Ana Obregón de ayer a hoy mismo

Ana Obregón cumplió años el 18 de marzo. ¿Y cuántos? Pues 61 espléndidas primaveras que sirven de excusa para repasar sus mejores imágenes. Que no son pocas. Y es que, junto a otras divas como Marta Sánchez, nos han regalado veranos inolvidables que ya repasamos en su día, modo nostálgico on. 

She's simply the best​, icono del paparazzismo nacional y personaje histórico del mundo celebrity que de un tiempo a esta parte va de teatro en teatro representando la comedia Sofocos. Ana Obregón se exilió a Miami como tanto famoso que buscan retirarse del mundanal ruido pero, al final, se aburrió y ya ha vuelto, para alegría de los que nunca dejaron de admirarla. Que tampoco son pocos. 

Ana Obregón conserva el cariño de todas y todos porque sigue siendo una niña fantasiosa que lo mismo dice que se va a Afganistán a rodar una especie de versión de Homeland que deja a la prensa boquiabierta plantándose en Madrid del brazo de todo un Kennedy. Incluso, para sorpresa de propios y extraños, no hace mucho firmo la paz con su archienemiga durante años: Antonia Dell'ate. Te contamos cómo llegó la bandera blanca a la vida de ambas

Ana Obregón, livin' la vida loca

​Ana es incombustible, eterna, joven siempre. ¿Qué decir de ella que no se haya dicho? Lo mejor es repasar la galería de fotos y disfrutar de lo guapísima que fue, ha sido y es. Ejemplo (y hay más en la galería que hemos elaborado), esta foto de 1980:

Ana Obregón en la década de los 80

¿Y qué decir de esta otra bonita estampa del pasado?:

Ana Obregón en sus años estadounidenses

Esta foto tiene toda la pinta de estar hecha en los tiempos en los que Ana rodó en Estados Unidos el famoso capítulo de El equipo A que siempre sale a colación cuando se menciona su carrera en el cine y la tele. Y también lo de que compitió con la mismísima Bo Dereck en Bolero.

Aunque su gran momento en el cine español seguramente sea su papel en la gran comedia de Fernando Colomo La vida alegre, magistral retrato de la España de los años 80. El momento bizarro, tal vez, cuando coprotagonizó Policía, una peli en la que un jovencísimo Emilio Aragón pretendió convertirse en action hero a la española. 

La chica de los posados

Y recordemos también aquellos maravillosos posados. El posado de Ana Obregón era el inicio del verano. La cita, en Mallorca. Cientos, miles, millones de periodistas convocados (bueno, tal vez exageremos pero la expectación era muchísima). Véase este posado de 2005:

Ana Obregón en el verano de 2005

Ah, qué tiempos aquellos.

Lo cierto es que Ana Obregon nos ha hecho pasar excelentes momentos. Por eso la queremos, qué caramba. Sin las cosas de Ana el mundo sería un lugar, como mínimo, más aburrido. 

Lo más curioso es que, si por Ana Obregón parece no pasar el tiempo, está igual de guapa que hace décadas, por su hijo sí que lo ha hecho. Es lo que tiene ver crecer a Alessandro Lecquio, y convertirse en un musculado rapero veinteañero. Aunque, para musculación, la que ha adquirido su hermanastro Clemento Lecquio. Menudo bicho

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

La fecha del próximo doce de junio está marcada en el calendario por Diney XD para emitir el que será último capítulo de Phineas y Ferb, la serie de animación de Dan Povenmire y Jeff Marsh. Se pondrá fin de esta forma a más de siete años de emisión de unos dibujos que ya han marcado a toda una generación con sus bromas y canciones.

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando hablamos del poder de la música, en muchas ocasiones no nos damos cuenta de la magnitud que éste puede alcanzar. Por suerte, siempre hay ejemplos como el de Ronnie Brower. ¿Quién es el bueno de Ronnie? Pues un joven estadounidense que, debido a sus malos hábitos (que incluían alcohol, drogas y un total sedentarismo), se plantó con 306 kilos a sus 28 años. Sí, Ronnie tenía obesidad mórbida y no podía ni salir de casa. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Negar el poder de atracción de una escena de sexo en televisión  sería ponerse una venda en los ojos. Algunas quedan fuera de contexto y esas sí que son penalizadas por el espectador. Por el contrario aquellas ficciones que tienen un contenido de nivel y que además añaden momentos de complicidad íntima entre varios de sus personajes tienen un plus que muchos saben valorar.

Páginas