14 expresiones que sólo entenderás si eras fan de Friends

Ni más ni menos que 11 años han pasado desde que Friends terminara. Diez temporadas en la que más que amigos eran como de la familia. Sufrimos, lloramos, nos enamoramos con ellos (y de los cameos que pasaron por la serie) y ahora, les recordamos. Y lo hacemos, entre otras formas, con algunas expresiones que sus protagonistas nos regalaron y que han quedado para la posteridad televisiva. 

armadillo-navideno-friends

Expresiones, palabras, frases hechas, conceptos... Todo valía y todos lo entendíamos, aunque no tuvieran sentido. Ahora, más de una década después, cada vez que alguien usa alguna de estas coletillas, y otra persona la entiende, la conexión que se produce es mágica. La mirada de, Sí, yo también veía Friendses de esos momentos que te alegran el día. Incluso aquellos en los que lloramos

14. Falange

Lo que para el más común de los mortales son los huesos de los dedos de la mano y de los pies, para Phoebe era su apellido tapadera. Casi siempre iba acompañado de Regina delante, y su pronunciación variaba según la procedencia del personaje que interpretara. Momentos delirantes los que vivimos con la señorita Falange

13. Oh my God

Lo que para el más común de los mortales era una expresión de sorpresa, ya fuera buena o mala, para los protagonistas de Friends sólo tenía un significado: Janice. Odiable y adorable a partes iguales, regaló momentazos durante varias temporadas, como su relación con Chandler, un ligón disfrazado de pringado. 

12. Unagi

Lo que para el más común de los mortales serían anguilas de agua dulce, para Ross era la clave para entrar en un estado de alerta y atención ante cualquier peligro inminente. Además, la palabra venía acompañada de un gesto muy característico, juntando los dedos corazón e índice a la sien y girando 45º. Había que querer a Ross. 

11. Vena

Lo que para el más común de los mortales es el vaso sanguíneo que recorre el cuerpo humano, para los protagonistas de la serie era la parte del cuerpo de Mónica que nunca querían ver aparecer en su frente. Si la vena de la frente aparecía, podía arder Troya y es complicado controlar algo así cuando la dueña de la misma es una maniática de la limpieza. 

10. Transpondedor

Lo que para el más común de los mortales una palabra que no existe. Para Rachel, el título que tenía Chandler del que, en 10 temporadas, nunca tuvimos claro en qué trabajaba. Lo bueno es que sus amigos tampoco. 

9. Pivotar

Lo que para el más común de los mortales rotar o girar. En el caso de Ross, una palabra aplicable a cualquier elemento que se esté transportando, en especial al bajarlo por la escalera, y con una dirección indeterminada, salvo en la cabeza de Ross, quien no tiene entre sus pensamientos, compartir dicha dirección. 

8. Siete

Lo que para el más común de los mortales el número que va después del seis y antes del ocho. Para Mónica, el número de zonas erógenas que tiene el cuerpo de una mujer. De hecho, el siete es el punto favorito de Mónica. ¿A qué zona se referiría?

7. Gleba

Lo que para el más común de los mortales es un montón de tierra que se levanta con un arado, para Rachel fue la primera palabra que pronunció Emma, la hija que tuvo con Ross. Bueno, pronunció o Rachel interpretó. Con dicha palabra fue suficiente para saber lo que iba a ser de mayor: científica. Lo que no sabíamos, aunque hemos descubierto hace poco, es como está Emma hoy en día

6. Heckle

Lo que para el más común de los mortales, preguntar o molestar (en inglés), para Ross, Rachel y compañía, el vecino gruñón que vivía en el piso de arriba y no les dejaba hacer un sólo ruido. Al final, el señor Heckle murió y, extrañamente, le echaron de menos. Curioso, ¿verdad? 

5. Mac and Cheese

Lo que para el más común de los mortales, un plato de macarrones y queso que lleva haciendo las delicias de generación tras generación. Para Joey, el título de su fallida obra de teatro en la que el protagonista, contra todo pronóstico, es un robot. ¿Qué fallaría? 

4. Armadillo

Lo que para el más común de los mortales, un mamífero con caparazón tan raro como adorable. Mientras, para Ross, este Armadillo es uno de los amigos de Santa Claus que ayuda a repartir felicidad y gozo en Navidad. De hecho, el capítulo del Armadillo Navideño es uno de los más recordados de la historia. 

3. Banana Hammock

Lo que para el más común de los mortales un tipo de ropa interior masculina, aunque suena a cachondeo. Para Phoebe, y durante un lapso de tiempo bastante corto, el nombre que adoptó cuando descubrió que podría llamarse como quisiera. La charada le duró hasta que Mike, su futuro marido (con el que formaba una de las parejas más adorables de la serie) decidió llamarse Mierda Embolsada

2. Media langosta

Lo que para el más común de los mortales es un molusco que vive en el mar o uno de los platos más exclusivos que se puede comer, para Phoebe era cuando encontrabas tu amor verdadero. Tu alma gemela. La explicación es sencilla. Las langostas, cuando encuentran su pareja ideal, se cogen las pinzas y caminan juntos por la playa. 

1. Descanso

Lo que para el más común de los mortales cuando paras de hacer algo para tomar aire. Pero para Ross, un momento de la relación en el que, aunque no se haya dicho, cada parte puede tener relaciones con otras personas. Además de una excusa que dar cada vez que salga a colación la chica de los dinosaurios. 

Fotos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas