De Rocío Jurado a Perlita de Huelva: folclóricas y yeyés

Antes que Taylor Swift y Beyoncé. Mucho antes que Miley Cyrus o Ariana Grande. Rocío Jurado, Carmen Sevilla o Lola Flores eran las que hacían que los caballeros se quitaran el sombrero a su paso. Mujeres de los 60, de los 70 y de los 80. Ellas, sólo ellas que con subirse a un escenario y sin apenas abrir la boca, ya hacían que las jovencitas de la época las miraran con recelo mientras sus novios no podían apartar la mirada de su cuerpo.

Folclóricas para algunos, yeyés para otros. Unas artistas de los pies a la cabeza que, incluso, sobrevivieron a la época del destape donde nombres como María José Cantudo o Nadiuska hacían de las suyas con saltos de cama y otras prendas (mínimas) de lencería. O cómo olvidar aquellos mitos de los 80, pioneras de los cuerpos rotundos y el exceso nunca visto en España hasta entonces, como Sabrina o Samantha Fox

Hoy echamos la vista atrás, cual programa nostálgico de televisión, para ver cómo vestían, cómo se comportaban y cuáles eran las armas de seducción de aquellos ídolos de nuestras madres (o de nuestras abuelas, según el tipo de lector) que hacían ruborizarse hasta al más valiente del grupo.

1. Rocío Jurado

Rocío Jurado en los 70

Dicen de ella que era la más grande. Y viendo estas fotos algo de cierto había en ello. Porque nunca nadie pudo combinar un pantalón de campana con un top playero (ombligo al aire) y no parecer una chica de barrio más. Rocío Jurado era pura sensualidad y ella misma lo sabía. Incluso llegó a ser censurada por los 'supertacañones' de la época. Los motivos, escotes de vértigo, letras escandalosas y un no se qué (que qué se yo) que ponía nervioso hasta al apuntador.

2. Carmen Sevilla

Carmen Sevilla en los años 70

Quizá muchos recuerden a Carmen Sevilla por su faceta televisiva. Pero ella era mucho más que eso. Más que la chica yeyé que anunciaba aquella televisión Phillips en 1960. Una artista que rodó en Hollywood y que, allí, enamoró al mismísimo Charlton Heston. Una actriz que, en los 70, era capaz de contestar al teléfono de esta manera... ¡sexy a rabiar!

3. Lola Flores

Lola Flores

Con El Pescaílla, con alguna de sus hijas o en solitario. Las fotos de Lola Flores son verdaderas joyas para la prensa rosa de nuestro país (y lo sabes). Ella era de las que seducía con tan sólo una mirada. De las que anunciaban sus espectáculos con frases como No baila ni canta pero no se la pierdan. Y quien le puso esa frase en el cartel de su show sabía de lo que hablaba. Porque esta era ella y, sus armas, saltan a la vista. De hecho, llegó a convertirse en icono pop

4. Isabel Pantoja

Isabel Pantoja en los 70

Quizá la más joven del grupo. Una cantante que, mucho antes del tsunami que le hizo acabar en la cárcel, era una de las favoritas de los señores de los años 80. Y de antes, porque ella era muy grande. Tonadillera, viuda de España y guapa a rabiar. Una jovencita que, mucho antes de conocer al que fuera su marido, el torero Francisco Rivera 'Paquirri', posaba así de picantona en el año 1970. Ahora tiene un hijo youtuber. Lo que cambia la vida

5. Marujita Díaz

Marujita Díaz

​Si les decimos que esta señorita (señora ahora, porque según Wikipedia nació en el año 1932) estuvo casada con el mismísimo Espartaco Santoni (uno de los galanes del cine de los 60 y 70 para los más jóvenes), creemos que no hay más que decir. Y es que la protagonista de Pelusa era algo especial. De las chicas que entran en un local y todo el mundo se le queda mirando. Guapa, delicada y con carita de no haber roto un plato, oye.

6. María Jiménez

María Jiménez

Se acabó, que decía ella en su canción. Algo que le valió para ser una de las más atrevidas de los años 70 y 80, con vestidos de rajas imposibles y escotes más que generosos. Todo un portento sobre el escenario de los que hacían que las madres de la época no dejaran a sus pequeñiñes ver sus actuaciones.

7. Perlita de Huelva

Perlita de Huelva y uno de sus éxitos

​Precaución, amigo conductor. Un clásico en cualquier viaje en coche que uno haga. Perlita de Huelva era la cantante de las 'eses' arrastradas, de los ojitos inquietos y de las actuaciones que a nadie dejaban indiferentes. Ni sus estilismos, propios de una auténtica folclórica yeyé.

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

En la última nómina de la mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados no se han descontado los pluses correspondientes a dietas y desplazamientos para cuando a estos políticos españoles "les toca comer fuera de casa o viajar a otros lugares por cuestiones laborales".

Páginas