El día que Lady Di salvó la vida y la carrera de John Travolta

Un 31 de agosto de 1997, en un trágico accidente de coche en París, fallecía Lady Di, la Princesa del Pueblo. La buena. Su muerte conmocionó al mundo entero. La ex esposa de Carlos de Inglaterra era adoraba en todo el planeta. No obstante, hubo un actor en Hollywood que lamentó su muerte como el más allegado de sus familiares: John Travolta. 

Y es que no todo el mundo sabe que Diana de Gales fue clave en el resurgir de John Travolta como actor y, sobre todo, como persona. Tal cual. Y ojo que eso lo dijo el propio John Travolta. No obstante, pongámonos en antecedentes. 

John Travolta había sido el auténtico icono de finales de los 70. Grease y Fiebre del sábado noche habían arrasado y John Travolta era el niño mimado de Hollywood (a pesar de que sus bailes, por buenos que fueron, no están en nuestro top sorprendente). Pero sus siguientes trabajos no tuvieron el éxito esperado y That's Dancing (1985), Perfección (1985) y Tal para cual (1983)dejaron la carrera de Travolta completamente estancada. 

Así las cosas, en 1985, el actor atravesaba una serie crisis existencial que derivó en depresión e ideas muy oscuras cruzando su cabeza. 

Operación Manero by Lady Di

De forma parelela y ajena a Travolta, el 9 de noviembre de 1985, se celebraba una recepción en la Casa Blanca, bajo el mandato de Ronald y Nancy Reagan, para recibir a Carlos de Inglaterra y su por aquel entonces esposa Diana de Gales, Lady Di. Precisamente fue la Princesa del Pueblo quien, tras ser preguntada, pidió que Travolta fuera uno de los invitados a la recepción. 

John-Travolta-Lady-Diana-casa-blanca

No tenía idea de que aquella noche hubiera algo planeado para mi. Sólo me sentía honrado por haber sido invitado a ese evento, pues estaban en el punto más bajo de mi carrera y, sin embargo, estaba en ese salón. Me sentí como un sapo que se había convertido en príncipe, comentaba John Travolta a The Daily Telegraph. Y es que, aunque no lo parezca, la noche estaba preparada para John Travolta. Y había sido Lady Di la que había movido los hilos para regalarle una noche mágica. 

A las 21:30 horas, Nancy Reagan se acercó y me dijo que tenía un pedido especial de la princesa Diana: siempre tuvo el gran sueño de bailar con usted, ¿Bailaría con ella? Obviamente, Travolta alucinó. Quién le iba a decir que tendría en Diana de Gales una fan incondicional. Así que, antes de lanzarse a la pista, analizó a la princesa y comprobó que, efectivamente, era una gran bailarina. 

Ronald Reagan, telonero de Travolta

Dicho y hecho, la orquesta arrancó con Shall we dance (no es el It's not unusual de Carlton pero no está mal tampoco), canción que Lady Di compartió con Ronald Reagan, mientras la Primera Dama hacía lo propio con el Príncipe Carlos. Mientras, Travolta estaba esperando una señal, hecho un manojo de nerviosComo para no estarlo. 

John-Travolta-Lady-Diana

Y la canción terminó, y la orquesta, que tenía todo preparado, comenzó a tocar un mashup de temas lentos de Fiebre del sábado noche y Greasemientras la ansiada señal llegó. Pero claro, Travolta pensaba que sería poco afortunado interrumpir al presidente, lo que no sabía era que Ronald Reagan estabe en el ajo. 

Así las cosas, Travolta, temboloroso y timorato, se acercó a Lady Di y le espetó: Disculpe, Princesa, ¿le gustaría bailar? Ella inclinó la cabeza, se sonrojó y soltó un Me encantaría con toda su alma. Lo bueno para John Travolta, al menos eso pensaba, era que como había mucha gente bailando, pasaría inadvertido si la liaba. Pero como estaban sonando sus canciones, la gente se hizo a un lado y, cual Bella y Bestia en el cuento de Disney, se quedaron solos en la pista. Momento mágico. 

Baile mágico en la Casa Blanca

Dios mío, estamos bailando solos en medio del salón y todos nos miran, pensaba Travolta. Y así era. En la versión Póker esto era un All-In que John Travolta no estaba dispuesto a dejar pasar. Estaba allí, era su momento, y sabía que no se repetiría. Además, sobre la pista, no había otro como él. 

Como ella bailaba muy apretada con Carlos (ella le llevaba a él), conmigo hizo lo mismo. Así que tomé su mano con suavidad, y puse mi otra mano en su espaldaEs decir, le dijo que ahora mandaba él, ella captó el mensaje y todo fue de maravilla. Teníamos por delante todo el tiempo del mundo, recuerda el actor. 

John-Travolta-Lady-Diana-casa-blanca

Cuando estábamos bailando, sentí que Diana estaba viajando hasta sus años de juventud, recordando Grease. En ese momento, yo fui como su príncipe azul. La noche fue mágica, fantástica, y todo gracias a ella porque no se comportó como alguien superior, sino todo lo contrario. 

Y lo mejor estaba por llegar. Nada más terminar el combo loco de canciones lentas, los presentes no sólo aplaudieron... ¡vitorearon y gritaron a la pareja! Qué momento. Linda Faulkner, secretaria de protocolo del presidente, reconoce que nunca había visto algo así en la Casa Blanca. Por el amor de Dior, qué pareja cinematográfica se escapó esa noche. 

'He bailado con la Princesa Diana'

Una vez terminada la velada, los invitados se despidieron, Lady Di volvió a su Londres con la ilusión de una princesa que encuentra a su príncipe. Mientras que John Travolta volvió a su casa, con un recobrado ánimo por la vida y los cuentos de hadas. Cómo sería la cosa que, a las 2 de la madrugada, en el aeropuerto de Washington, el actor se dio cuenta realmente de lo que había pasado esa noche. 

John Travolta, eufórico como pocos, comentó a uno de los empleados del aeropuerto: ¿Sabe una cosa? Esta noche he bailado con la princesa DianaPara sorpresa del actor, el empleado contestó: Ya lo sé. Todo el mundo lo sabe. 

Y, efectivamente, todo el mundo lo sabía. De hecho, al día siguiente, el teléfono de John Travolta echaba humo. Todos los directores, productores, compañías le querían. Travolta estaba de vuelta. Su cuento de hadas se había hecho realidad y su princesa azul le había salvado con un baile mágico que será recordado durante generaciones en la Casa Blanca. 

Travolta-Johansson-oscar.abuela

Por cierto, para quien se lo esté preguntando, la siguiente película que rodó John Travolta tras el baile, fue Mira quien habla y tardó dos años en decidirse. Vale que no es su mejor trabajo pero sí el que le devolvió al Olimpo de Hollywood, donde nunca debió bajar. Hoy en día, John Travolta es una señora

Fotos: Pete Souza (Casa Blanca), Gtres y Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Por lo menos, mirando su perfil de Twitter, hallamos que Iván Ferreiro se felicita porque en la Galicia de sus amores VOX no ha logrado representación alguna y parece preocupadillo por el auge de la extrema derecha.

Lo sabemos no por las cosas que dice el propio Iván Ferreiro sino por las cosas que retuitea Iván Ferreiro.

Por ejemplo, esto de Bob Pop.

Ver resumen Ocultar resumen

Los videoclips irrumpen, inicialmente, como una estrategia publicitaria que promociona canciones y, de hecho un éxito como Thriller consiguió su universal repercusión global mediante el vídeo (de John Landis) que lo acompañaba. Ya antes de que surgiera el videoclip como tal, la televisión ilustraba sus contenidos musicales y, a veces, trataba de ir un paso más allá de la mera grabación (o retransmisión en directo) de una actuación.

Pero el videoclip surge y se consolida en los fabulosos 80. En el mundo y en España.

Ver resumen Ocultar resumen

Hasta 1989 no utilizó el apellido de su padre

Páginas