Bree Olson cuenta su dura experiencia tras abandonar la industria del porno

Mi "nombre es Bree Olson, soy una ex estrella del porno y, desde mi retirada, me he mantenido en silencio. En silencio sobre ser discriminada. En silencio sobre ser segregada. En silencio sobre ser amenazada. En silencio sobre estar deprimida, humillada y confundida"

Directa y a corazón abierto, así arranca la impactante entrevista que Bree Olson ha concedido a Real Women, Real Stories. Un proyecto, dirigido por Matan Uziel, que quiere dar visbilidad y concienciar con temas críticos que afectan al día a día de mujeres en todo el mundo. 

En este caso, Bree Olson, expone como su pasado no le deja construir un nuevo futuro. Una situación de la que ya está cansada y por ello ha optado por contársela al mundo. Y es que, lejos de lo que pueda parecer, Bree Olson, toda una estrella de la industria del porno, tan sólo tiene 29 años y toda una vida por delante. 

Carrera precoz y breve

"Cuando comencé en la industria del porno tenía 19 años y estaba empezando a experimentar la sexualidad. Me pareció fascinante". Algo lógico pues, como ella misma cuenta, "estaba estudiando Biología en la Universidad de Purdue y tenía un trabajo a tiempo completo de teleoperadora". Para ver cómo era la industria del cine para adultos, "volé a Los Ángeles, sólo para probarlo, y quedé fascinada con todo el dinero que se movía". 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera-selfie-bikini

Ante tal oportunidad, Bree Olson no lo dudó, dejó los estudios y decidió aprovechar al máximo el tiempo que pudiera dedicarse a ello. "No vi nada malo en ser abierta con mi seualidad. Mi familia y mis amigos me apoyaron. Nunca viví en Los Ángeles todo el tiempo. Volaba allí por trabajo pero seguía aquí en Indiana, con lo que la gente consideraría un estilo de vida típico del Medio Oeste". 

Retirada y caída en desgracia

Y durante seis años, todo fueron parabienes. Bree Olson era una de las actrices más cotizadas del mercado. De hecho, figura entre las 10 actrices que más dinero han ganado a lo largo de su carrera. Así las cosas, a los 25 años, y con un buen colchón económico, la joven decidió abandonar la industria y comenzar una nueva vida. Lo que no imaginaba era lo complicado que iba a ser. 

"No fue hasta que dejé el sector, cuando me dí cuenta lo mucho que la sociedad me estaba juzgando. Siempre había ignorado lo que la gente pensaba de mí porque estaba muy expuesta y me mataba dar vueltas a lo que pensaran de mí". 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera-cama-cam

Pero ahora, fuera de la industria del porno, lo que la gente pensara de ella, sí comenzaba a importarle. Más que nada, porque muchos de sus proyectos de futuro, dependían de dicha gente. "Dejé una carrera en la que ganaba millones para comenzar una nueva vida y ganarme el respeto de todo el mundo. Lo intenté y luché durante años, pero la gente me mira como si fuera un delincuente sexual, como si fuera menos que ellos en todos los sentidos y asumen lo peor de mí en todos los sentidos". 

Doble moral 

Y es que, la doble moral de algunos ciudadanos con el porno es digno de admiración. De hecho, Estados Unidos es el país que más consumo genera a la industria del cine para adultos, como ratificó Pornhub, la web porno de referencia, en su estudio de 2015. De hecho, si conocen a Bree Olson, no será porque saliera en Los Juegos del Hambre o en Spotlight, ¿verdad? 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera

"Nunca me di cuenta de lo assustada que está la gente de la sexualidad. Además, a lo largo de estos años, me he dado cuenta que nunca podré ser enfermera o profesora o trabajar para cualquier compañía que me pueda despedir por motivos de moralidad o por hacer sentir incómodos a los clientes. Todo por lo que soy". Dura realidad la que expone la joven. 

Pero el problema de Bree Olson va más allá. Y es que, a pesar de haberse retirado hace más de cuatro años, sus vídeos y películas siguen vigentes y colgados en miles de webs para adultos, sin que ello repercuta económicamente en la actriz. "No hay derechos de autor ni royalties en la pornografía. Veo los anuncios hoy mismo y mis películas están por todas partes en Internet" y, a pesar de ello, no ve un sólo dólar. 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera-cheetos

"Somos la única industria que no ofrece beneficios una vez que te has ido. Así que, "actualmente, estoy rechazada por la sociedad y en bancarrota", confiesa Bree Olson. De hecho, la ex actriz afirma que el éxito es inversamente proporcional a las dificultades posteriores, una vez abandonada la industria. "Me he encontrado con gente que me ha reconocido sólo por mi voz". Da miedito el asunto. 

Rechazada y arruinada

Ante tal situación, Bree Olson asegura arrepentirse de haber dejado la industria, cuando aún le quedaban años de éxito por delante. "Lo que más lamento es haber dejado la industria, por intentar gustar al mundo. Aún no lo hace y nunca lo hará. Debería haberme quedado otros cinco años, como mínimo, y así haber ahorrado para vivir cómodamente el resto de mi vida". 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera-colgada

Lo peor para la joven es la sensación de repulsa, cuando ella se tiene por una persona de lo más cordial. "La gente me odia pero, si me conocieran, verían que soy una de las personas más agradables que jamás han conocido. Es una pena. Es una vergüenza para todo el mundo", afirma

El objetivo de Bree Olson, con esta entrevista, es que no le pase a otras chicas, lo que le ha pasado a ella. "Espero que las chicas jóvenes tengan cuidado. Que sepan que una vez entras en la industria, se convierten en una parte segregada de la sociedad que no tiene un puñado de derechos civiles para apoyarlas". 

Bree-olson-porno-sociedad-sincera-selfie

Por último, la joven deja claro lo que todo el mundo, a estas alturas de su historia, ya tiene más o menos claro: "El dinero no merece la pena, por el dolor que la sociedad te hará sentir para siempre". Duras palabras y duro mensaje de Bree Olson, pero necesario para dar visibilidad a una realidad que poca gente conoce. 

Fotos y vídeo: Real Women, Real Stories

Ver resumen Ocultar resumen

"Frente al pseudoperiodismo de los reporteros con mascarilla", dice Pablo Echenique, "frente al clickbait del "vamos a morir todos", frente a la extrema derecha pidiendo el cierre de fronteras por una gripe menos agresiva que la de todos los años, el rigor y la profesionalidad de Lorenzo Milá".

Ver resumen Ocultar resumen

Respuestas de todo tipo a dicha reacción

Ver resumen Ocultar resumen

¿Coronavirus? Estos tuits sí que son mortales (metafóricamente hablando)

Páginas