El futuro de Tara Reid en Sharknado 4... ¡en manos de los tuiteros!

Que la franquicia Sharknado es diferente, nadie lo discute. La productora The Asylum ha encontrado una gallina que da huevos de oro con un presupuesto low cost. Y lo mejor de todo, ha sabido explotarla a la perfección. 

¿Tornados de tiburones? ¡Qué demonios, hagámoslo! Y lo hicieron. Y lo petaron. Tan simple como eso. Un tornado levanta los tiburones del océano y los esparce por varias ciudades de Estados Unidos. Con un par. 

Una vez arreglado el asunto de la trama, tocaba elegir actores. Y aquí la lógica fue similar, ¿contratamos a súper estrellas o tiramos de banquillo? Respuesta obvia. Es más, tiraron del banquillo del banquillo de los que estaban en el banquillo. Sin ir más lejos, Ian Ziering, mítico Steve en Sensación de Vivirprotagonista de las tres películas emitidas hasta el momento, trabajaba cuando le llamaron de stripper. Da una idea del percal, ¿verdad? 

Recuperando a los clásicos

Junto a él, famosos venidos a menos, o a nada, como Frankie Muniz (mítico Malcolm del que ya te contamos cómo estaba ahora su familia ficticia); Tara Reid (una de las protagonistas de American Pie); Bo Derek (quien fuera Mujer 10) o el imprescindible en este tipo de proyectos, David Hasselhoff, al que ya vimos enfrentarse en un mítico y bizarro duelo a Jason Statham.

Con la trama y los protagonistas solucionados, sólo faltaba alguien que se aventurar a emitir esta cinta serie B. Y ahí es donde entró SyFy, que vio el filón en este absurdo y ha sabido sacarle rendimiento. Hasta tal punto que la tercera entrega, estrenada este jueves 23 de julio en España, ha sido acogida como todo un acontecimiento en medio mundo. 

De hecho, la cuarta entrega ya había sido anunciada, incluso antes del estreno de su predecesora. Eso sí, esta cuarta parte va a tener una salvedad importante para una de sus protagonistas, Tara Reid. Y es que su personaje, April Wexler, vivirá o morirá... ¡según decidan los tuiteros! ¿WTF? Tal cual. ¿En serio, tras lo que hemos contado de Sharknado, alguien se extraña de este tipo de decisiones?

Tiembla, Tara

Efectivamente, si a Tara Reid le salen pocas ofertas de trabajo últimamente, ahora le hacen esto. Y es que no hay nada más negro como dejar tu futuro laboral en manos de los tuiteros. Y la suerte que va a tener es que los usuarios de la red de microblogging sólo podrán decidir si vive o muere. Lo harán a través de dos hashtags: #AprilLives o #AprilDies. 

Y decimos que tiene suerte porque, conociendo mínimanete Twitter, como lo conocemos, si pudieran decidir la forma en que muere, posiblemente la red se colapsaría.

Desde pequeños tiburones incubando en el interior de su cuerpo, hasta una mutación de April en SharkGirl para dominar a todos los tiburones del mundo, para luego morir aplastada por la Wrecking Ball de Miley Cyrus. La variedad de opciones sería tal, que habría que comenzar una nueva franquicia dedicada a este tema: 1000 maneras de matar a April Wexler en Sharknado. Ojo que como idea no es mala. De momento, habrá que ver si vive o muere. Si sale cruz, que se prepare la buena de Tara para ser tendencia durante horas. 

Fotos: The Asylum

Ver resumen Ocultar resumen

La antesala de los Oscar, cuya gala tendrá lugar el próximo 5 de enero, ya ha dejado un rastro importante de vencedores y vencidos. 

Las nominaciones a los Globos de Oro han dejado claro que el streaming ya es un elemento dominador, tanto de cine como de televisión, pero también que ser un grande de Hollywood no garantiza la nominación. Está por ver si los Oscar, mucho más conservadores, opinan igual. 

Sea como sea, la lista de nominados de los Globos de Oro deja éxitos y derrotas a partes iguales.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando medio mundo tenía ya las uñas bien afiladas para recibir al nuevo Batman de Robert Pattinson (son muchos los que tienen ganas al ex actor de Crepúsculo tras anunciarse que sería él el nuevo Bruce Wayne) salta la noticia: otro actor podría meterse en la piel del héroe de la capa oscura

Ver resumen Ocultar resumen

Entonces los cines Golem de la madrileña calle Martín de los Heros se llamaban Alphaville y eran las únicas salas donde ver películas en versión original subtitulada. A excepción de los pases de una itinerante Filmoteca Española que iba recalando en pequeñas salas como el cine Alexandra o los bajos de la Torre de Madrid, en cuya penumbra me asombré con Novecento de Bernardo Bertolucci, a cuya mitad salías a fumar a la calle.

Páginas