Cuando Berta Vázquez era modelo y se llamaba de otra manera

Este jueves regresa a la parrila de Antena 3 una serie que en el pasado curso funcionó como un tiro, y que dejó un final en alto de la primera temporada para intranquilidad de sus fans. Que los hay y muchos. 

Retorna Vis a Vis, y con esta ficción los hacen varios rostros que han pasado a la primera línea mediática de nuestro país. A Najwa Nimri ya la conocíamos, aunque su papel en la adaptación de Orange is the new black (una de las joyazas de Netflix) nos ha recordado lo gran actriz que es.

Si bien, los focos se centraron en dos de las chicas reclusas de Cruz del Sur; La Rizos (Berta Vázquez) y Macarena Ferreiro (Maggie Civantos).

Ambos personajes han supuesto un espaldarazo para la carrera de las dos jóvenes actrices. Y en el caso de Berta viene unido a su incursión en el cine con Palmeras en la nieve, donde comparte planos con su pareja sentimental, Mario Casas

Una estrella mediática

La pareja se ha convertido en una de las más seguidas por los medios del papel cuoche, y pese a que son reticentes a contar más sobre su vida personal alguna vez han dejado alguna confesión, como la que hicieron en El Hormiguero. 

Ahora el nombre de Berta Vázquez es ya conocido por el gran público, pero hubo una época en la que no fue así. De hecho, era imposible que su nombre le sonara a alguien, pues La Rizos usaba otro nombre y apellido en su intento de triunfar en el mundo de la moda y la fotografía. 

Se hacía llamar Cleo Brian

Cleo Brian, que era como se hacía llamar, llegó a ser portada de distintas revistas como DSS Magazine. Una publicación de mayo de 2012 donde nos recordaban, eso sí, la mezcla de Berta Su nacionalidad ucraniana y sus orígenes etíopes. 

Sea como sea, Berta Vázquez nos gusta llamándose Berta, Cleo o como quiera. Es una de esas actrices que han llegado para comerse el mundo. Y en las fotografías hechas por Nacho Casado y Laura Galey se demostraba ya. 

Fotos: Dss Magazine/Nacho Casado/Laura Galey

Ver resumen Ocultar resumen

La vuelta a la normalidad no es fácil

Ver resumen Ocultar resumen

Que El Ministerio del Tiempo ha dejado un reguero tremendo de momentos, escenas y diálogos para la historia de la televisión, es un hecho. 

Que el momentazo que ha regalado Javier Olivares y compañía en el último capítulo, Bloody Mary Hour, es de lo mejor que se ha rodado en España, también lo es. Obviamente, antes de seguir, avisamos de los spoilers. Haberlos, haylos. 

Páginas