Fallece el actor Aitor Mazo a los 53 años

El actor Aitor Mazo, de tan sólo 53 años, ha fallecido durante la mañana de este jueves en su domicilio, en el barrio de Txurdinaga en Bilbao. Según han confirmado fuentes cercanas al intérprete, su fallecimiento se habría producido por una insuficiencia coronaria. Y es que Aitor sufrió hace unos años un microinfarto y se le implantaron dos stents, según ha declarado su familia. 

El actor ganó popularidad tras su participación en las series 'Compañeros, 'El comisario', 'Piratas' y la más reciente 'Amar es para siempre'. Uno de sus últimos trabajos en televisión ha sido su colaboración en la serie de Televisión Española 'El Ministerio del Tiempo' junto a Rodolfo Sancho y Aura Garrido

Aitor Mazo también tuvo la oportunidad de trabajar en el mundo del cine con directores españoles como Julio Médem en la película 'Vacas, como un soldado', con Álex de la Iglesia en 'La Comunidad' o con el exitoso Emilio Martínez Lázaro con su 'Ocho Apellidos Vascos' donde Aitor daba vida al cura Inaxio. Su última aparición fue en el filme 'Lasa y Zabala' donde interpretó a un juez.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Tal vez ya lo hayas visto. Si no, merece la pena que eches un vistazo más abajo. Cámara que apunta al público durante una retransmisión deportiva y una parejita que se hace un selfie sonriente para luego congelar su sonrisa y mostrar unos rostros de aburrimiento absolutamente fulminantes. El selfie seguramente daba a entender que se lo estaban pasando muy bien. La secuencia captada por la cámara exhibe un aburrimiento atómico.

Es hilarante.

Eso también.

Y que viva Twitter y su viralidad.

Ver resumen Ocultar resumen

Los medios de comunicación se llenan, en estos días, de opiniones a favor y en contra del acuerdo de Gobierno alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos pero hay a quien le falta el parecer de una pieza fundamental en esta historia: el de la clase trabajadora.

Lo dice Quique Peinado, colaborador de Zapeando (laSexta), asegurando a través de las redes sociales que, quizá, "molaría que los medios de comunicación diesen algún titular sobre si inquieta a la clase trabajadora el posible nuevo gobierno".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué cosas tiene la convulsa actualidad. Las movilizaciones en Cataluña se cruzan con una celebridad chanante de nuestro ruedo ibérico. O sea, el Pequeño Nicolás (de profesión, sus cosas). Ha ido a Barcelona y en la estación de Sants se ha topado con los CDR y se ha liado un poquito.

Algún empujón, algún insulto y el Pequeño Nicolás de inmediato llamando a las televisiones para contar su caso.

Decían en los 60 que la revolución no sería televisada y nos da la impresión de que se equivocaron.

Páginas