12 películas míticas rodadas en un único escenario

Cuántas veces hemos termiando una película y hemos ponderado los bonitos paisajes, las diversas ciudades en las que se ha rodado o los fastuosos decorados de la misma. Muchísimas, ¿verdad? Pero claro, igual que hay películas que requieren, por las circunstancias que sean, o porque el director así lo considere, muchos escenarios, hay otras que no lo necesitan. 

Basta con un guión potente, una historia que engancha y uno o varios actores creíbles para hacer un auténtico peliculón sin salir de un único escenario. Y como primer ejemplo nos hemos ido hasta 1990, fecha en la que Rob Reiner estrenó la agobiante e inquietante Misery. 

En este filme, basado en una novela de Stephen King, un escritor de éxito, Paul Sheldon (James Caan) tenía un accidente de coche en Colorado, y despertaba en casa de Misery Chastain (Kathy Bates), una fan algo perturbada, decidida a cuidarle. De los 107 minutos que dura la película, más o menos 106 transcurren en la casa de una excelsa Kathy Bates, empeñada en que el escritor se quede con ella para siempre. 

Jay, Silent Bob y Clerks

Cuatro años más tarde llegó Kevin Smith con su ópera prima, Clerks, que se tira hora y media en un autoservicio cualquiera de USA, donde Dante, Randal, Verónica, Jay y Silent Bob filosofaban de lo divino y lo humano, con el punto vintage que les daba el blanco y negro. Y sí, el concepto snowball cobró relevancia a raíz de esta película. 

Eso sí, al menos en Clerks se veía la parte exterior de la tienda, en Cube (1997) ni eso. Un grupo de personas despiertan aprisionadas en una colmena de cubos, donde cada uno esconde un secreto y deben encontrar la salida. En realidad, un solo cubo valió para grabar la película entera. De hecho, su presupuesto fue de 365.000 dólares. Muy barato para convertirse, rápidamente, en película de culto. 

Otro caso distinto es el de 127 horas, donde parte de la película muestra a un James Franco aventurero, hipster y encantado de conocerse. Todo hasta que se queda enganchado entre dos rocas y tiene que pasar las horas del título intentando soltarse. La película no transcurre en un sólo escenario, pero sí la acción y eso nos vale. 

Un lío de colores

Y qué decir de un clásico como Reservoir Dogs. Cierto es que no toda la acción ocurre en el almacén donde se citan tras dar el golpe, ni mucho menos, pero es el eje principal de toda la trama. Ver bailar al Señor Rubio, mientras tortura al policía, en plena calle no habría sido lo mismo. Un almacén, varios desconocidos, un golpe fallido y un topo. Ingredientes para un taquillazo. 

Eso sí, Steven Knight consiguió otra película de culto con tan sólo un coche y una actuación soberbia de Tom Hardy. En Locke, el actor interpreta a Ivan Locke, un hombre tranquila al que una llamada le cambia la vida. Una llamada que recibe en el coche, donde transcurre el 95% de la película. Magistral actuación de Hardy en una película agobiante como pocas. 

Ni son todas las que están, ni están todas las que son. En Zeleb TV nos hemos quedado con 13. No son las mejores, tampoco las peores, sino las que más recordamos. Títulos como Hard Candy, Funny Games, Moon, Gravity, Ex Machina o La Ventana Indiscreta, han convencido a todo el mundo que no se necesita mucho para hacer cine, pero que tampoco es fácil hacerlo. 

Fotos: Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

La nueva normalidad comenzará también en los cines. Ya ha comenzado funcionar algunas salas pero la previsión es que el 26 de junio, si todo va bien, vuelvan a abrir todos los cines. ¿Y qué películas veremos? Hay un buen montón de títulos que han quedado en el cajón y algunas películas están en un limbo extraño. Por ejemplo, Wonder Woman 1984, que tenía previsto su estreno en junio. Se habló de que diera salto al streaming en la nueva plataforma de Disney.

Ver resumen Ocultar resumen

Siempre se ha dicho que Francisco Franco era un cinéfilo de pro. Tal vez sea exagerar aplicarle ese calificativo. Para entendernos: si viviese hoy, no te lo encontrarías yendo a ver la última de Sofia Coppola en V.O. Eso sí, tal vez te cruzases con el Caudillo en algún multicine para ver cualquier blockbuster del montón.

Pero sí, vaya, a Franco le gustaba el cine (y bastante).

Le proyectaban todas las semanas un par de películas en El Pardo y lo que más le estimulaba era el western

Páginas