El director de Breaking Bad ve posible una serie con Jesse Pinkman

No es nada definitivo, pero tampoco es un rumor. Jesse Pinkman podría volver a escena. Y no, no como uno de los personajes de Breaking Bad que tendrán un retorno en Better Call Saul.

Algo sobre lo que se ha hablado hasta la saciedad y que, en caso de tener lugar, sería uno de los grandes momentos de los últimos años de la televisión. De momento, no se ha producido, aunque todo es posible y Vince Guilligan ha jugado más de una vez con ello. 

Esta vez, el genial creador de Breaking Bad y su spin off, Better Call Saul (de la cual volvemos a estar enamorados con el regreso de su segunda temporada) ha desatado las ilusiones de los fans de todo lo relacionado con la metanfetamina azul, Alburquerque, Walter White y Jesse Pinkman.

Gilligan desata la euforia

La alarma ha saltado cuando Vince Gilligan ha concedido una entrevista a Radio Times. En ella, además de repasar el inicio de la segunda temporada de las historias que llevan a Jimmy McGill a ser Saul Goodman, ha respondido a las posibilidades de que haya otra continuación, con otro protagonista.

¿Si Walter White no es, quién podría serlo? La respuesta es obvia: Jesse Pinkman. Algo que se le ha pasado, y mucho, por la mente al director de estas geniales ficciones. Así confesó que: "¿Por qué sólo Saul puede tener su propio show y no otros personajes como Jesse Pinkman o Gustavo Fring?". Y sabiendo que la expectación ya estaba levantada dijo: "Realmente sí que puedo imaginarme una serie basada en todos estos personajes"

Cierto es que no ha dicho que esté escrito el guion, ni que se haya negociado con los actores, ni tampoco que exista una fecha prevista para ponerse a ello. No en vano, él mismo aún anda enfrascado en la elaboración de Better Call Saul y, de momento, la serie comienza a cobrar una forma más independiente, aunque siempre tenga muy presente a la serie madre. 

De momento, no es posible

Además, ahora contar con Aaron Paul no sería un hecho inmediato. No hay que olvidar que el próximo 30 de marzo volveremos a verle, como protagonista de una serie. Será en The Path, una ambiciosa producción de Hulu (aquí desvelamos el tráiler definitivo y algunas claves) que aproximará al espectador al mundo de las sectas y a la oscuridad de las mismas. 

A esto último, hay que añadir que el mismo Gilligan quiso frenar un tanto la posible euforia, pues no ve que este sea el momento adecuado para hacer una serie como esa. Pues considera que si la llevaran a cabo podrían acabar forzando la historia en exceso. 

Al menos tenemos el consuelo de que Better Call Saul está ahí, de que a Bryan Cranston lo vemos cada poco tiempo en un nuevo proyecto y de que Aaron Paul tiene nuevo proyecto. Cierto, eso no hará que dejemos de echar de menos a Breaking Bad. Eso sí, siempre podremos volver a verla en DVD. 

Fotos: AMC, Hulu

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Páginas