Cara Delevingne o cómo enamorar a la audiencia en El Hormiguero

Señoras y señores, con todos ustedes, Cara DelevingneQuien no conociera a Cara Delevingne, y la viera por primera vez en El Hormiguero, seguro que se enamoró de ella al instante. Para los que ya sabían de su carácter, lo de este miércoles fue, sencillamente, un regalo más en el show constante que es la vida de esta modelo y actriz. 

Irreverente, divertida, alocada, deslenguada, valiente, encantadora... Se terminan los adjetivos para describir a esta magnética británica de 22 años. Sí, tan sólo tiene 22 años y una carrera brutal por delante, como demostró este miércoles en el programa de Pablo Motos. Y es que se atreve con todo. 

De hecho, a pesar de haberse dado a conocer como top model, entre otras, de Victoria's Secret, su visita a España la hizo en calidad de actriz y protagonista de Ciudades de Papel, la adaptación de la novela de John Green que protagoniza con Nat Wolf. Así las cosas, Cara se presentó en El Hormiguero con dos puntos muy a su favor. El primero, su carácter. Un carácter que le ayuda a triunfar allá donde va. Sin duda, la mejor opción para divertirse, ya sea en el programa o fuera de él, que enamoró a más de 2,2 millones de espectadores (16,4% de share).

Mejorando a Dakota

La segunda, que la anterior súper estrella que pasó por el programa de Antena 3, Dakota Johnson, dejó el listón tan bajo que era imposible hacerlo peor. Aunque, dicho sea de paso, nadie se acordó de la pobre Dakota. En cuanto apareció el huracán británico por la puerta, todo el mundo quedó hipnotizado ante la televisión. 

Y es que Cara fue Cara en estado puro. Comenzó recordando y riéndose de sus complejos de infancia y de como las niñas se reían de ella. La mejor venganza que existe es el éxito. Lapidaria afirmación, sobre todo para esas niñas que, no hace tanto, la criticaban en el colegio. 

También hubo tiempo para hablar de sus cejas, una de sus señas de identidad, y como al tacto son, según la propia Cara, como tocar una alfombra. Muy gráfica, ¿verdad? Pues no quedó ahí la cosa. La buena de Cara, quien también es cantante, se arrancó con un solo de guitarra por Sweet Home Alabama. Una guitarra a la que dio más vueltas que a una rueda. Cara estaba on fire y la noche prometía

No había más que echar un ojo a Twitter para comprobar las pasiones que estaba levantando la británica. El mejor invitado del año. Deberían invitarla todos los días. Es mi futura mujer pero ella aún no lo sabe. Son sólo tres muestras de una etiqueta, #CaraEH, que fue tendencia hasta pasada la medianoche. Dos horas después de terminar el programa. El impacto de Cara ha sido bestial. 

Sin tapujos

Más aún cuando habló, con naturalidad y sin tapujos, de la libertad sexual y su lucha por la igualdad. Si quedaba alguien por enamorar, aquí fue donde tuvo que rendirse. Cara Delevingne recordó como a los 20 años se enamoró de una chica, reconociendo que ellas me inspiran y son mi perdición. De hecho, desde hace unos meses, mantiene una relación con Annie Clark, cantante conocida como St Vincent. 

Lo dicho, naturalidad y normalidad para una mujer que se ha convertido en la bandera de muchas causas, y no tiene problema con ello. Eso sí, una de las más llamativas es la que encabeza para que Instagram deje fotografiar pezones, y no los censure, llamada Free the nipple. Así es Cara, genio, figura y mucha diversión. Ahora que todo el mundo la conoce, esperemos que vuelva lo antes posible. Con la cantidad de películas que tiene pendientes, seguro que no pasa mucho hasta que eso ocurra. 

Fotos: Atresmedia e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

¿Qué pasa si llego a los 30 y, aunque lo parezca, me doy cuenta de que no soy feliz? ¿Qué pasa si he cumplido con todos los requisitos (que me han dicho que tenía que cumplir) para ser feliz y, de repente, me doy cuenta de que hay algo que falla? Esta y otras preguntas se las hacen María (Leticia Dolera), Cristina (Celia Freijeiro) y Esther (Aixa Villagrán) en Vida perfecta, la nueva serie de Movistar + que llega con fuerza al actual panorama televisivo.

Páginas