15 selfies con famosos que dan entre vergüenza y cosica

Póngamos en situación por un momento. Vas tranquilamente, paseando por un sitio random. Pensando en tus cosas, fantaseando, escuchando música o lo que sea. Lo que viene a ser a tu bola. Cuando, de repente, te encuentras con él o ella. Sueño cumplido. El famoso de tus amores está delante tuyo y, claro, la ocasión la pintan calva. Toca hacerse un selfie

Esos momentos, entre que sacas el móvil, te colocas y haces la foto, son eternos. Tú estás concentrado y excitado a partes iguales, por lo que te olvidas de tu lenguaje corporal, de cómo estás actuando, o incluso de que podrías estar incomodando a tu adorado famoso. ¿Qué más da? Vas a tener un recuerdo para siempre con esa persona a la que tanto amas. El problema es que, en estas circunstancias, ese recuerdo podría dar más vergüenza ajena que otra cosa. 

Y puede serlo en ambas direcciones, pues el porcentaje de que uno de los dos salga mal en la foto es elevado. Sobre todo, cuando uno de los dos es Nicolas Cage. El actor no sale decente en una foto desde 1993, cuando le pillaron desprevenido en Miami. 

Eso sí, hay ocasiones en los que el famoso pone todo de su parte, incluso se lanza a darte un beso. Ante tal situación, estaría bien controlar tus impulsos e intentar no llegar al orgasmo justo en el momento que toman la instantánea. La cara de Russell Brand, indica que incluso podría estar jadeando. Muy incómodo todo. 

No obstante, puede que tengas suerte y el famoso al que te encuentres sea Tom Hanks. En tal caso, está la opción de que seas muy pequeño como para recordarlo y, años más tarde, te encuentres con un oscarizado actor haciéndote burla. 

Otra opción es que vayas tan borracho que ni recuerdes el encuentro. En tal caso, al día siguiente te encontrarás con un oscarizado actor haciéndote burla. Sí, Tom Hanks es un crack.

Pero ojo, que no es el único. Si no, echad un ojo a Shaquille O'Neal y su implicación con sus fans. Hasta los coge en volandas. Eso sí, a la hora de mantener el equilibrio, le cuesta algo más

Algo parecido pasa con Luke Perry. Sí, Dylan sigue teniendo fans en todo el mundo. Raros, pero fans. De hecho, el actor tuvo la sangre fría como para no huir, llamar a la policía o desmayarse. Meritazo el suyo porque el fan (o la fan) da mucho miedito. De hecho, si en su serie, que te puedes llevar a un gran precio en este enlace, tenía Sensación de vivir, en esta foto, la sensación es de todo lo contrario. 

Hay ocasiones en las que la foto pilla en mal momento, no sólo al famoso, sino también al fan. Y es que tanto Britney como su admirador tenían que ir al baño pero lo primero es lo primero. Foto al canto. 

Aunque mucho peor es haber sido un one-hit wonder, y que la gente te conozca por un solo personaje. Y dentro de ese personaje, por un momentazo televisivo. El baile de Carlton Banks lleva 20 años vigente aunque, vista la cara de Alfonso Ribeiro, parece estar algo cansado de ello. Si no le gusta, que le pregunte al prota de American Pie por las tartas de manzana. 

Nadie dijo que ser famoso fuera fácil. Cierto es. Pero tampoco nadie dijo a los fans que fuera sencillo admirar a alguien. Este tipo de encuentros no vienen con manual de instrucciones, para nuestro deleite. Así que, en breve, esperamos tener otra buena muestra de selfies que no, esos que dan vergüencita ajena. 

Fotos: Reddit y Twiitter