Dark Matter, vísteme en el espacio que tengo amnesia

Si la semana pasada hablábamos de Mr. Robot como una de las sorpresas del verano, es de ley afirmar que no ha sido la única serie que ha ayudado a refrescar este caluroso periodo vacacional que está a punto de terminar. 

SyFy, en una clara apuesta por recuperar el estilo ochentero de principios de siglo (sí, hablamos de Battlestar Galactica y las space opera), lanzó una curiosa apuesta que le ha salido de maravilla: Dark Matter. Y a partir de aquí, algún que otro spoiler, pero nada importante. La trama comienza de forma simple, a la vez que enrevesada. Seis personas se despiertan en una nave, sin recordar quiénes son, por qué están allí o qué tienen que hacer. 

A pesar de no recordar nada de sí mismos, sí que conservan sus habilidades, en su gran mayoría, la de asesinar a gente. Todos ellos son mercenarios, salvo uno de ellos, que se colón en la nave como polizón. Tras unas pequeñas pesquisas y averiguaciones, los seis extraños llegan a la conclusión de que el borrado de memoria no fue una casualidad... ¡y fue causado por uno de los tripulantes! No está mal, ¿verdad? 

Enganchados en el espacio

Bajo la batuta de Paul Mullie y Josep Mallozzi (Stargate), la serie puede tildarse de típica, de buscar el chiste fácil, de que sus personajes son estereotipados al máximo, incluso a veces de ser extremadamente low cost (las imágenes de la nave en el espacio... en fin). Y sí, por todo ello y mucho más, Dark Matter engancha. 

Y cuando decimos mucho más, hablamos de una línea argumental muy bien llevada durante los 13 episodios de su primera temporada. Con un final de los que te deja con el culo torcido. Con algunos capítulos con cliffhangers como no se veían desde Perdidos. Con cameos tan brutales como los de Ruby Rose (la presa más sexy de Orange is the new black) o Will Wheaton. Y con chistes tan, tan, tan malos que cuando los recuerdas, dos horas después, no puedes parar de reír.

A todo ello hay que sumar las dudas existenciales de los protagonistas. Conocedores de su pasado, saben que esta pérdida de memoria puede suponer un nuevo comienzo para ellos. Pero claro, si quieren sobrevivir y averiguar qué ha pasado, deben trabajar de lo que saben: de mercenarios. 

Y toodo con la ayuda de un androide, conectado a la nave, que poco a poco irá descubriendo que tiene sentimientos. Sí, es el personaje interpretado por Zoie Palmer, Laurel en Lost Girl, y sí, se redime en parte de la insufrible doctora/amante de Bo, la súcubo. Y sí, por si alguien lo dudaba, en Dark Matter también sale Roger Cross (Seis), como no podía ser de otra manera. 

Volverán en 2016

Marc Bendavid (Uno), Melissa O'Neil (Dos), Anthony Lemke (Tres), Alex Mallari Jr (Cuatro) y Jodelle Ferland (Cinco) completan la tripulación del Raza. Un equipo que volverá a juntarse en 2016, pues SyFy ha renovado la serie por una segunda temporada. Por cierto, los nombres se los ponene por el orden en que se despiertan en la nave. 

No podía ser de otra manera. Público y crítica han estado de su lado y, siendo sinceros, se echaba de menos la ciencia-ficción de antaño. No llega a ser Star Trek, pero tiene muchas posibilidades de seguir creciendo. 

Por cierto, ¿hemos dicho ya que el final de la serie es de los que te deja el culo torcido? Sólo por los últimos 30 segundos, merece la pena ver toda la temporada... Ahí lo dejamos. 

Fotos: SyFy

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Where everybody knows your name Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Hay series que marcan y series que hacen historia...

Ver resumen Ocultar resumen

A ver. El documental está bien. Convencional pero realizado con la excelente factura que Netflix suele garantizar. Pero lo mejor de La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia (documental sobre el auge y caída de la mafia en los 70 y 80, con una ciudad devastada por la inseguridad y la crisis), lo verdaderamente mejor, son las estampas de la época que nos muestra la tipología de los mafiosos, exactamente igual a la que hemos visto en películas como Uno de los nuestros o series como Los Soprano.

Páginas