Better Call Saul 1X08: Llega el primer gran caso para Saul

AMC

En el anterior episodio Jimmy demostraba que el amor en su caso es casi lo más relevante para él. Antes incluso que su carrera en la Abogacía. En la octava entrega de Better Call Saul, Vince Gilligan tira de nuevo de uno de sus recursos habituales; los saltos temporales.

En este caso, es un viaje hacia el pasado cuando Kim y Jimmy se conocieron. Ambos trabajan haciendo fotocopias en los sótanos de HHM, el bufete de su hermano Chuck (Michael McKean), y los dos tenían aspiraciones de subir a la planta noble. Jimmy consigue ser abogado y cuando cree que eso le servirá para crecer, Howard Hamlin no le da la oportunidad.

De nuevo, vuelta al presente. Ese en el que Kim ha conseguido volver a ocupar un buen puesto en el despacho gracias a la ayuda de Saul en el caso de los Kettleman. Por su parte, Jimmy sigue con su rutina de abogado que representa los intereses de los ancianos; ahora sin el dinero del soborno y sin aquel flamante despacho. La miseria vuelve a visitarle.

El gran caso de Jimmy

Ni siquiera sus clientes pueden llegar a pagarle las facturas porque carecen de fondos. Pero lo que parecía un problema, puede ser su primer gran caso. Ese que le ponga en órbita. Una anciana le asegura a Jimmy que podrá pagarle cunado reciba su asignación mensual de 500 dólares que le da Sandpiper Crossing, la empresa que les ofrece alojamiento en sus residencias y controla sus pensiones. A Jimmy algo le huele mal y decide buscar las irregularidades de la empresa hasta en la basura, esto último, literalmente.

Quizás no encuentre nada o tal vez logre un caso muy importante de estafa a cientos o miles de ancianos, ya que Sandpiper puede estar inflando las facturas para así pagar menos asignaciones a los mayores. Sería un robo de muchos millones de dólares.

El caso, tal vez le venga grande aún a Jimmy, pero sirve sobre todo para activar a su hermano Chuck, que comienza a sentirse más vivo, menos atado por su supuesta alergia a los campos electromagnéticos. Es él quien toma las riendas del caso y decide pedirle 20 millones a los representantes legales de la empresa o se verán en los tribunales. Ocurrirá lo segundo. No se sabe aún si con Chuck en el propio juzgado, porque aunque avanza casi sin darse cuenta frente a sus miedos, al percatarse vuelve a retroceder.

Chuck comienza a vencer a sus miedos o quizá no

Quien comienza a dar señales también de lo que será en el futuro es Mike. Su nuera y nieta, tras la muerte de su hijo, siguen padeciendo dificultades económicas. Y él comienza a visitar a gente, que tal vez podría darle una salida económica mejor que trabajar en un parking cobrando los tickets.

Quizá acabe trabajando obteniendo pruebas para el gran caso que los McGill preparan. Un caso federal, de estafa, apoyado en la jurisprudencia del caso Rico. El gran caso que Jimmy llevaba todo el tiempo esperando para ser Saul Goodman. Habrá que ver si lo hace con su hermano Chuck o a éste le vencen sus miedos. 

Fotos: AMC

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Ver resumen Ocultar resumen

Ser uno de los directores y productores ejecutivos de una de las mejores comedias del siglo XXI, Curb your enthusiasm, para que todo el mundo te acabe recordando como un maldito meme. 

Es triste, ¿verdad?

Pues es lo que le pasa a Robert B. Weide desde 2015. Ahora, en los últimos meses, su nombre y la sintonía que todo el mundo asocia con solo leer o escuchar su nombre, se ha multiplicado en Twitter. Y es que en la red se usa ese meme para cerrar vídeos vergonzantes o inesperados. 

Páginas