De Candy Candy a Juana y Sergio: los dibujos de una generación

En los años 80-90 eran decenas y decenas las series de dibujos animados que existían en tan sólo dos canales de televisión. Por supuesto que no tenían la calidad visual actual pero eran divertidos, educativos y muy entretenidos. Seguro que son muchos los que haciendo memoria recuerdan gran cantidad de todos los seres coloreados de esa época.

Recordamos aquí 18 de aquellos dibujos animados: Candy Candy, Heidi, Érase una Vez o La Vida es Así, Los Diminutos, Los Osos Amorosos, Mi Pequeño Pony, Los Snorkels, El Pájaro Loco, La Abeja Maya, Los Fruitis, Los Pitufos, David El Gnomo, Isidoro, La Pantera Rosa, Correcaminos, Los Picapiedra, Alvin y las Ardillas, Campeones y Juana y Sergio.

Amor y amistad ante todo

Todos aquellos dibujos llamaban a la amistad. De hecho, aún no existían las consolas de videojuegos, los móviles, internet… y los niños se centraban en ver sus dibujos favoritos, y si era rodeados de amigos, mejor que mejor.

Las chicas andaban loquitas por el Príncipe Álex. Lo malo es que él sólo tenía ojos para su gran amor: Candy.

Todos querían ser amigos de Heidi como lo eran las cabras, las ovejas, su perro Niebla, Clara, Pedro y hasta su abuelito: un ermitaño que vivía aislado en medio de Los Alpes.

En Érase una Vez La Vida los niños conocían cómo es el cuerpo humano por dentro, las plaquetas, los anticuerpos y como cada uno hacía su función y trabajaban unidos en contra de los virus (unos feos gusanos narizones). Después vendrían Érase una Vez El Hombre que recordaba la historia de la Humanidad desde la Prehistoria y Érase una Vez El Espacio que versaba sobre curiosidades y nociones básicas del Universo.

Los Diminutos, nadie sabe dónde están… Así empezaba su canción y es que estos seres entrañables eran tan pequeños que se escondían en ratoneras y muy pocas personas podían verlos.

Los Osos Amorosos y Mi Pequeño Pony. Dibujos con mucho color y de los que, sobre todo las chicas, querían sus muñecos reales. Esos ositos suaves con su dibujito en la tripa y esos ponys con un mechón de pelo natural eran un valioso tesoro para los afortunados que los conseguían.

Los Snorkels que, al más puro estilo Bob Esponja actual, vivían en el fondo del mar. El Pájaro Loco que talaba los árboles con su pico en un periquete y que es fiel reflejo del animalito que existe en la realidad pero al que es difícil encontrar. La Abeja Maya haciendo su miel. Los Fruitis con Mochilo y Pincho y sus excursiones.

Los Pitufos gobernados por Papá Pitufo, seducidos por la rubísima Pitufina y temerosos del mala del cuento: Gargamel, un malvado con sus pócimas y su traje negro, incluídos.

David El Gnomo, un pequeñajo muy valiente, al que su gorro rojo no se le caía ni en sus luchas con los Trolls llenos de mocos y babas.

Isidoro que vivía como un vagabundo con su novia Sonia y todos los perros y gatos del barrio. La Pantera Rosa siempre atendiendo a misiones imposibles. Correcaminos y Coyote siempre picados intentando conseguir el primer puesto y llegar los primeros a todos sitios.

Los Picapiedra y su coche sin motor que movían ellos mismos con sus pies. Sus electrodomésticos no tenían enchufes, ni raros mecanismos. Eran dinosaurios los que movían estos inventos.

Alvin y las Ardillas y sus camisetas ocho tallas más grandes de la suya. Campeones, quienes inculcaban a los más pequeños el amor por el fútbol.Y los enamorados Juana y Sergio, que se amaban con el corazón. Dibujos para todos los gustos que hacen que muchos sientan nostalgia de sus infancia.

 

Fotos: redes sociales.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Este 2020 se estrenará Patria, la serie que adapta la exitosísima novela de Fernando Aramburu sobre los años de plomo en Euskadi. Y HBO ya está regalando píldoras de lo que será esta ficción con tanto de trágica realidad.

Se trata de 8 episodios con una hora de duración a cargo de Aitor Gabilondo, Félix Viscarret y Óscar Pedraza.

Ver resumen Ocultar resumen

Se anunció a bombo y platillo su contrato de larga duración con Mediaset pero, tras más de tres años, las cosas no han ido del todo bien. Malas noticias para la actriz Paula Echevarría y uno de sus futuros proyectos en Telecinco. Tal y como confirman desde la Cadena SER, la adaptación de la novela de Sonsoles Ónega, Después del amor, se encuentra en stand by.

Ver resumen Ocultar resumen

Que la realidad supera a la ficción es un tópico absolutamente incontrovertible y, de hecho, a la hora de escribir una novela o el guión de una película o serie, hay elementos de la vida real que jamás encajan. Porque resultan disparatados, rarísimos, demenciales. Y ahí está El Palmar de Troya, sobre la secta integrista que surgió en 1968 en la estepa sevillana y tendió hacia lo bufo, lo tragicómico y lo aterrador, según el momento y quien haga el relato.

Páginas