12 razones por las que Solo en Casa es la mejor comedia navideña

Sí, el tiempo pasa y todos nos hacemos mayores. Tanto como para que una de las películas que marcó la infancia de muchos niño tenga ya 25 años. Sí, hace ya un cuarto de siglo -suena aún peor- que se estrenó la película navideña por excelencia, Sólo en Casa.

Un filme que catalpultó a la fama a Macauley Culkin, aunque ésta luego le ha sobrepasado con el tiempo y no ha consolidado una trayectoria sólida en el mundo del cine. 

Pero eso no es algo, que deba de suponer ningún trauma para ninguno de los fans de la saga. Siempre estarán ahí las películas pasadas para recordar a Macauley cuando era Kevin McCallister. Las dos primeras, en las que estuvo Culkin, tanto en la que se quedó solo en su casa como en la que en Nueva York vivió sus vacaciones en solitario. 

Así que sin temor a equivocarnos podemos decir que Solo en casa es la película navideña preferida por una generación -esa que pasa los 30 años ahora-. Y si para muestra vale un botón, mejor recordemos varios.

Kevin y su primer afeitado

Tenía ocho años, pero suficiente madurez como para quedarse en casa solo y sobrevivir. Y ya que era el hombretón de la casa había que simular serlo del todo. Así que por las mañanas era de obligado cumplimiento pasar por el baño y afeitarse. Y echarse after shave. La cara del niño es la que muchos han tenido en su primer afeitado. 

El clan Culkin mola

Paso un poco inadvertido , pero su manera de beber una Pepsi y sus gestos engancharon al espectador. El hermano de Kevin, lo era también de Macauley. O es lo que es lo mismo el niño en cuestión es Kieran Culkin, que se ha convertido ahora en un actor de culto indie.  Su último gran trabajo es la segunda temporada de Fargo.

Estar solo en casa es para celebrarlo

Si se va tu familia a otro Continente primero te puedes quedar decepecionado. Sobre todo si tienes ocho años. Pero segundos después el trauma puede ser superado. Y es que que haya un océano de diferencia puede ser una gran noticia. Y así se veía en los ojos de Kevin. Pura pillería 

El defensor de la casa

Viendo el peligro que tenían los dos malhechores, quienes aprovechando la soledad de la urbanización pretenden dar el golpe de sus vidas, Kevin decide armarse hasta los dientes. Armarse como lo puede hacer un chico de ocho años.

Poniendo trampas en todos los sitios de la casa y esperando a que los ladrones acudan y piquen el anzuelo. Su gesto de tipo duro es de los mejores. 

Hay momentos para odiar a la familia

Quedarse solo puede ser muy divertido, pero también es lícito y muy normal que un chico despotrique de su familia si ésta le abandona. Aunque sea de manera no intencionada. Y así lo mostró Kevin, que gritó muy enfedado: ¡la familia apesta!

Los malos tienen que pagar

Las trampas a los dos ladrones son de lo mejore de la comedia. Kevin es capaz de idear mil y un engaños para que Joe Pesci y Daniel Stern no tengan nada fácil robar su casa, la casa de sus padres. Y lo logra, tirando de ingenio. 

Si no, basta con mirar que es capaz de que uno de ellos se tenga que quitar el calzado y asi se clave las bolas de Navidad. Gracioso y doloroso a la par. Las caras de Stern eran un poema.

El pelo chamuscado de Pesci

De bromas va la cosa. Y si Stern era de poner caras graciosas las de Pesci ya eran míticas. Además, Kevin a él se las jugaba más fuerte. Y si había que quemarle la cabeza se hacía. Ni su gorro le libró. 

Puedes comer hasta reventar

Te quedas solo en casa, con ocho años y sin rastro de tu familia. Además es Navidad y tienes dinero en casa como para pegarte un festín. ¿Alguien no soñó eso cuando era pequeño?

Kevin puso rumbo al supermercado e hizo una compra digna de una gran fiesta. Y se pegó un homenaje culinario sin miedo alguno a las caries, ni nadie que le pusiera freno. 

La reacción de la madre

No es gracioso perder a un hijo, y mucho menos darse cuenta en medio de un vuelo que tu hijo de ocho años se ha quedado en casa sin que nadie le llamara. Primero sospecha, después confiesa que tiene una extraña sensación y su grito posterior podría helar la sangre. Salvo que todos sabemos que acaba bien. Por algo hay segunda parte

La familia, mejor unida

Kevin durante la película alardea de que está mejor solo, de que va a vivir mejor sin el pesado de su hermano mayor. Pero al final es Navidad, época de estar con la familia y les echa de menos. 

Así que cuando ve llegar a su madre casi llora de la alegría. Pero la gran sorpresa se la lleva cuando llegan todos. Ahí su rostro se ilumina

El histerismo de Kevin

Lo tenía todo preparado, sabía que los malos iban a picar en sus estudiadas trampas pero el temor de que fallaran le entró en el último momento. Y qué mejor que gritar y correr enloquecido para quitar tensión. Se recorrió todo el pasillo de la casa y dejó uno de los momentos más divertidos de la película

La peli de mafiosos

Kevin adoraba la televisión y las pelis clásicas. Ponía una y otra vez una película de mafisoso. Que además le sirvió para ser parte de una trampa y para gastar una broma al repartidor de pizza. Al menos le dejó buena propina 

Foto: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

25,2 millones de reproducciones

Casi 700.000 retuits

Y rozando 1,9 millones de me gusta. 

Ver resumen Ocultar resumen

Ojo al último (mini) hilo tuitero de Quique Peinado porque puede provocar carcajadas. "Yo sólo digo que no entiendo muy bien por qué los políticos no matan por salir en Buenismo Bien cuando relanzamos sus carreras así", dice el colaborador de Zapeando (laSexta) y una de las voces, junto a Manuel Burque, del programa de la Cadena SER.

Páginas