Cristina Pedroche y el cambio de look que no fue

Cristina Pedroche ya tiene las maletas hechas. La India, Birmania o Sri Lanka podrían ser algunos de sus próximos destinos a corto plazo. Y es que su próxima aventura, presentar Pekín Express, ya la está esperando. Pero claro, antes de partir, tocaba despedirse de los que, durante más de un año, han sido sus compañeros en Zapeando. Y, obviamente, cuando se trata de Cristina Pedroche, no podía ser una despedida al uso. 

Eso sí, la vallecana ha sorprendido a propios y extraños con su curioso adiós. Y es que, quien más quien menos, esperaba un chiste malo, marca de la casa, pre Pekín Express. Nada más lejos de la realidad. La pizpireta presentadora, dejó los chistes malos para otro momento, y optó por la polémica con un sorprendente cambio de look de lo más radical. Tal cual. La Pedroche apareció en el plató de La Sexta con un look totalmente renovado. 

Estás diferente, interesante, madura... Frank Blanco, presentador del programa, comentaba sorprendido la nueva imagen de su colaboradora. Eso sí, en Twitter el debate era bien distinto. De hecho, había quien clamaba al cielo por el presunto corte de pelo que se había hecho Cristina Pedroche.

¿Recogido o corte real?

Por suerte para todos, la vallecana puso fin al misterio y, antes de terminar el programa, descubrió el pastel. La melenaza seguía en su sitio, pero escondido. El falso bob había conseguido su propósito, convertir a Cristina Pedroche en el tema del día y, de paso, recordar a todo el mundo que la próxima vez que la veamos, estará a miles de kilómetros. 

Eso sí, aunque seguiremos viendo a la presentadora en televisión, vamos a echar de menos ver a Cristina Pedroche con su chico. En pocos meses, la joven y David Muñoz se han convertido en habituales del star system y quedarnos sin ellos, de repente, duele. ¿Lo bueno? Que el reencuentro promete ser más romántico que el final de Pretty Woman. 

Fotos y vídeo: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

No todas las celebrities estadounidenses votan al Partido Demócrata pero casi todas sí. El progresismo de Hollywood resulta una característica biológica del ecosistema de la industria del espectáculo y aunque gente como Charlie Sheen, Chuck Norris o Jon Voight apoye a Trump incondicionalmente, son la excepción.

Ver resumen Ocultar resumen

Pista: La foto tiene unos 40 años

Páginas