Este es el avión de Trump (y sí, tiene la cadena del váter de oro)

Es Donald Trump hombre de excesos y lujos y su avión no iba a ser menos. Más lujoso, incluso, que el del mismísimo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el que muchos conocen ya como en Trump Force One (sí, un juego de palabras con el Air Force One y el apellido del político americano más parodiado de los últimos tiempos) es un ejemplo de en qué gastan el dinero los ricos cuando ya no saben qué más hacer con esos dólares que rebosan de sus billeteras.

El avión del aspirante a presidente por el Partido Republicano es un Boeing 757-200 que el norteamericano adquirió por 90 millones de euros en el año 2009. Avión privado entonces que, ahora, en vez de llevarle a la otra parte del mundo para tomar una copita de champán con su pareja, Melania, le hace plantarse en ese mitin donde los seguidores del partido del elefante republicano le esperan entre vítores y aplausos.

El avión de Trump (a él le gusta)

Aeronave que antes perteneció al co fundador de Microsoft, Paul Allen, Trump se encargó tras su compra de que su avión fuera mucho más (pero más en todo) que el Air Force One. Como se ve en el vídeo que se hacía público en 2011 (dicen que, desde entonces, ya ha habido alguna que otra modificación en su interior) el rico Trump mandó confeccionar "unos cinturones de seguridad de oro de 24 quilates, a juego con los grifos del baño, los pomos de las puertas y la cadena del váter", tal y como aseguran desde El País.

ADEMÁS: Lo que le diría la madre de Trump de pequeño si este fuera de Badajoz 

Si es que no le falta detalle...

Además, el espíritu de Trump está allá por donde uno va dentro del avión. En su interior se bebe agua embotellada con la cara del político, el escudo de la familia se encuentra en todas las puertas y las cortinas de seda se cuentan por docenas en cualquiera de las ventanas que tiene el avión.

Asientos convertibles en camas, pantallas de televisión individuales para no perderse nada de lo que pasa al otro lado del planeta (o, quizá, para ver esa parodia donde Johnny Depp hace así de bien del propio Trump) son otras de las bondades del avión de Trump.

¿Un pájaro? ¿Un avión? No, es el Trump Force One

ADEMÁS: De tan malas que son, son hasta buenas (no como Trump, que dicen algunos)

Y, ¿dónde descansa el guerrero republicano después de una larga jornada de campaña electoral? Pues, si le pilla en su avión, en un lujoso dormitorio privado, separado del segundo para invitados, y después de tomar una copita en el bar o ver una de sus películas favoritas en la (macro) tele de 52 pulgadas que reina en el avión. "Entre ellas se encuenran dos que definen a la perfección al personaje, Ciudadano Kane y Contacto sangriento. Sí, la de Van Damme", dicen en el ya citado medio.

Sin embargo, parece que no es oro todo lo que reluce (y no nos referimos a la grifería de Trump). Resulta que el Air Force One le gana en otras muchas cosas al juguetito de Trump. Sólo el avión del presidente puede repostar en el aire; el de Obama es mucho más grande que el de Trump (el avión, decimos); e, incluso, el Air Force One es el único que tiene zona de hospital, dos cocinas y hasta un gimnasio.

Eso sí, cuando Obama deje la Casa Blanca, también tendrá que dar las llaves de su avión. ¿Caerán estas en manos de Trump?

Fotos y Vídeo: Youtube 

Ver resumen Ocultar resumen

Problemas del primer (y privilegiado) mundo

Ver resumen Ocultar resumen

¿Hay que hacer caso de su teoría? Qué va, qué va, qué va... 

Ver resumen Ocultar resumen

En esta semana en la que España camina irremediable hacia otro confinamiento, el rey emérito muestra su solidaridad con algunas amistades y algunos políticos se dedican a sembrar el odio entre ciudadanos, en vez de hacer política, no está de más sacar una sonrisa de donde se pueda

Páginas