Better Call Saul 2X02: Jimmy se empuja a sí mismo a ser Saul Goodman

Si del primer capítulo de esta segunda temporada de Better Call Saul habíamos dicho que nos llevaba a la dualidad Jimmy-Saul; al conflicto moral que sufre el personaje y a remorar, en algunos momentos, la esencia de Breaking Bad, de la segunda entrega podemos decir que empieza a decantar la balanza por Goodman, en ese juego. 

En Cobbler el viaje que lleva al abogado a convertise en un jurista sin escrúpulos -o al menos con una moral flexible- se acelera. El detonante no es otro que Chuck. La influencia de su hermano mayor le lleva a tomar decisiones equivocadas; no porque éste le invite a ello; sino porque él pretende tomar un camino que les separe, y arriesga con todo si es necesario, y si no lo es, también. 

Kim no frena a Jimmy

Kim (Rhea Seehorn) sigue siendo el ancla que sujeta a Jimmy McGill (Bob Odenkirk), que le para los pies y le hace reflexionar. Pero, sabiendo quién es Saul en Breaking Bad, no parece que vaya a tener mucho éxito. 

Por cierto, al igual que comenzamos a ver a Jimmy mutando en Saul (ya en el final de la primera temporada comenzamos a contemplar la trasnformación) empezamos a ver que la unión entre Mike y él va a ser provechosa y, en el futuro, catastrófica. 

Mike sigue siendo el solucionador de los problemas de Daniel 'Pryce'; el informático que tenía una vida anodina, pero que ha decido trapichear con drogas (¿Os suena?). Su gran error es intentar jugar con Nacho, el cual entra a robarle su colección de cromos de beisbol. 

¿Qué error comete? Llamar a la policía, que no cree que por una colección así se revuelva toda una casa. Así que las sospechas sobre las drogas se ciernen sobre él. Además, el hecho de que encontraran un escondite -sin nada- les hace ahondar en esa teoría. 

El informático sigue empeñado en recuperar su colección, y no ve que los agentes no van a ayudarle en ello; sino que pretenden tenderle una trampa y que confiese que es un narco. Su coche le delata. Mike lo sabe e intenta persudirle para que desista en ir a declarar.

Jimmy y su moral flexible

Al ver que no es posible, llama a un abogado. ¿A quién? A Jimmy McGill, o mejor dicho, a Saul Goodman. Esa frase en la que pregunta sobre la flexibilidad de su moral, nos hace ver a que la catarata Goodman está desbordando a McGill. 

Al menos, podemos decir que pese a la tragedia de ver que Jimmy se complicará la vida él solo, también disfrutamos (y mucho) con la capacidad de generar comedia de McGill y de Vince Gilligan. El concepto de tarta cuclillas ya pasa a la galería de grandes recuerdos de la serie, como estos otros.

Pero aunque suene a divertido, y nos haga ver en toda su esencia a Saul Goodman (si es que hasta creíamos que asesoraba a Walter) no deja de ser triste. Triste porque Jimmy y su forma de actuar le pueden hacer perderlo todo. Ahora que tiene aquello con lo que había soñado: reconocimiento, dinero y un futuro brillante en ciernes... lo va a arrunirar. 

Y es que crear pruebas no es la mejor carta de presentación para un abogado. En Cobbler hemos visto que es el propio Jimmy, quien con sus malas decisiones, acabará siendo Saul. 

Fotos: AMC

Ver resumen Ocultar resumen

El lado oscuro de la política. Ese es el territorio en el que se desarrolla Baron Noir. Una ficción televisiva francesa estrenada en Canal + allá por 2016 y que ha vuelto a la actualidad porque Pablo Iglesias la recomienda vivamente. La descubrió, según ha revelado el propio vicepresidente, gracias a Pedro Sánchez.

Ver resumen Ocultar resumen

Los escenarios distópicos que se dibujaban Black Mirror, fabulosa serie de fábulas entre el futurismo y lo contemporáneo, ahora son (en gran medida) una realidad cotidiana para gran parte de la población del planeta. Confinamiento, vigilancia, sociedades en crisis, huída a lo virtual, obligatoriedad de exponer nuestras taras biológicas a la empresa o al Estado... Todo eso está ahí. De todo eso hablaba Black Mirror así que ¿cómo abordar una nueva temporada?

Ver resumen Ocultar resumen

Lo que parece empezar como una nueva comedia similar a The Good Place, creada y dirigida por Greg Daniels, (The Office y Parks and Recreation) de la nada se convierte en una serie de misterio con esos pequeños toques de humor que quedan totalmente ocultos bajo una trama que nadie se espera.

Páginas