Famosos que fueron strippers antes que actores

Que los strippers están de moda es un hecho. Es más, cabe decir que es una profesión que siempre ha tenido un curioso estado de permanente auge. Tanto desde el sector masculino como desde el femenino, pocos son los que se controlan ante la presencia cercana de un cuerpo cincelado por dioses, como suele ser el caso. Pero claro, si a este hecho le añadimos que ese cuerpazo es el de una estrella de Hollywood, el subidón puede ser total. 

Eso sí, en todos los casos el encuentro con el famoso de turno, como es lógico, suele producirse antes de que éste alcance la fama. Pocas celebrities se conocen que, tras alcanzar la fama y tener una cuenta con muchos ceros, hayan vuelto a mostrar su cuerpo en un local de striptease, claro está, salvo que haya muchos más ceros que añadir a la cuenta corriente. 

Y el caso más claro lo tenemos en Channing Tatum quien hizo de su historia una película, y arrasó con Magic Mike, la película de strippers por excelencia. Película cuya secuela está a punto de llegar a cines y promete arrasar. No es para menos, gente como Joe Manganiello o Matt Bomer le acompañan. Adrenalina en estado puro y cuerpazos imposibles para combinar con las palomitas. Por cierto, Channing Tatum solía trabajar como stripper en Florida, cuando sólo tenía 18 años. Cómo ha cambiado todo, ¿verdad? 

Si te gusta desnudarte... 

Y de un buenorro del momento a otro. Sí, Chris Pratt, nuestro Star-Lord favorito, también tuvo sus escarceos de seducción bailarina en despedidas de soltero y cumpleaños. También tenía 18 años y su lógica era aplastante: me gusta estar desnudo así que, ¿por qué no hacer dinero con ello? Está claro que el joven Chris ya apuntaba maneras. Y muchas. 

Algo parecido hacía todo un mito del cine como Brad Pitt. Siendo un adolescente, se unió a otros seis chicos para formar Dancing Bars, un grupo que hacía striptease en cumpleaños de mujeres. Eso sí, con el paso del tiempo mejoró, y se convirtió en chófer de strippers. Un aumento de categoría que, años más tarde, le llevaría a la cima de Hollywood y a casarse con la mujer más deseada del planeta. 

Completamente distinto fue el caso de Javier Bardem. El oscarizado actor español se desnudaba de broma cuando estaba con los amigos tomando algo. Pero una noche, el dueño de un local le vio y le propuso una actuación estelar. La única de su carrera. Bardem aceptó y lo hizo. Durante 10 minutos fue stripper y su madre y su hermana estuvieron allí para animarle y apoyarle. Eso fue lo que duró su carrera como stripper. 

Vigilante de la barra

Algo más duró la de Carmen Electra. Uno de los mitos de los 90, gracias a su bañador de Baywatch, ya era un mito a pequeña escala en varios clubes de striptease. La actriz nunca ha ocultado este hecho. Es más, cuando se hizo famosa, montó su propia academia de pole dance. ¿Hay mejor maestra de barra fija que Carmen Electra? Lo dudamos. 

Aunque para sorpresas, las que tenían guardadas Catherine Zeta-Jones y Reneé Zellwegger. Las dos actrices, compañeras en el musical Chicago, tienen más en común de lo que pensaban. La pimera fue stripper en su juventud pero por un motivo de peso... ¡quería operarse la nariz! Mientras, Renée, no llegó a enseñar su cuerpo pero sí trabajó de camarera algún tiempo en Sugar's, un conocido bar de topless de Texas. Ella dice que nunca se quitó la ropa. ¿Por qué no íbamos a creerla? 

Fotos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Reacciones al asesinato de George Floyd

Ver resumen Ocultar resumen

Con EE.UU. incendiado por la énesima muerte de un afroamericano a manos de la policía se ha decidido Alejandro Sanz a lanzar una de sus ¿filosóficas? frases, aunque dudamos que lo haya hecho en el momento más oportuno. ¿Hace alusión a los disturbios que recorren las ciudades estadounidenses? Así lo hay entendido la gente. Y le ha contestado.

El cantante habla de rabia como signo de necedad.

Lo cual resulta bastante discutible.

Ver resumen Ocultar resumen

Es Paula Vázquez una estrella de la televisión bastante atípica. Hace años que decidió afrontar su carrera de un modo diferente y puso voluntad en elegir un camino propio. Además, nunca ha renunciado a opinar abiertamente desde el feminismo y la izquierda. Y eso le ha convertido, como no, en objetivo del encono de las hordas ultraderechistas que, de un tiempo a esta parte, persiguen en Twitter al progresista.

Páginas