37 juguetes low cost que dan vergüencita ajena

Qué curioso es el mundo de las falsificaciones, ¿verdad? Desde tiempos inmemoriales, han exisitido aquellos que, lejos de buscar su propia idea, han aprovechado una ajena para copiarla.

Una práctica que, en los últimos años, se ha extendido a todos los ámbitos imaginables, habidos y por haber. Pero claro, a la hora de hacer un copy/paste de lo que sea, hay dos formas de hacerlo: bien y mal

Ratatoing

En el primer caso, todos lo hemos visto, ya sea en la televisión o en la vida real. Hay bolsos, zapatos, coches, relojes que están hechos al detalle. Una pasada de imitación. Claro, hasta que comienzas a usarlo y ves que te han tangado. No obstante, ésas no nos interesan. Sí lo hacen las versiones malas, cutres, salchicheras de los originales. Esas zapatillas Adidash, ese bolso Chanal o los famosos gayumbos Dulce y Camino.

ADEMÁS: Las 19 imitaciones más desopilantes y traicioneras del mundo

Y claro, si hablamos de imitaciones, falsificaciones y demás versiones Hacendado, hay un sector ideal para imitar por cuatro duros: la juguetería.

Robert-Cop

El caso es que los derechos de imagen de películas, sagas o series encarecen, como es obvio, los productos. Es lo que tiene ser original. Ante tal tesitura, hay quien opta por liarse la manta a la cabeza, variar un pequeño elemento y huir hacia adelante. 

Disney

Y aquí es donde nos encontramos este compendio de joyas del arte infantil contemporáneo. Juguetes de ayer, hoy y siempre cuyos creadores, sin vergüenza y con mucho gracia, han sacado al mercado para deleite de la humanidad. 

Y es que, quién se iba a imaginar que la identidad secreta de Batman no era Bruce Wayne... ¡sino Superman! De lo que se entera uno. Eso sí, lo que sabíamos desde hace tiempo es que Clark Kent era un tipo especial. ¿Cómo no vamos a quererle? 

ADEMÁS: Mangalarga y otros epic fails en camisetas de fútbol

De hecho, su heroicidad llega a tal punto, que no sólo salva al mundo a diario, sino que te lleva una sopa a casa si te pones malo. 

Y no te preocupes, que cuando él está preparando caldito para los resfriados del mundo, tiene sustitutos en eso de vencer a los malos. Uno de ellos, el primo del pueblo de Spiderman...

Y otro que también ayuda a la causa es el hermano no reconocido de Iron Man, el poco conocido aunque menos ponderado Iron Storm. 

Además, gracias a este tipo de juguetes hemos descubierto que el lado oscuro de Darth Vader era por el azul del uniforme de policía que utilizaba en su tiempo libre. Luke, yo soy tu poli. 

ADEMÁS: 25 tattoo fails de Star Wars: cuando la fuerza no acompaña

Una afición que, a buen seguro, comenzó tras terminar la Guerra del Espacio en la que luchó contra Hank Solo y compañía. 

La Guerra del Espacio que, ojo, no debemos confundir con la de las Galaxias. No tienen nada que ver. En la segunda de ellas, luchó un tal Harrison Ford, quien también hizo las veces de Indiana Jones, aunque su verdadero nombre, el que ocultaba por ser un fugitivo, era el mismo que el de un mítico beatle...

Volviendo al mundo súper héroes, si se puede llamar así, tenemos juguetes que no sólo desarrollan la imaginación de los niños, sino que les enseña inglés. Niños, esto no es ni Leonardo, ni Donatello, ni leches... ¡Es una tortuga! 

Eso sí, hay ocasiones en las que ni los propios fabricantes saben lo que poner. En tal caso, improvisan. Y como muestra, este botón...

También se puede dar el caso en el que el fabricante odie a los ponys. Sí, hay gente que los odia, qué vamos a hacer. Y claro, en tal caso, en vez de llamarlo Mi pequeño Pony, le clava un Burro del Demonio. Pues eso, que Belcebú también tiene derecho a su mascota adorable...

Y ya que hablamos de malajes, cómo olvidarnos del hermano Hacendado de Freddy Krueger. Sí, hablamos de Feddy Nightmare quien combina lo gracioso con lo creepy. ¿En serio algún niño podría jugar con esto? 

Nada que ver con Anna Montana, una imitación que no parece estar demasiado inspirada en Hanna Montana. ¿O sí? 

Aunque para interpretaciones libres, ésta que hace el fabricante de Kitt, el Coche Fantástico, combinado con Transformers. Si bien le mantiene su nombre original, The Knight Rider, le añade una desconcertante coletilla cuando nos dice que se convierte en Robert. ¿En serio? ¿No había otro nombre? 

Y para rematar esta hilarante lista, nada como un juguete que haga que su dueño se sienta querido, diferente, amado... a fin de cuentas, especial. Y es que no hay nada como la sonrisa de un niño. Bueno sí, las que nos hemos echado nosotros con estos juguetes. 

Fotos: Tumblr

Ver resumen Ocultar resumen

Helga Liné nació en Berlín en 1931, cuando la república de Weimar declinaba y Hitler comenzaba su ascenso hacia el poder absoluto en Alemania. Poco después su familia huiría del nazismo con rumbo a Lisboa, donde siendo apenas una adolescente Helga Liné comienza a trabajar en un circo, haciendo números de contorsionismo y ejerciendo de bailarina.

Helga Liné tenía 8 años cuand se lanza a actuar en una pista de circo y apenas 15 el día en que hace su primera prueba para el cine.

Ver resumen Ocultar resumen

La caja de botones de Gwendy, una novela para leer en verano (recomendación literaria de la mano de Dani Rovira).

Ver resumen Ocultar resumen

Dice Carlos Bardem a través de las redes sociales que eso de que toda opinión es respetable es una "falacia". Que la "viralización del odio que suponen las redes sociales" es algo que, inevitablemente, "exige la higiénica práctica del bloqueo: me aburres, te bloqueo".

Que si "me insultas", también te bloqueo. "¿Te ofenden por sistema mis publicaciones? No te preocupes, te bloqueo. Don`t feed trolls!"

Páginas