Desmontando mitos de El Príncipe de Bel-Air

Una de las series más recordadas de la televisión, El Príncipe de Bel-Air, ha cumplido 25 años. Sí, un cuarto de siglo ha pasado ya desde que el joven Will Smith se mudara del Oeste de Philadelphia, donde crecía y vivía sin hacer mucho caso a la Policía, hasta el lujoso barrio de Bel-Air. El Tío Phil, Ashley, Carlton, Hillary y familia, formaron parte de la educación de toda una generación. 

Y claro, como parte de la familia que eran, estaban expuestos a todo tipo de especulaciones, dimes y diretes. Hechos y rumores que, con el paso de los años, se han convertido en mitos casi imposibles de desmentir. Hasta ahora. Y es que DJ Jazzy Jeff, Jazz, el BFF de Will en la serie, ha concedido una entrevista a The Huffington Post en la que ha puesto luz en muchos misterios que rodeaban a la serie. 

El taxi de Quincy

El primero de todos, el que aseguraba que el histórico productor, Quincy Jones, era el conductor del mítico taxi que olía a cuadra. Para nada. El bueno de Quincy bastante hizo con poner el dinero y descubrir a Will Smith. Que no es poco. Además, como que no vemos al productor conduciendo cerca de 2.000 millas. Sí, la distancia entre Philadelphia y Bel-Air es bastante más de lo que habíamos imaginado. 

Will y Jazz formaron uno de los bromance con más química en TV de los 90

Otro mito loco que desmintió DJ Jazz fue el que apuntaba a que la serie era una metáfora del cielo y que Will Smith había muerto en la pelea que salía en la cabecera. Una teoría WTF con todas las letras pero irreal de principio a fin. Eso sí, el amigo de Will sigue alucinando con las teorías conspiranoicas de los fans y como su cerebro les llevó a estas conclusiones. No es de extrañar que alucine. 

Más de cerca le tocaba una de las grandes mentiras de la serie. Y es que si Jazz se hizo famoso en la serie, fue por dos escenas en concreto. La primera, aquella en la que el Tío Phil le echaba de casa. Un lanzamiento que, según los fans, se había grabado una vez y se repetía cada capítulo. Nada más lejos de la realidad. Cada escena que rodaba acababa negro y azul por los moratones, ha confesado. 

¿Qué pasa, Will? Pssshhhhh!

¿Y la segunda escena? Está claro: el saludo con su amigo '¿Qué pasa, Will? Psshhhhh!' Un saludo que, lejos de lo que se creía, no inventaron ellos, sino Mike Barr. ¿Quién? Uno de los componentes del equipo de baile de Fresh Prince y Jazzy Jeff. Todo un descubrimiento que imitaron millones de personas en todo el mundo. 

Paramount Channel ha retomado la emisión de la serie

Y como no hay cuatro sin cinco, Jazz quiso aclarar también un bulo que se había hecho grande con el paso de los años. Y es que la serie no se puso en marcha para paliar los problemas económicos de Will Smith. NBC vio un vídeo del actor y cantante, Parents just don't understand y ahí se dieron cuenta que tenían protagonista. Eso sí, Jazz reconoce que su amigo tenía bastante deudas pendientes. 

Seguro que ahora Will anda más holgado económicamente y no necesita proyectos televisivos. A pesar de ello, y viendo que programas como Twin Peaks o Padres Forzosos están a punto de volver, ¿por qué no hacer un reboot de El Príncipe de Bel Air? Sólo por ver al actual Carlton bailando por Tom Jones, merecería la pena juntar a todo el equipo. Propuesta hecha. Ahí la dejamos. 

Fotos: NBC, Twitter y Google Maps

Ver resumen Ocultar resumen

Las cosas como son, HBO está muy comedida en lo que a promoción de su serie estrella se refiere. Y es que, acostumbrados a anteriores campañas publicitarias, la de esta quinta temporada de Juego de Tronos está siendo muy discreta. Quizás hayan llegado a la conclusión de que no lo necesitan, pues tienen a medio mundo enamorado. 

Ver resumen Ocultar resumen

La tranquilidad que ha envuelto la actual realidad de los protagonistas de The Walking Dead no es más que un velo que esconde la tensión con la que están viviendo en Alexandria. La aún desconodida comunidad es la protagonista de la 13ª entrega de esta quinta temporada. En el capítulo Forget, Rick y los suyos tratan de acoplarse a un modo de vida que parecía obsoleto. Eso sí, con un plan B para tomar la comunidad si fuera necesario. 

Ver resumen Ocultar resumen

Durante dos temporadas de House of Cards, ni una sola lágrima había derramado Frank Underwood. Al menos, nunca se le vio abatido. Siempre era el rostro de la victoria, aunque no fuese el favorito (uno de los siete motivos por los que adoramos a Frank Underwood). Hasta el segundo capítulo de esta tercera temporada.

Páginas