Estrellas multimillonarias de Hollywood que acabaron en bancarrota

Dicen que el dinero no da la felicidad y que no es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. ¿Cierto? Cada cual tendrá su opinión. Lo que está claro es que más de unoa y de dos estrellas de Hollywood han tenido que hacer la comparación de vivir en la ambulancia (que diría la otra) y en la más absoluta de las ruinas por las malas. Bueno, por las malas o a consecuencia de las malas decisiones de una vida de excesos y dispendios. 

Nicolas Cage

Una vida de la que sabe un rato el bueno de Nicolas Cage. El actor, convertido en fenómeno meme en los últimos años, no ha parado de trabajar desde los años 80, amasando una importante fortuna. Una fortuna que ha invertido en caprichos como 15 palacios (sí, más que los Lannister), dos castillos, una flota de yates, una colección de Rolls-Royce... Vamos, caprichitos de nada.

Lo mejor de todo es que hace unos años se declaró en bancarrota y tuvo que vender varios castillos y una excepcional colección de cómics para afrontar una deuda con el fisco de cuatro millones de dólares. 

Burt Reynolds

Distinto fue el caso de Burt Reynolds, aunque con similar resultado y es que desde 1994, el bigotudo de Hollywood no levanta cabeza. Ese año se divorció de su esposa, Loni Anderson, quien no quería renunciar a su lujoso estilo de vida. Este hecho, sumado a las malas decisiones financieras de Reynolds, se convirieron en una deuda de 10 millones de dólares que aún le persigue. De hecho, en 2011, estuvo a punto de ser desahuciado de su casa en Florida. 

Kim Basinger

Quien tampoco estuvo muy acertada con sus inversiones fue Kim Basinger, a la que su fortuna no le duró ni nueve semanas y media. El motivo no fue otro que su capricho de comprar la ciudad de Braselton, en Georgia. ¿Really, Kim? ¿Para qué quieres una ciudad? Lo peor de todo es que al poco tiempo la vendión por un millón de dólares. Echando cuentas rápidas, saldo negativo de 19 millones. Bien por Kim. No contenta con este patinazo, en 1993 incumplió un contrato con Main Lain Pictures y tuvo que pagar más de ocho millones a la productora. ¿Resultado? Bancarrota al canto. 

Don Johnson

Y es que hay quien tiene un don para las finanzas y hay quien no lo tiene más que en el nombre, ¿verdad Don Johnson? El ex marido de Melanie Griffith se declaró en quiebra técnica en el año 2004. Debía un millón de dólares al City National Bank de Los Ángeles y a punto estuvo de perder su imponente rancho de Aspen (Colorado), valorado en más de 10 millones de dólares. Al final, gracias a un préstamos, pudo salir del apuro. Nada como ser famoso para convencer a un banco de que te preste dinero. 

Lindsay Lohan

Aunque si hay un caso flagrante de gastos y excesos, es el de Lindsay Lohan. Vaya por delante que, a pesar de lo que parezca, sólo tiene 29 años. Bien, pues a la ex niña Disney le ha dado tiempo a beberse toda la reserva de alcohol de Nueva York y Los Ángeles, además de otras cosas.

Entre fiestas, vicios, rehabilitación, multas y demás, la actriz tuvo que declararse en bancarrota en 2007 y vender varias de sus mansiones para afrontar sus deudas. Deudas como 450.000 dólares del hotel Chateau Marmont en Hollywood o 500.000 dólares por tener un chófer disponible 24/7. Cositas de nada. 

Marlon Brando

El caso de Marlon Brando tiene dos vertientes: la derrochadora y la familiar. La primera de ellas es la que le llevó, en su cénit actoral, a tener cerca de 250 empleados en su mansión de 12 millones de dólares. Inviable por completo. No obstante, fue la defensa jurídica de su hijo Christian, acusado (y condenado) por matar al novio de su hermanastra, la que le dio la puntilla. Lo peor es que su hijo acabó suicidándose en 1996 y Brando viviendo en una modesta habitación, lo único que podía permitirse, con una deuda de 20 millones de dólares. 

Scottie Pippen

Los dos últimos casos, a pesar de no ser estrellas de Hollywood, sí fueron dos estrellas del deporte que brillaron casi más que muchos actores. Y es que, quién no conoce a Scottie Pippen, el escudero más fiel de Michael Jordan en los Chicago Bulls. Un jugador que ganó seis anillos de la NBA y más de 120 millones de dólares. Pues bien, sólo conserva los anillos. El dinero se le fue en inversiones de aviación, comida gourmet y un complejo de lujo. Pippen tuvo que jugar en varios equipos menores para recuperar algo de cash. 

Mike Tyson

Eso sí, en la historia habrá pocos tipos tan derrochones como Mike Tyson, uno de los mejores boxeadores de la historia, quien acumuló una bolsa de 300 millones de dólares. Pero su excéntrico, elevado e irracional tren de vida le llevó a la ruina.

A sus aficiones a joyas, coches de lujo, tigres (no los de comer, sino los de rugir) y, por supuesto, sustancias alucinógenas, dilapidaron su fortuna en tiempo récord. En el año 2003, ya declarado en quiebra, su saldo había pasado de +300 a -27 millones. Directo a la mandíbula. 

Fotos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

¿Alguien se acuerda cuando Twitter era un sitio amable y divertido? No, ¿verdad?

Cuesta imaginar la red del pájaro azul sin su buena dosis de odio y asco diario, incluco más allá de los discursos políticos habituales. 

Esto viene al caso por un comentario que hizo Leticia Dolera que se ha convertido en una polémica inesperada

Páginas