El último (y más loco) cambio de look de Pelayo Díaz... ¡a lo Calimero!

Adiós tupé, adiós. Pelayo Díaz es un chico que se adelanta a las tendencias y ahora ha vuelto a hacerlo con su último corte de pelo, que ha decidido estrenar en Cámbiame, el programa en el que ejerce de estilista junto a Natalia Ferviú y Cristina Rodríguez (consulta aquí algunas de las transformaciones más espectaculares de Cámbiame). 

Hace unos meses ya sorprendía en su programa con un nuevo estilismo capilar y parece que le ha cogido el gustillo a eso de cambiar de look, al igual que hacen aquellas personas que acuden a Cámbiame en busca de sus consejos. 

Pelayo ha sorprendido con un nuevo corte a tazón que a mucho usuarios en las redes sociales les han recordado al famoso Calimero, un dibujo animado que adquirió mucha popularidad en España en la década de los 80 que se caracterizaba por llevar la mitad de una cáscara de huevo a modo de sombrero. 

pelayo-diaz-es-el-chico-de-moda

Sea como fuere, lo cierto es que le quedaba fenomenal y a buen seguro que veremos de aquí en adelante a más de uno y de una luciendo el último look del estilista. 

Por otro lado, puede parecer contradictorio, pero para Pelayo lo más importante no es la apariencia ni los cortes de pelo. "Lo más importante es el interior, como estamos por dentro. A mí lo que más me han funcionado, aunque suene muy hippie, es la visualización", confesaba el it boy en una entrevista a El País hace unos días.

Pelayo-Diaz-Principe-cachas

Ya sea por sus tatuajes (el mundo tattoo le pierde y tiene infinidad de ellos), por sus estilismos, por sus looks capilares o por sus fotos y vídeos en las redes sociales, pero el caso es que Pelayo Díaz no pasa desaparcibido. Es lo que tiene ser el chico de moda y uno de los prescriptores de moda más influyentes del mundo. 

Fotos: Mediaset e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas