Dos cambios radicales que te van a dejar boquiabierto

AMC

Ellos dos poco o nada tienen que ver. Él es un reconocidísimo actor, al que le ha llegado el reconocimiento de la crítica y público no siendo un jovenzuelo. Ella, en cambio se dio a conocer siendo muy niña, no queriendo ser sencilla. Él es estadounidense; ella andaluza. A él se le adora por cocinar metanfetamina; ella compartió escena con Los Lunnis.

Sí, hablamos de Bryan Cranston y Maria Isabel; aquella niña que nos taladró con el Antes muerta que sencilla, hace una década. Ahora, ya no es tan niña y ha experimientado un cambio, que ni Eddie Redmayne en La chica danesa.

 Dejó atrás la época de niña dulce y optó por los taconazos y el leopardo al más puro estilo poligonero. Aunque cabe decir, que en las últimas fechas, se ha mostrado algo alejada de ese estilo. 

Dos cambios tremendos 

De lo último que se ha visto de ella fue un vídeo en el que cantaba 90 minutos con Antonio José, el reciente vencedor de La Voz, y al que entregó el premio de ganador de Eurojunior (la versión española) allá por el año 2005. Pero en las redes sociale sí que ha estado más presente ella durante todos este tiempo. Le hemos visto luciendo escotazo yendo de copas. Y es que ahora es una veinteañera más.

Aunque si sorprende el cambio de la que fuera niña cantante qué decir de Bryan Cranston. Si bien, en su caso hay una justificación. Ese prematuro envejecimiento que ha experimentado su cara; esa caída de pelo y optar por unas gafas propias de los años 60 tiene un porqué. El motivo, profesional.

Y es que el actor que diera vida al mítico Walter White en Breaking Bad se va a embutir en la piel de Lyndon Jhonson en el telefilme de la HBO, All the Way. 

Un reto dar vida a un presidente olvidado

Cranston interpetrará un papel que ya le es conocido de sobra; el del vicepresidente de los Estados Unidos que tuvo que asumir el mando en el despacho oval, tras el asesinato de John Fitzgerald Kennedy en Dallas, en el año 1963. 

El personaje le es familiar porque lo ha interpretado en una obra de teatro en Broadway donde ha tenido una muy buena acogida. Llegó a ganar el premio Tony por esta actuación. Por ello, poco tardó HBO en decidir llevar una versión televisiva a su parrilla. Era imprescindible, eso sí, que fuera Cranston el protagonista. 

La trasnformación llama la atención sobre todo por el parecido con el que fuera presidente nortemaricano. Un hombre que tuvo que asumir el liderazgo de la mayor potencia del mundo en un momento de máxima dificultad. Con la Guerra Fría como telón de fondo; el preludio de la guerra de Vietnam y la lucha por los derechos civiles de la población afroamericana Johnson tenía ante sí un reto mayúsculo.

Casi tan grande como el cambio que ha experimentado Heisenberg para ser la viva imagen de un presidente de los años 60. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Friendly reminder: presidenta de la Comunidad de Madrid

Páginas