Bajo Sospecha 1X05: Nuria también desaparece y Carmen es ahora sospechosa

En el cuarto capítulo de Bajo Sospecha el foco de la culpabilidad señalaba con claridad a Federico, el ex marido de Inés. Carmen, la madre de Alicia, por su parte intentaba sonsacar a Nuria sobre lo que ella sabía sobre la desaparición de su prima. En Bajo Sospecha cualquier seguidor ya ha podido aprender que todos tienen algo que ocultar. Y que nadie parece estar limpio de todo.

Y se vuelve justo al mismo lugar en el arranque del nuevo episodio. Carmen quiere presionar para que la pequeña hable con la policía, que cuente aquello que sabe y que pueda ayudar a esclarecer el caso. Al final aparece Laura en el bosque, donde había llevado a Nuria y se la lleva consigo.

Nuria desaparece

Begoña al saber que su hija ha estado con Carmen, acaba encolerizada y se niega a dar el consentimiento para que le interroguen. Pero Andrés, el padre de la pequeña, cree que es buena idea que ella declare y ayude a los agentes. Cuando la policía acude al colegio para hablar con ella, no está. Otra vez ha vuelto a ocurrir. La pequeña ha desaparecido. No está con su madre, ni con Carmen. Nadie sabe dónde ha podido ir y si alguien se la ha llevado.

Otra vez batida de perros por el bosque en busca de algún rastro de Nuria. Federico vuelve a ser de nuevo situado el primero en la lista de sospechosos. Además, cuando golpea con extrema violencia a Inés, demuestra que no es alguien de quién fiarse. Inés Vega tuvo la suerte de que Víctor la había seguido y se interpuso entre ellos.

El comisario Casas le interroga, buscando que se venga abajo y confiese el paradero de la pequeña, pero él insiste en que no está implicado en el rapto de ninguna de ellas. Tampoco en el de Nuria.

Mientras Casas está interrogando a Federico, Laura y Víctor escuchan la voz de la pequeña a través de un walkie-talkie. Está seguro en un radio de cuatro kilómetros. Víctor, aprovechando su estrecha relación con Inés, consigue que le diga dónde fue a verse con Federico en esos días. Así, le da la pista de una casa perdida en el bosque. Y allí se encaminan ellos. Un lugar oscuro, silencioso, perdido, con todo el aspecto de ser un sitio al que llevar a alguien y ocultarlo.

Sorpresón final

Inspeccionan la casa pero ya no hay nadie. La han limpiado recientemente. Sí, descubren que allí estuvieron Alicia y Nuria. Incluso hay restos de sangre de Nuria. La historia parece estar repitiéndose.

Todos en la familia Vega tiene acceso a esa casa. Pero quien más tiene que callar es de nuevo Eduard, quien además se le ve cavando y con un cuerpo yaciente al lado. ¿Será el cuerpo de Nuria?

Pero la gran sorpresa estaba por llegar. Que Eduardo estaba bajo la lupa no es nada nuevo. Víctor y Laura ya lo saben y por ello le vigilan de cerca. Su novia Leti acude a hablar con Carmen porque hubo una noche en la que no le puede encubrir. Carmen le dice que estuvo con ella, que se calme.

Pero cuando se va Leti, llama rápido por teléfono a Eduardo y desvela que ellos dos pueden ser los responsables de la desaparición de Nuria. Habrá que esperar al próximo episodio para descubrir más. Queda el consuelo de que será un día menos, porque Antena 3 lleva a Bajo Sospecha a la noche de los lunes. 

Fotos: Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Este 2020 se estrenará Patria, la serie que adapta la exitosísima novela de Fernando Aramburu sobre los años de plomo en Euskadi. Y HBO ya está regalando píldoras de lo que será esta ficción con tanto de trágica realidad.

Se trata de 8 episodios con una hora de duración a cargo de Aitor Gabilondo, Félix Viscarret y Óscar Pedraza.

Ver resumen Ocultar resumen

Se anunció a bombo y platillo su contrato de larga duración con Mediaset pero, tras más de tres años, las cosas no han ido del todo bien. Malas noticias para la actriz Paula Echevarría y uno de sus futuros proyectos en Telecinco. Tal y como confirman desde la Cadena SER, la adaptación de la novela de Sonsoles Ónega, Después del amor, se encuentra en stand by.

Ver resumen Ocultar resumen

Que la realidad supera a la ficción es un tópico absolutamente incontrovertible y, de hecho, a la hora de escribir una novela o el guión de una película o serie, hay elementos de la vida real que jamás encajan. Porque resultan disparatados, rarísimos, demenciales. Y ahí está El Palmar de Troya, sobre la secta integrista que surgió en 1968 en la estepa sevillana y tendió hacia lo bufo, lo tragicómico y lo aterrador, según el momento y quien haga el relato.

Páginas