Courteney Cox se arrepiente de sus retoques estéticos

Se ha escrito mucho y, por desgracia, parece que seguirá escribiendo sobre la presión que somete la industria del cine a las mujeres. Es habitual que se presione a las actrices para estar delgadas, para estar eternamente guapas y eternamente jóvenes.

Algo que es un imposible y que provoca que actrices como Olivia Wilde sean descartadas para un papel (el de Margott Robbie en El Lobo de Wall Street) por ser demasiado mayor, pese a que entonces aún no había cumplido los 30 años. 

El último ejemplo de la declaración de una mujer, de una actriz que ha conocido el éxito en Hollywood y que ha vivido la dictadura de la báscula, la dictadura de la belleza sempiterna es Courteney Cox. La intérprete, de 52 años, reconoce que sucumbió y que tras el paso de los años, tras el 'olvido' al que pasó tras el estrellato en Friends y Scream decidió optar por la cirugía y ahora está arrepentida de ello.

ADEMÁS: El día que Monica y Rachel se reencontraron 

Cox lo ha reconocido en su paso por el programa de la NBC Running Wild, que presenta Bear Grylls. Ambos, a la interperie, en el frío campo irlandés charlaron sobre su carrera, sobre su vida y sobre los cambios a los que se ha sometido. Así Courteney Cox confesó que: "me arrepiento de algunas de algunos arreglos estéticos que me he hecho" 

Y añadió la explicación para haberse sometido a estos retoques faciales: "No lo hice por la fama sino por lo que supone ser mujer en esta industria. Envejecer no es fácil y a veces intentas frenar el paso del tiempo y perseguir la juventud. Pero he aprendido la lección y afortunadamente son arreglos que se disuelven y desaparecen".

Tiene un nuevo lema

Ahora la actriz que fuera Monica Geller en Friends confirma que ha hecho propio un nuevo lema, que se va a aplicar a partir de este momento: 'Déjalo estar'. Y afirma que "hay algunas partes de envejecer que son buenas".

ADEMÁS: ¿Se parecen Friends y The Big Bang Theory? 

Además el hecho de tener una pequeña de 12 años le ha hecho cambiar de perspectiva: "Hay mucho de mí en ella. Estoy encantada de poder verlo y de haber podido aprender lo suficiente en la vida como para ayudarla en los momentos difíciles"

Fotos: Gtres/NBC

Ver resumen Ocultar resumen

Una vez más, y ya son unas cuantas, los periodistas, meros transmisores de la realidad, sufren los atropellos de unos cuantos energúmenos. 

En este caso, ha sido un equipo de Cuatro al Día, encabezado por Rocío Cano, el que ha sido agredido en su visita a Lleida. Una ciudad que vuelve a estra confinada, por culpa de un rebrote que afecta ya a 1.715 personas y que tiene a los vecinos más nerviosos que en la anterior cuarentena. 

Páginas