Bajo Sospecha 1X08: y el asesino de Alicia y Nuria es...

Una vez descubierto que Carmen Castro se estaba dejando arrastrar a la culpabilidad por proteger a alguien, faltaba saber quién era ese alguien.  Así en el penúltimo capítulo de Bajo Sospecha se descubrió que debía de ser alguien muy próximo a ella quien fuera responsable de la muerte de Nuria, la prima de Alicia, para que ella se implicara tanto.

Y todo el foco de culpabilidad comenzó a centrarse en Emi, la mayor de la hija de los Vega. Quizá ella queriendo sonsacar a Nuria quién mató a su hermana Alicia la mató involuntariamente. La carta de Carmen a su hija, la huida de esta con su hermano Pablo llevaban a pensar en ello. Y eso fue lo que creyó la policía; Laura y Víctor incluidos. Aunque algo no cuadraba en exceso.

Al llegar a las dependencias policiales Emi parece derrumbarse ante el comisario Casas y no sostiene la mentira orquestada por su madre. Confiesa que mató a su prima Nuria, pero que también estuvo implicado un policía. Y señala a Vidal, al que acusa de realizar fotos de carácter sexual a Nuria y a ella para chantajearlas por la desaparición de Alicia, en la que está implicado.

Un nuevo viraje en la trama de Bajo Sospecha. El policía de Cienfuegos es interrogado por Casas ante su estupor. Niega cualquier implicación con la desaparición de Nuria; y mucho menos con nada que tenga que ver con sexo y menores. Tiene coartada para el día de la comunión de la pequeña de los Vega. Y eso lleva de nuevo a Casas a saber que alguien más en esa casa está mintiendo; ahora es Emi. ¿Pero por qué se inventa una historia tan extraña?

Emi no es la culpable

El comisario en el interrogatorio le aprieta hasta hacer que se retracte, y deje que la mentira sea descubierta. Eso sí, sigue diciendo que ella es la responsable  de la muerte de Nuria. La madeja está aún más liada; pero todo se aclara poco después.

Laura y Víctor buscan a Pablo que se ha fugado de su casa. El pequeño intenta huir de ellos pero al final es atrapado. Tan solo lo persiguen para llevárselo a casa, nada más. Aunque todo vuelve a cambiar por un pequeño detalle. A Pablo se le cae una mochila y ahí tiene un libro de los Tres Tristes Tigres. Nada llamativo sino fuera porque Laura recuerda el símbolo de la tres tés.

Lo vio antes en un pupitre del colegio y en un dibujo de Alicia. Al leer la historia del libro lo entiende todo. Fueron los tres pequeños quienes idearon todo al conocer que Roberto y Begoña se iban a fugar deciden simular que Alicia es secuestrada, para de esa forma impedir que sus padres se divorcien.

Un juego que se complicó demasiado

Y lo hacen el día de la comunión de ella. Después, todo es producto de una sucesión de errores y equívocos. Alicia intenta dar marcha atrás en la historia pero Pablo la retiene en la cabaña. Ella se escapa y desorientada es atropellada por Bosco, el guardabosque; que en lugar de entregarla la deja en el campo. Al final por el remordimiento se acaba suicidando. Y continúan los equívocos. Los dos pequeños que ayudaron a Alicia a urdir el plan comienzan a tener miedo; sobre todo Nuria que quiere contarlo.

Al final Pablo le ayuda a escapar de la policía. Nuria quiere dar marcha atrás, pero discuten y él involuntariamente la acaba matando con un golpe en la cabeza con la linterna. Así, tras esto Carmen y su hermano Eduardo encubren al menor; y ella asume las culpas. Hasta que todo se descubre. Al final fue un juego de niños que acabó convertido en un drama para una familia y un pueblo que quedarán marcados por la sangre. 

Fotos:Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Se llama Foodie Love, la dirige Isabel Coixet y estará disponible en HBO España a partir del próximo 4 de diciembre. Y además, ya tiene tráiler. La nueva serie de la directora catalana calienta motores (o fogones) de cara a su estreno y lo hace con esta tarjeta de presentación de la mano de sus protagonistas, los actores Laia Costa y Guillermo Pfening.

Páginas