El Ministerio del Tiempo 2x04: Napoleón visita un monasterio con mucha guasa

Tve1 - Lunes a las 22:00

El decimosegundo capítulo de El Ministerio del Tiempo comenzaba en el Madrid actual. Allí, Alonso se despertaba sobresaltado por una pesadilla, desenvainaba un cuchillo e iba a la habitación de al lado. Allí Pacino se levantaba de la cama con una pistola en la mano, peor todo quedaba sólo en un susto y es que el primero soñaba con una mujer a la que había dejado embarazada y el segundo con su padre suicidándose.

Ambos hablaban de las curiosas novedades del siglo XXI, ya que ellos son de otra época. Inventos como internet, el mando a distancia o el teléfono móvil, les tenían sorprendidos. Y eso sumado a los electrodomésticos del día a día, que tenían anonadado a Alonso: se quemaba al sacar las tostadas del tostador, abría y cerraba una y otra vez la nevera sorprendido de que la luz se encendiera y se apagara, movía el grifo de un lado a otro admirado de que el agua cambiara de fría a caliente…Cosas que nos parecen normales pero que para un soldado de los Tercios de Flandes del siglo XVI no lo son tanto, por supuesto.

Salvar la Transición política

Con todo esto se distraía la patrulla del tiempo hasta que les llegaba un nuevo encargo por parte de Salvador: tenían que viajar a la Tordesillas de 1808 para salvar a tres hombres retenidos por las tropas de Napoleón en el convento de Santa Clara. Uno de ellos no es otro que un antepasada de Adolfo Suárez. Por ello Alonso, Amelia y Pacino tenían que convencer al emperador para que los exculpara y, así, lograr que la Transición política no se fuera al carajo.

Amelia y Pacino se ven obligados a disfrazarse de monja y de cura para cumplir esta misión.

Para ello Pacino y Amelia tenían que vestirse de cura y de monja y trasladarse a ese frío convento a las puertas de la Navidad. También les acompañaría en esta misión, Angustias, la secretaria del Ministerio, quien en este episodio sacaba a relucir su cara más cómica, que se hacía visible al desmayarse cuando llegaba Napoleón a hospedarse en el convento o al desafinar brutalmente mientras entonaba el Adeste Fideles que le tocaría interpretar a capella en la Misa del Gallo por haberse hecho pasar por la madre abadesa.

Mientras a Pacino le encargaban oficiar esa misma misa y se perdía leyendo el libro litúrgico.

Entre los tres logran despistar a todo el convento mientras que Alonso logra sacar a los presos por unas galerías subterráneas.

Lo peor llegaba cuando Napoleón, tras declararse al Padre Carrasco (Pacino) se quedaba prendado también por Angustias y por su saber hacer en la cocina. Entonces le decía el mariscal: Pídame lo que quiera y ella, sin saber que ya Alonso lo había conseguido, le pedía que liberara a los presos.

En ese momento Pacino llamaba a Alonso a su teléfono móvil que sonaba en medio del campo, de noche y en mitad de la huída, y le exigía que devolviera a los presos al convento (entre ellos el antepasado de Adolfo Suárez) para que les pusiera en libertad el propio Napoleón. Finalmente conseguían llegar, aunque sólo por segundos.

Alonso, que ya había conseguido liberar a los presos, los tendría que volver a convencer para que volvieran al convento.

El capítulo terminaba, además, con un gran cambio y es que Susana Torres entraba al despacho de Salvador Martí con muchos humos y es que venía a sustituírle de su cargo de subsecretario del Ministerio para ponerse ella. Además, con aires de grandeza decía ella: ¡A partir de ahora van a cambiar muchas cosas en este Ministerio!.

Aún está por ver si será verdad que cambiará todo y si, realmente, ocupará el cargo Susana Torres.

Fotos: RTVE.

Ver resumen Ocultar resumen

Una serie en la que cada capítulo es como una pequeña pieza teatral y que se exhibe el talento interpretativo de nombres tan mayúsculos como Carmen Machi, Eduard Fernandez o Inma Cuesta. Interpretando a personajes episódicos que tiene su contrapunto en un estupendo elenco habitual con Emma Suárez liderando y Álvaro Cervantes destacando con su muy preciso trabajo (aquí hay un actor de fuste, ojo).

Ver resumen Ocultar resumen

La nueva compañía producirá contenido para Movistar+, Atresmedia y terceros operadores

Páginas