Expediente Warren y otras películas que han provocado muertes en el cine

Ni puenting, ni paracaidismo, ni alpinismo... El cine sí que es una actividad de riesgo. Este fin de semana se ha estrenado la segunda parta de Expediente Warren: El caso Enfield y, además de un éxito de crítica y taquilla, la película se ha sumado a una curiosa lista negra de Hollywood: la de filmes que se han cargado a gente en la sala de cine

Y ojo, no todas tienen que ser de miedo. Como demuestra esta lista de 10 títulos, el terror es uno más de los géneros que puede acabar con un espectador menos de los que entraron a la sala. Por tal motivo, antes de elegir película, mejor saber de qué va. Como diría Ramón Sánchez Ocaña, más vale prevenir. 

Expediente Warren 2: El Caso Enfield (2016)

Andrah Pardesh, un vecino del sur de La India de 65 años, sufrió un ataque al corazón mientras veía la segunda entrega de Expediente Warren. ¿Casualidad? Puede ser, pero que James Wan, el nuevo rey del terror en Hollywood contribuyó a ello, no deja duda. 

ADEMÁS: Escenas de terror tan asquerosamente bien hechas que te revolverán el estómago

Un pez llamado Wanda (1989)

Sí, una comedia. De hecho, una tan hilarante que se llevó por delante al bueno de Ole Bentzen. Un espectador danés al que hizo tanta gracia la escena de las patatas fritas en la nariz, que empezó a reír y a reír como si no hubiera un mañana. No lo hubo. Su ritmo cardíaco alcanzó los 500 latidos por minutos, suficiente para provocar un mortal ataque al corazón

La Pasión de Cristo (2004)

No uno, ni dos, sino tres fallecidos tiene la película de Mel Gibson en su haber. Por un lado, Mary Beracasa, una venezolana de 61 años. Por otro, José Geraldo Soares, un pastor presbiteriano de 43. Por último, Peggy Scott, una comercial de 56 años de Wichita (USA). Todos ellos fallecieron por sendos ataque cardíacos. La diferencia es que a Mary le dio tiempo a condenar las "fuertes escenas" de la película. 

Eclipse (2010)

Dejando de lado la calidad de la saga, lo cierto es que Bella y Edward fueron testigos indirectos de una muerte real en un cine de Nueva Jersey. El fallecido fue Damian Anthony Smythe, de 23 años quien, durante la película, se bebió una botella de Johnny Walker, y se quedó en el sitio. Literal. Lo encontraron cuando terminó la película. 

ADEMÁS: Secuelas de terror tan malas que casi se cargan la original

Grand Masti (2013)

Quien iba a pensar que una comedia picante de Bollywood, iba a tener tal final. La joven Mangesh Bhogal, de 22 años, murió antes de ver el final de la película. ¿El motivo? Una de las muchas bromas genitales del film, con la que empezó a reír hasta provocarse un infarto. En serio, la película no es tan buena. 

Avatar (2009)

La aventura pandoriana de James Cameron era un viaje sensorial al más alto nivel. Tanto que Cuo, un taiwanés de 42 años, no pudo soportar la excitación que le produjo la aventura de los Navy. Cuo tenía la presión arterial harta y el subidó de la película, le provocó una hemorragia cerebral que acabó con su vida en minutos. 

El experimento del Doctor Quatermass (1955)

¿Por qué no hay muchas películas de miedo en la lista? Porque estamos inmunizados. Pero claro, si viajamos a 1955, la cosa cambia. Sobre todo, si los padres de Stewart Cohan, dejan entrar a su hijo a ver The Creeping Unknonw... ¡a sus nueve años! El fatídico resultado fue que su pequeño corazón no aguantó la presión arterial, colapsó y el joven murió en el cine. 

ADEMÁS: Los payasos psicokillers de DM Pranks siembran el terror en Las Vegas

Cisne negro (2010)

Al igual que la película de Darren Aronofsky, esta historia es muy oscura. Durante un screening en Riga, uno de los asistentes, de 42 años, no paraba de hacer ruido con las palomitas. A pesar de las quejas, éste hizo caso omiso, incluso empezó a hacer más ruido, a propósito. Harto de su actitud, un joven policía lituano, de 27 años, optó por disparar al maleducado espectador, causándole la muerte. 

El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace (2012)

Otro suceso para la historia negra del cine y que dejó al mundo conmocionado. En un cine de Aurora, Colorado, un hombre llamado James Holmes entró con una pistola b y disparó de forma indiscriminada a toda la sala. 12 muertos y 70 heridos fue el trágico balance. Cuando la policía lo detuvo, en el parking del cine, el asesino dijo que era inocente, alegando enajenación mental. Pasará el resto de su vida en la cárcel

Fotos: Reddit, Tumblr e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

La crisis sanitaria del COVID-19 golpea duro al mundo de lo audiovisual y las artes escénicas. Según un informe elaborado por la Unión de Actores y Actrices, los intérpretes nacionales tendrán que hacer frente a pérdidas de más de 6 millones de euros.

Los datos, basados en las respuestas de los propios profesionales del sector, reflejan una pérdida económica que la Unión de Actores y Actrices cuantifica en 6.853.554 euros y un 23% de despidos entre los intérpretes.

Ver resumen Ocultar resumen

Mensaje directo a los ciudadanos de Estados Unidos

Ver resumen Ocultar resumen

Rodajes paralizados, estrenos cancelados, salas de cine cerradas (temporalmente) y la mayoría de los profesionales del sector audiovisual confinados en sus domicilios perfilan un futuro (y presente) nada fácil para el mundo de la ficción española. ¿Qué hacer, entonces, con el cine español en tiempos de coronavirus?

Parar un momento, respirar y ponerse manos a la obra con nuevas e innovadoras ideas que intenten salvar (al menos, un poco) una temporada que ya se presenta como una de las más negras para el mundo de la cultura.

Páginas