El Príncipe: Fátima se niega a creer que Khaled sea un terrorista

En la última entrega de El Príncipe, Morey ya tenía localizado los explosivos que Khaled, el líder Akrab en Ceuta y esposo de Fátima, pretendía llevar a la ciudad autónoma para cometer un gran atentado en territorio español. Justo cuando seguía Morey la furgoneta en su peregrinaje hacia el destino del crimen los terroristas ven que les siguen.

 Así, Khaled decide que es momento de explosionar la furgoneta.  Y así se acabó el anterior episodio a la espera de saber qué ocurre con Morey que iba persiguiendo a los terroristas. Ahí arranca de nuevo la trama, con Fran al frente del dispositivo policial y encontrando a Morey malherido. Al final han sido sólo los golpes producto del accidente.

Se encuentra bien, pero ya sabe de lo que es capaz Khaled. Y quien comienza a poder darse cuenta de ello es Fa´tima, quien con ojos vidriosos ve cómo el agente del CNI se marcha en la ambulancia.

Didi teme por su vida y la de su hermano

Khaled ha dejado su primer gran aviso, pero ha jugado una baza demasiado importante obteniendo muy poco resultado. Además ha dejado demasiados cabos sueltos: uno de los tres chicos que iba en la furgoneta está vivo y Didi, hermano del que se sobrevie, se negó a explotar él la furgoneta.

Además Didi teme por su vida y así se lo hace saber a Fátima cuando acude a casa de Khaled. Le advierte de quién es su marido, aunque sin revelarle todo, y ella duda de lo que le dice. Mientras el CNi ya le tiene localizado, gracias al móvil del superviviente.

Didi cuenta todo lo que sabe a Hildago, Morey y demás. Les confirma que fue Khaled quien dio la orden de que la furgoneta desapareciera. Les recuerda que como líder de Akrab en Ceuta está dispuesto a cometer un gran atentado.

Mientras en el barrio Faruq intenta ir recuperando terreno. Sabe que alguien está descontrolando el lugar donde él vive y ya sabe que Lamela, el gallego y lugarteniente de Khaled, aunque aún desconoce que su cuñado esté detrás. Fran recibe la información de Faruq de que llegará un cargamento de cocaína para Lamela. Ahora es casi imposible seguir parando su detención para beneficiar los planes del CNI.

Fátima se niega a creer que Khaled sea un terrorista

Algo que enfrenta a Morey y Fran, que además no se dejó comprar por el narcotraficante gallego. Lo que para Javier hubiera sido una buena idea para acercarse a Khaled. Pero Fran no estaba dispuesto a cruzar ese umbral.

Ahí gente de la que desconfiar en la comisaría y también en el departamento de inteligencia. Morey sigue teniendo la duda sobre la actitud de Hidalgo y consigue las claves para acceder a su ordenador. Descubre que les estaban siguiendo desde hace tiempo, incluido un seguimiento a Carvajal la agente muerta. Nadie puede fiarse de nadie.

Por su parte, Khaled ya ha movido sus hilos para deshacerse de sus dos puntos débiles. A Munir, lo matan en el hospital desconectándolo de la máquina. Y a Didi el mismo asesino acaba lanzándolo por la ventana para quitarle la vida.

Al menos, antes de morir le confiesa a Fátima quién es Khaled y le muestra un vídeo en el que se le ve alentando a yihadistas. Fátima no lo quiere creer al ver que Morey puede estar implicado en el asunto. Cree que le miente, pero él le jura que no es así.

De nuevo Fátima se sitúa entre los dos hombres que han marcado su vida en los últimos tiempos. Cada vez empieza a  dudar más de Khaled y más al ver cómo Didi muere ante sus ojos. Ese hombre que temía ser asesinado. 

Fotos:Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

La vuelta a la normalidad no es fácil

Ver resumen Ocultar resumen

Que El Ministerio del Tiempo ha dejado un reguero tremendo de momentos, escenas y diálogos para la historia de la televisión, es un hecho. 

Que el momentazo que ha regalado Javier Olivares y compañía en el último capítulo, Bloody Mary Hour, es de lo mejor que se ha rodado en España, también lo es. Obviamente, antes de seguir, avisamos de los spoilers. Haberlos, haylos. 

Ver resumen Ocultar resumen

Toda persona que ha estado cerca de Ana Obregón, en mayor o menor medida, coincide a la hora de describirla: es un ser de luz

Resulta casi imposible encontrar una mala palabra sobre Anita La Fantástica, a pesar de llevar décadas en el complicado y competitivo mundo del show business. 

Páginas