30 curiosidades que todo fan de Breaking Bad debería conocer

AMC está a a punto de cumplir dos años desde que llegara a España. A pesar de que su nombre original fuera American Movie Classics, la irrupción y el éxito de las series, a este canal de pago, hizo que se replanteara su identidad en USA y ahora en medio mundo. De hecho, hablar de AMC, es hablar de Breaking Bad, su serie bandera (junto con The Walking Dead o Mad Men).

ADEMÁS: 15 momentos en los que Breaking Bad nos rompió el corazón

Una serie que, dos años después de su final, sigue de plena actualidad. ¿Los motivos? A parte de ser una de las mejores series de la historia, o la mejor, todavía seguimos descubriendo detalles, curiosidades y anécdotas que nos hacen añorar aún más a Walter, Jesse y compañía. Curiosidades como las 30 que hemos recopilado y que prometemos ampliar más adelante. 

1. Fórmula de la meta

Vince Gilligan y compañía querían dejar claro, desde un principio, que los detalles iban a ser un elemento muy cuidado en Breaking BadAsí, en la Intro de la serie se puede leer la fórmula química de la metanfetamina, C10H15N, junto al número 149.24 que es su peso molecular. Y eso delante de nuestras narices cada capítulo. 

Meta-Azul-Formula-Intro

2. Expediente X de Cranston

Vince Gilligan se enamoró (profesionalmente) de Bryan Cranston, tras coincidir en Expediente X donde el actor salió... ¡un capítulo! Ojo, no fue el único cameo épico de famosos en la serie. Eso sí, al director de Breaking Bad le bastó para saber que era su hombre. De hecho, tuvo que luchar contra AMC que no podrían abstraerse de su papel de padre desquiciado en Malcolm in the Middle

X-Files-Bryan-Cranston

3. La huelga que salvó a Jesse

Jesse Pinkman es a Breaking Bad casi lo mismo que Walter White. No se entiende la serie sin su personaje. Ahora, claro, porque en principio el personaje de Aaron Paul iba a morir en el capítulo 1x09. Por suerte, la huelga de guionistas de 2007 paralizó el rodaje y dejó la primera temporada en siete capítulos. Ese lapso dio tiempo a Gilligan a ver que su personaje era la bomba y que el bromance que tenía con Bryan Cranston podría estar a la altura de Tango y Cash. No se equivocó. 

4. La escena de la pizza

¿Recordáis la escena mítica de la pizza en el tejado? Pues se grabó a la primera. Es de traca, lo sabemos, pero así se las gasta Cranston, es un crack. Por cierto, alguien preguntó, años más tarde, si la pizza estaba disponible para ser subastada o comprada. Por suerte, la tiraron a la basura ese mismo día si no, hoy en día, tendría vida propia. 

5. A 3 millones el capítulo

Breaking Bad no era una serie barata, precisamente. De hecho, cada capítulo tenía un precio de tres millones de dólares. ¿Elevado? Visto lo visto, una de las mejores inversiones de AMC ever. 

6. La meta azul era azúcar

La famosa meta azul que tantos problemas y alegrías dio a los protagonistas, como es obvio, no era meta de verdad. Todo lo contrario, era dulce azúcar en roca que una vez grabada la toma, podían usar para endulzar el café de turno. 

7. Yo, Bitch y la literalidad del guión

Aunque no lo parezca, dos de las expresiones más reconocibles de Jesse Pinkman, el Yo o el Bitchno fueron fruto de la improvisación, sino parte imprescindible del guión. De hecho, el margen que le dejaban a los actores para improvisar era del 1%, o menos. 

8. La escena de las 26 tomas

Una de las escenas más impactantes, la protagonizó Gus en el laboratorio, delante de Mike, Jesse y Walter. En ella, se carga a uno de los ayudantes, con un cutter, cortándole el cuello. No era una escena sencilla de rodar. De hecho, tuvo que repetirse... ¡26 veces! El esfuerzo tuvo su recompensa pues ya es parte de la historia de la televisión. 

9. Julia Minesci confundida con una prostituta

No cabe duda que Wendy, la prostituta, era uno de los personajes más logrados de la serie. Tanto que un ciudadanos, en un parón del rodaje, la confundió con una prostituta de verdad... ¡y quiso contratarla! 

AMC-Wendy-Breaking-Bad

10. Cranston, doblador de Anime

El vozarrón de Walter White es uo de los secretos de su magnificencia. Todo es mérito de Bryan Cranston quien, antes de hacerse famoso como actor, se granjeó una buena fama como doblador, bajo el seudónimo Lee StoneLo mejor es que el campo en que más se prodigó fue el Anime, con series como Royal Space Force, Macross Pluss o Armitage III

ADEMÁS: Las mejores series de 2016

11. El gorro de Walter

Y si la voz de Walter daba sustico, qué decir del gorro. Un elemento imprescindible de Heisenberg que, cosas de la vida, no era parte del atrezzo. Al contrario, lo usaba Cranston para no quemarse la cabeza, cuando la llevaba afeitada. Gilligan vio que le daba aspecto de badass y se lo dejó para la serie. It boy del terror. 

12. Osito Teddy propio

Por temas legales, de derechos y de imagen, la serie no podía usar peluches de otras firmas. ¿Solución? Sencilla: crear su propio peluche y convertirlo en un icono televisivo de por vida. Poca vista tuvieron los fabricantes de peluches en este ocasión. 

13. ¿Samuel L. Jackson? No, gracias

El actor Samuel L. Jackson estaba enganchado a la serie hasta tal punto que pidió salir en ella... ¡vestido de Nick Fury! Su idea era hacer un cameo mínimo, como alguien que entra a comprar pollo en el restaurante Pollos Hermanos. La respuesta de los productores fue clara y directa: no, gracias. 

14. Otras opciones para Walter

Que AMC no quería a Bryan Cranston para el papel es conocido por todos, pero Gilligan se plantó y dijo que o él o nadie. Y menos mal. Las dos opciones que barajaban John Cusack y Matthew Broderick... ¿En serio? Por suerte, ambos dijeron que no y Heisenberg llegó a manos de Cranston. 

15. Un químico en la serie

Aunque lo pareciera, Bryan Cranston y Aaron Paul no tenían idea alguna de química. Pero sí había un actor con un título en Química Avanzada. Hablamos de Marius Stan, el dueño de lavadero de coches, quien era profesor habitualmente y éste fue su primer papel como actor. 

Breakin-Bad-Mariu-stan

16. El Samario

La serie tiene 62 capítulos en total, casualmente (o no tanto) es el número del Samario en la tabla periódica. Pero, ¿qué es el Samario? Es un isotopo utilizado para tratar el cáncer de pulmón... En Breaking Bad no existen las casualidades

17. FeLiNa

Eso sí, el último capítulo de la serie no se llama Samario, se llama Felina y también tiene su guasa. Fe (Hierro), Li (Litio) y Na (Sodio) están presentes en la sangre, en la fabricación de metanfetaminas y en las lágrimas. Es decir, el final de Breaking Bad podría titularse Sangre, meta y lágrimas. Ideal, ¿verdad? 

18. La casa de Walter

La casa de Walter White, en Albuquerque, se ha convertido en un sitio de peregrinaje para fans de la serie. Hasta tal punto que la señora Padilla, dueña de la misma, ha llegado a recibir hasta 400 coches al día para fotografiarse en la puerta de su casa. 

19. The Walking Dead

Compartir cadena con la serie de zombies con más éxito de la historia, tiene sus ventajas. Por ejemplo, para la muerte más espectacular de Breaking Bad, la de Gus Fringe, a la que el equipo de efectos especiales de The Walking Dead ayudó. No quedó nada mal, las cosas como son. 

ADEMÁS: Las grandes joyas de AMC

20. Las coordenadas del dinero

¿Dónde llevan las coordenadas donde guardó Walter el dinero? +34º 59' 20.00'' -106º 36' 52.00 era la cifra y la localización a la que lleva era... ¡el aparcamiento de Albuquerque Studios!

21. El anuncio de Bryan Cranston 

El actor, como muchos otros, comenzó en el mundo de la publicidad. Eso sí, no todos lo hicieron anunciando un medicamento contra las hemorroides. Todo muy fino. 

Bryan- Cranston-hemorroides

22. Odiamos a Skyler

Durante cinco temporadas, nuestro odio por Skyler no hizo sino aumentar a cada capítulo. Lo curioso es que el malo en realidad era Walter White, que pasó de profesor a traficante y asesino pero Skyler, las cosas como son, era insoportable. Meritazo de Anna Gunn que se construyó un personaje para la historia. 

23. Rechazada por HBO

El camino de Breaking Bad hacia la gloria no fue sencillo. HBO, Showtime, TNT y FX rechazaron de facto la serie. Sin embargo, AMC vio en seguida el potencial y no dudó en lanzarse al proyecto. De haber existido Netflix tal y como la conocemos, ¿alguien duda que la habría cogido antes que nadie? 

24. Gus in; Tio Salamanca out

Se suponía que Tío Salamanca iba a ser el malo de la tercera temporada. Se suponía. Cuando Gilligan y compañía vieron el personaje que había creado Giancarlo Espósito y la química que tenía con Walter y Jesse, no lo dudaron y le convirtieron en el gran villano que acabó siendo. 

25. El gran golpe de Jesse

En una escena de lucha con Tuco Salamanca (Raymond Cruz), Aaron Paul fue golpeado de forma accidental. "Lo único que recuerdo es desmayarme y despertar con una luz en mis ojos. Era el doctor del rodaje". Que nadie diga que Aaron no encajaba en la serie. Lo hacía. Y bien encajado.

26. ¿Pollos Hermanos? No me consta

El nombre mola todo y la comida no tenía mala pinta pero, por desgracia, Pollos Hermanos como tal no existe. Es más, el restaurante donde se rodaron las escenas, ahora es un Twister's. 

27. Dean Norris, ¿what?

Dean Norris (Hank) quiso irse de la serie al principio de la última temporada, pues le habían ofrecido una comedia que le permitiría cambiar su registro de policía badass habitual. Obviamente, no pudo ser. Vince Gilligan le dijo que era pieza clave en la trama final y le obligó a cumplir su contrato, por suerte para la serie. 

28. Los gayumbos

Durante la primera temporada, no fueron pocas las escenas en las que vimos a Walter en calzoncillos, cocinando meta en el desierto. No fue casual. Nada lo era. Eso sí, la idea de la ropa interior de ese tipo fue de Bryan Cranston, quien se empeñó en dar un toque de patetismo máximo al personaje. Lo consiguió. Tocó fondo y de ahí empezó a crecer. 

29. Misteriosa enfermedad

Durante el rodaje, Anna Gunn (Skylar) estaba aquejada de una misteriosa enfermedad que se trataba con cortisona. Este hecho explica los cambios de peso que sufrió durante algunas temporadas. Por suerte, todo acabó curando, aunque no se ha filtrado qué enfermedad era. 

30. Felicitado por Anthony Hopkins

Que Breaking Bad tenía muchos fans, es un hecho. Que muchos de ellos eran ilustres, también. Pero no todos tuvieron los arrestos de Anthony Hopkins, quien escribió una carta a Bryan Cranston para felicitarle por su papel. ¿Hay mejor forma de despedir a Walter White que con una carta de Hannibal Lecter? Poesía pura. 

Fotos: AMC

Ver resumen Ocultar resumen

Felicitación a la actriz y llamada al voto

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala extraña, presentada por Jimmy Kimmel, pero sin alfombra roja y con galardonadas y galardonados recogiendo sus premios a distancia, entrado a agradecer por vídeo y, en fin, como de semiconfinamiento. Emmy 2020. Los premios del año de la peste. Y Zendaya entre las grandes ganadoras: mejor actriz dramática por Euphoria, una de las series de la temporada.

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Páginas