera con Juego de tronos.

Hubo vida antes de todo eso y hubo series, queridos millennials, que mantenían a vuestros abuelos, padres y tíos mayores pegados al televisor semana tras semana.

Páginas