Chandler Bing vs Barney Stinson, el duelo irónico definitivo

Son dos personajes que han marcado a los actores que le dieron vida; eran gran parte del alma de dos series que causaron furor; los dos tienen muchas frases para el recuerdo y ambos eran pura ironía y diversión entre sus grupos de amigos. Algo así como la dosis de pimienta necesaria que cualquier pandilla de colegas siempre acaba teniendo.

Sí, hablamos de Barney Stinson (Neil Patrick Harris) y Chandler Bing (Matthew Perry) que durante tantas temporadas lograron que riéramos a carcajadas en Cómo conocía a vuestra madre y en Friends.  Los dos comparten un indudable sentido del humor y una predilección por el sarcasmo que tenían que padecer su grupo de amigos. 

Los dos, además, han tenido unas familias cuanto menos particulares. Los padres de Chandler se divorcian; y su padre opta por ser una corista y liarse con su profesor de gimnasio del insituto. En el caso de Barney no tiene ese shock, entre otras cosas porque no conoce a su padre, aunque él cree que es un afamado presentador de la tele. 

Ambos tienen algo en común

Y hasta ahí las semenjanzas, por que en cuanto al éxito con las mujeres es donde se abre la brecha de las diferencias. Y es que si Stinson es todo un triunfador con las chicas (vive obsesionado por ligar) Bing es un torpe que comete torpezas en cualquier cita. Eso sí, ambos acaban enamorándose de una de sus amigas. Si bien Chandler tiene final feliz con Mónica y Barney no tanto con Robin. 

En cuanto a la vestimenta, Barney no admite otras prendas que no sean las de un traje, mientras que Chandler, que también tira de ellos,es más dado al uso de chalecos. No es lo más importante en ellos, pero sí que les diferencia. 

Lo que también les une en parte es su trabajo. Los dos tienen un trabajo un tanto indefinido, aunque luego Chandler opta por la publicidad donde puede dar rienda suelta a todo ese ingenio que él acumula. 

En el fondo, a todo el mundo le gustaría coincidir con ellos en algún bar de Nueva York. ¿O es que nadie se imagina a Chandler junto a Ross llegando al lugar y diciendo su gloriosa presentacion de: Hola. Me llamo Chandler y digo bromas cuando me siento incomodo. A lo que Barney podría responder con un Míranos, dos tíos trajeados. ¿Oyes ese zumbido? Son todas las chicas deseándote Y los tíos deseando ser tú.?

Pero como Chandler no es muy dado al optimismo podría confesar que: llevo tanto tiempo sin acostarme con una mujer, que creo que me está creciendo la virginidad. 

Para animarle a ligar, Stinson seguro que añadiría aquello de La única diferencia entre las pelis porno y mi vida, es que mi vida tiene mejor iluminación. Aunque aún podría echar algún jarro de agua fría Chandler y confesar que él antes de las 9 de la mañana es capaz de decir más tonterías que otras personas en todo el día. 

Lo diría a modo de advertencia, para que Barney sepa con quien se iría en caso de salir juntos, a lo que Barney tal vez respondiera que: piensa en mí como en Yoda pero en lugar de ser pequeño y verde yo llevo trajes y soy genial. Soy tu bro - ¡Soy Broda!.

Lo que no habría duda es que si ambos salieran juntos de marcha sería una noche legendaria, a no ser que llegara Janice. Ahí todo cambiaría.

Fotos: redes sociales 
 

Ver resumen Ocultar resumen

Admítase la veracidad de este testimonio por la prueba gráfica que se aporta en el hilo (madre e hijo fotografiados juntos) pero todo puede ser en este mundo traidor así que, en fin, quién sabe. Avisamos. Y dicho esto, vamos al turrón.

¿Se acuerdan ustedes del capítulo de 'Callejeros' en el que una vecina de un inmueble valenciano denunciaba las vejaciones que sufría por parte de otra vecina?

Ver resumen Ocultar resumen

No me chilles que no te veo. Ese fue el título que pusieron a una película de los 80 muy poco memorable protagonizada por Gene Wilder y Richard Pryor, ambos actores celebérrimos de comedia de quienes hoy pocos nos acordamos y mira que el público viejuno se reía con sus cintas cuando se alquilaban en el videoclub.

En fin, que durante una de sus salidas fuera de palacio en Mallorca ha sido abordada Letizia (y Felipe VI y las niñas) al grito de "¿dónde está el Rey Emérito?".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Páginas