Estas muertes no fueron como nos las contaron

Y de pronto ese personaje tan querido, tan carismático y que tanto gustaba en una serie desaparece. El guionista suele tirar de alguna pirueta argumental e intenta que las piezas encajen para justificar el precipitado adiós. Hay en ocasiones que logran suplir la ausencia, con el crecimiento de otro personaje,aunque el recuerdo siempre suele quedar.

Ahí es cuando salta la liebre y muchos comienzan a pensar que la desaparición no era una cuestión prevista en el guion, sino que hay motivos reales detrás. A no ser que sea Juego de Tronos, que ahí puede morir hasta un primo del director, si decide comenzar a trabajar en la serie. 

Volviendo a los abandonos seriéfilos los hay muy sonados en la historia de la televisión y muchos se taparon con excusas un tanto peregrinas. Ese es el caso de Maude Flanders. Una muerte que dejó boquiabiertos a todos los fans de Los Simpson. ¿Por qué alguien como Ned Flanders tenía que sufrir así?

Desde Fox se argumentó que iban a buscar nuevas vías interpretativas para Ned. La realidad distaba mucho de eso. El verdadero motivo era que la actriz que le ponía voz: Maggie Roswell no llegó a un acuerdo económico con sus jefes. Así, que optaron por finiquitar al personaje. 

El motivo económico suele pesar 

Luego existen otras muertes que no son por motivo de despido, sino porque al actor le interesa más otro proyecto. Eso ocurrió con Tuco Salamanca (Raymond Cruz) al que mataron en la primera temporada de Breaking Bad. Y es que a Cruz le hicieron una mejor oferta para trabajar en The Closer. La lástima fue que su personaje iba a ser protagonista en toda la temporada y no lo fue. Lo posititvo es que eso dio pie al crecimiento de Gus Fring para regocijo de Giancarlo Esposito. 

Entre las muertes de personajes por desavenencias del actor con la productora, de los más conocidos es el de Charlie Sheen en Dos hombres y medio. El actor se enfrentó a la productora, después de que esta hubiera parado el rodaje por sus adicciones. El hecho de que se acabara sabiendo enquistó la relación y todo acabó mal. 

Otro de los personajes que tuvo un cruel final y había algo oscuro detrás fue George O'Malley(T.R. Knight),  que murió atropellado por un autobús en Anatomía de Grey. Los motivos reales eran que él vio que tenía menos peso en la serie y prefierió dejarlo por su cuenta.  Quizá desde su discusión con Isaiah Washington, en la que este fue despedido y él optó por salir del armario todo comenzó a ir mal.

Entre las muerte con una justificación diferente al curso del guion destaca la Brian Griffin. Una vez que murió el personaje y tal vez por las quejas de los espectadores se recuperó el personaje. Los creadores dijeron que era para demostrar que todo puede ocurrir en Padre de familia. 

Algunos no tuvieron más remedio

Hay otras desparaciones que son imposibles de evitar como es el caso de la madre de Wolowitz en The Big Bang Theory. En la trama a ella la asesinan. No vemos cómo, porque nunca se vio al personaje. El motivo real es que Carol Ann Susi, que le ponía la voz, murió meses antes a consecuencia del cáncer. 

También un motivo luctuoso real fue el que apartó a Larry Hagman de seguir siendo J.R en Dallas, en la vuelta mejor de la serie. Ya que la leucemia le venció en noviembre de 2012. 

Por contra, una razón más positiva fue la que llevó a Dan Stevens a dejar el personaje de Matthew Crawley en Dowton Abbey. El actor ya estaba cansado y sabía que debía dar un nuevo impulso a su carrera. Y acertó con ello, pero también rompió el corazón a muchas y muchos seguidores de la serie. 

Fotod: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Admítase la veracidad de este testimonio por la prueba gráfica que se aporta en el hilo (madre e hijo fotografiados juntos) pero todo puede ser en este mundo traidor así que, en fin, quién sabe. Avisamos. Y dicho esto, vamos al turrón.

¿Se acuerdan ustedes del capítulo de 'Callejeros' en el que una vecina de un inmueble valenciano denunciaba las vejaciones que sufría por parte de otra vecina?

Ver resumen Ocultar resumen

No me chilles que no te veo. Ese fue el título que pusieron a una película de los 80 muy poco memorable protagonizada por Gene Wilder y Richard Pryor, ambos actores celebérrimos de comedia de quienes hoy pocos nos acordamos y mira que el público viejuno se reía con sus cintas cuando se alquilaban en el videoclub.

En fin, que durante una de sus salidas fuera de palacio en Mallorca ha sido abordada Letizia (y Felipe VI y las niñas) al grito de "¿dónde está el Rey Emérito?".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Páginas