El no premio a Javier Cámara y otros momentos divertidos de los Feroz

Acertó de pleno la Asociación de Informadores Cinematográficosde España al seleccionar a Silvia Abril como maestra de ceremonías de la tercera edición de los premios Feroz. 

Y es que desde el mínuto uno se vio que iba a hacer una gala amena, con ritmo, divertida y sin detenerse en excesivos detalles, y haciendo jugar a los presentes. 

Comenzó el show con un minidocumental, en el cual se contaba la obsesión que perseguía a Silvia Abril. Había deseado ser la presentadora de los premios, desde muy niña. Y así lo atestiguaban su pediatra o su profesora. Un divertido sketch que dio pasó al meollo del asunto. 

Arrancó Abril con un monólogo, repleto de ironía y algún palo, como el que le dio a Enrique González Macho, ex presidente de la Academia del cine, que está imputado por fraude 

Y pronto decidió que iba a bajar a las mesas. Y allí hizo un despliegue de sentido del humor, que hay que decir que fue lo mejor de la gala (salvo el no premio de Javier Cámara)

Silvia Abril, una divertida presentadora

Confesó su amor por Mario Casas, se sentó en el regazo de Luís Tosar, bromeó con Penélope Cruz e incluso se acordó del odio al photoshop de Inma Cuesta. "De ancha de cadera a ancha de cadera, no te entiendo", le dijo a la ganadora del Feroz a mejor actriz, ante las risas de todos los presentes

 Ydespués dio paso a los distintos actores, que iban a presentar cada uno de los premios. No intervino en exceso, ni buscó un humor a lo Ricky Gervais para hacer daño a los actores.

Aunque el tono gamberro, desenfadado y menos encorsetado que en los Goya se dejó notar. Sobre todo cuando Hugo Silva y Ernesto Sevilla anunciaron el premio a mejor actriz. Formaron un gran dúo cómico que levantó la noche.

Javier Cámara y el premio de Ricardo Darín

Si bien el momentazo iba a llegar después. Se lee el nombre a mejor protagonista y el vencedor es Ricardo Darín, que no ha asistido a la gala. Así que sube Javier Cámara, que también había sido nominado, al igual que los dos años anteriores. Él se ríe, dice que sabía que iba a pasar, acepta el premio encantado y acaba recordando que es su cumpleaños. 

La risas se entremezclan con un cumpleaños feliz, que le cantan todos los presentes. Sin duda alguna, fue el gran momento de la noche, que tuvo también su toque sentimental y divertido cuando Xavier Sardá entregó el Feroz de Honor a su hermana Rosa María. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas