Escenas de terror tan asquerosas y bien hechas que te revolverán el estómago

Cine, terror y efectos especiales siempre han ido de la mano. Eso sí, el resultado no siempre ha sido satisfactorio. Mucha casquería de Hacendado en el ámbito del cine de terror. Por tal motivo, cuando una escena está tan bien hecha que logra revolverte el estómago, pasa a la categoría de épica.

Ojo, que hay algunas que también son asquerosas, a la par que cutres (más que estos perfiles de Tinder que dan vergüenza ajena), incluso también llegan a ser objeto de culto. Lo respetamos. De hecho, seguramente, también las recopilaremos pero, en este caso, hemos optado por ocho escenas que nos dejaron con el culo torcido, el estómago dado la vuelta y nos quitaron las ganas de comer durante varios días. Avisados estáis. 

8. Transformación - Hombre Lobo Americano en Londres (1981)

No son pocos quienes defienten Hombre Lobo Americano en Londres como la mejor película de hombres lobo ever, gracias a la espectacular transformación de su protagonista. Y razón no les falta, teniendo en cuenta que se estrenó en 1981 y la era digital estaba lejos de lo que es en la actualidad. De hecho, los carteles de las películas del género eran casi artesanales, como muestran estos 45 ejemplos

La escena nos muestra el cambio brusco y sin tapujos de David Kessler a hombre lobo, que se consiguió gracias a animatronics. Agónica, dolorosa, lenta y excesivamente gráfica, consigue que al espectador le duelan todos y cada uno de los huesos de su cuerpo. El remate de la escena, cuando le sale el morro, es la guinda a un macabro y tétrico pastel que se queda en la retina de quien lo ve, para siempre. 

7. Cabeza explosiva - Scanners (1981)

Incluso si no has visto Scannersuna de las películas míticas de David Cronenberg, es más que probable que conozcas la famosa escena de la cabeza explotando. La situación nos lleva a un grupo de psíquicos que están midiendo sus fuerzas y a uno de ellos se le va la cabeza... ¡literalmente! Este gif es uno de los que más circula por Internet desde hace años. 

Para quien se lo esté preguntando, la cabeza de Louis del Grande estaba cubierta con un molde de yeso que contenía gelatina, agallas, cera, látex... ¡y trozos de hamburguesa! Ante la presión, improvisación. Bien jugado. 

6. Derriting man - Robocop (1987)

Escena completamente inesperado y podría decirse que gratuita, pero que enamoró a propios y extraños. Emil Antonowsky, uno de los malos random de Robocoppierde el control de su camioneta y acaba en un tanque de residuos tóxicos. Aquí comienza la fiesta del derretimiento, con su personaje perdiendo la piel a tiras, en una secuencia asquerosamente hipnótica. 

En la escena, Paul McCrane llevaba el cuerpo cubierto con espuma y una prótesis de goma que era lo que se iba derritiendo. El ayúdame agónico que le dice a su compañero de fechorías es casi tan asqueroso como el momento del atropello. Bon appetit

5. El día de los muertos (1985) 

Si no puedes ver The Walking Dead porque te da cosica, no se te ocurra ver El día de los muertos (ni estas fotos familiares que recopilamos). Lo de George A. Romero es una cosa de locos. El padre de los zombies nos ha regalado muertes asquerosas, pero la del capitán Rodas es épica. Eso sí, merecida. 

Y es que, a mitad de la película, el capitán abandona a sus hombres (podría estar en nuestro ranking de personajes odiables de The Walking Dead). Y claro, karma is a bitchy los zombies más aún. Estos no dudan en zampárselo pero, para no discutir, le parten por la mitad y se le llevan en dos trozos. Carne, tripas de animales y la cara de asombro de Joe Pilato fueron suficientes para alcanzar la gloria del gore ochentero. Y no era fácil. 

4. Brundlefly - La Mosca (1986) 

Asco. Mucho asco. Es lo que da el final de La Mosca, y el engendro en el que se convierte Jeff Godblum (Seth Brundle). De ahí viene el nombre, Brundle + Fly. La transformación gradual del protagonista en bicho raro es clave para el devenir de la película. Durante siete etapas, vamos viendo el cambio a peor del protaognista. Lo de la escena final es repulsivo. 

Maquillaje, prótesis, horas de trajín con Goldblum. Lo que comienza con una erupción en la piel, termina con la cara del actor cubierta de una prótesis con cuero cabelludo falso, que simula el pelo. Ni más ni menos que cinco horas de maquillaje necesitaba. Por cierto, para la escena final de transformación, el vómito estaba hecho de miel, leche y huevos mezclados. Muy rico. 

3. Chestburster - Alien (1979)

Ridley Scott es el culpable de que los dolores de estómago nunca fueran iguales. Alien marcó a toda una generación y dejó una escena para SciFi para el recuerdo. Hablamos de ésa en la que el oficial Kafe pasa de un punzamiento en la tripa a ver como un bicho infecto y asqueroso sale de su cuerpo y se va corriendo, ante la cara de incredulidad de la tripulación. 

John Hurt puso la cabeza, y Scott un cuerpo falso del que salía el bicharraco. En el pecho se instaló un dispositivo que bombeaba sangre y vísceras al agujero del supuesto cuerpo, creando un efecto que dio asco hasta a los propios actores. El remate es el paseillo del bicho sobre la mesa. Sí, a todos nos da un escalofrío al verlo. 

2. Pecho hueco - La cosa (1982)

La escena lo tiene todo y va in crescendo, hasta acabar en lo que podríamos denominar como el put* asco máximoEso sí, el arranque de la misma, con el desfibrilador fail en el pecho, es memorable. Pero claro, ¿a quién se le ocurre intentar reanimar a un bicho que cambia de forma? Luego pierdes los brazos y a ver cómo te rascas. 

Tras los brazos out llega el bicho gigante multiforme, el momento cabeza con lengua retráctil y se remata con la cabeza de ocho patas que hizo que millones de personas miraran bajo la cama durante años, antes de dormir. Rob Bottin (sí, el de Robocop), era el responsable de efectos especiales, y tuvo que ser ingresado casi al final del rodaje, del agotamiento que tenía. Eso es dedicación. 

1. El cortacésped - Braindead (1992)

Una película cuyo título se completa con tu madre se ha comido a mi perroya promete. Y no defrauda. De hecho, ocupa el top 1 en nuestro ranking del asco. Y es que, una cosa es que te salpiquen las vísceras de los zombies, otra cosa es que acabes con ellas por todo tu cuerpo. Y cuando decimos todo, queremos decir...  ¡todo!

La culpa del estropicio la tiene Lionel Cosgrove y su cortacésped, con la que se cargó a decenas de zombies. Una escena en la que se bombearon cinco litros de sangre... ¡por segundo! Toda la escena es roja, obviamente, lo que deja la boda de Juego de Tronos en un juego de niños. Prótesis de todo tipo y mucho ruido hicieron el resto. Escena memorable, curiosamente, con el arma más rara que se ha visto en el mundo gore en mucho tiempo.

Fotos y vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Se recrudece la batalla del streaming

Ver resumen Ocultar resumen

Parece que la suma de fuerzas de Jennifer Aniston y Adam Sandler les ha salido bastante bien a los amigos de Netflix. Así lo confirman en The Hollywood Reporter donde, además de asegurar que su última película juntos para Netflix, Criminales en el mar, ha sido todo un pelotazo, hablan ya de una secuela que podría estar ya en talleres.

Ver resumen Ocultar resumen

Todo mal

Absolutamente todo mal. 

El nuevo póster de 'A beautiful day in the Neighborhood' es un atentado al diseño gráfico, a Hollywood, al arte y, sobre todo, a Tom Hanks. 

Páginas