Better Call Saul 1X07: Jimmy podría renunciar a todo por amor

En el capítulo anterior de Better Call Saul el espectador descubrió a Mike Ehrmantraut, supo por primera vez cuáles eran las causas de que el hombre que soluciona los problemas tuviera ese aspecto de amargura constante.

En este se iba a poner broche final a ello. Mike continúa reclamando los servicios legales de Jimmy (Bod Odenkirk), quien además intenta ir creciendo poco a poco, para quitarse de encima a los policías de Filadelfia. Los mismos que pretenden acusarlo del asesinato de los dos agentes que acabaron con la vida de su hijo.

 Ni siquiera es necesario el trabajo del abogado. Uno de los agentes, el más veterano, intuye que es Mike quien los mató; pero también sabe el porqué y sabe que tal vez lo merecieran.

Por ello, no forzará a la nuera de Ehrmantraut para que confiese nada. El trabajo de McGill no ha sido brillante, pero tendrá que ser recompensado como así acepta Mike.

Un nuevo despacho

Goodman sigue empeñado en aparentar, en crecer a la desesperada, en superar a Hamlin. Y para ello es capaz de alquilar un despacho fuera de sus posibilidades (salvo que use el dinero de los  Kettleman). Quiere parecer un triunfador, y qué menos que tener una gran socia como Kim Wexler (Rhea Seehorn); la cual renuncia ya que espera que en dos años le hagan socia de HHM. 

Jimmy lo entiende, además ella está llevando grandes casos; él sólo le puede ofrecer asuntos de ancianos que no le darán ni el dinero, ni el prestigio suficiente.

Así que Kim continúa con su puesto actual. Se juega mucho con el caso de los Kettleman. Ha conseguido un trato favorable para ellos. Si devuelven el dinero y asumen la culpabilidad Craig sólo cumplirá 18 meses; si no, puede ir a presión durante tres décadas. Besty Kettleman encolerizada la despide.

Pide que consiga su libertad, que no le condenen e insiste en que no tienen dinero alguno. Nunca admitirán la culpa. Así que deciden jugar una carta que descartaron antes. Llaman a McGill para que les represente. El gran caso que llevaba tanto tiempo esperando le ha llamado a la puerta.

El corazón le puede a McGill

Pero su amistad y el amor que se intuye que tiene por Kim es mayor. El caso, además, está perdido si van a juicio. Ella consiguió un trato lo más ventajoso posible.

Pero el matrimonio Kettleman no está dispuesto a que Jimmy les envíe de nuevo con HHM. Le recuerdan que tendrían que devolver todo el dinero, incluido el soborno que McGill aceptó.

Y es aquí donde se ve que Jimmy no sólo se mueve por avaricia, que los sentimientos hacia Kim son mayores. Sobre todo cuando que ve que Hamlin (el ex socio de su jefe) la ha apartado por perder a esos clientes. Debe ayudarla.

Y lo hace contando con Mike. Que accede a la casa de los Kettleman, roban el dinero y tras sumar McGill su parte lo envían a la oficina del Fiscal. Jimmy ha hecho lo correcto. Antepuso sus sentimientos antes que el crecer, que el robarle un cliente a Hamlin. Ahora no tendrá con qué pagar el despacho. La trastienda del salón de belleza le espera otra vez. 

Fotos: AMC

Ver resumen Ocultar resumen

Todo comenzó (y lo contamos aqui) con David Simon, el creador de 'The wire', sorprendido por la cantidad de gente que se dirigía a él en catalán y en castellano prestos a resolver sus cuitas políticas a cuenta de un tuit en el que Pablo Iglesias le mencionaba elogiosamente.

Ver resumen Ocultar resumen

¡Anatema! ¡Excomunión! Ya se oye a los Verdaderos Creyentes de la Religión Perdidista clamando para que quien discrepe acabe en la hoguera.

Pero la opinión es libre.

Y hasta Perdidos tiene sus detractores.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 1985 y se estrenaba Luz de luna, una comedia policiaca en la que (de partida) la estrella era Cybil Shepherd, icono de los 70 con clásicos como The last picture show en su filmografía. Dándole la réplica, un joven actor atractivo aunque no exactamente un galán al uso. Con algo de sobrepeso e incipiente calvicie, aquel Bruce Willis de los 80 poco tenía que ver con las estrellas masculinas del momento (de Richard Gere a Michael Paré).

Páginas